Fracaso «minero» del gobierno: así fue el rechazo de Hierro Indio

En nuestra editorial de ayer DDS  plasmaba una realidad de los últimos meses de la política mendocina: gobernar no siempre es liderar. Y que las cosas a veces no son como aparentan quedó demostrado con el virulento tratamiento legislativo del proyecto minero de Hierro Indio, finalmente rechazado al no aprobarse por «inconsistente» la declaración de impacto ambiental que envió el Poder Ejecutivo.

Pérez no puede salir de su propio encierro (ni Ciurca ni Tanús lo ayudaron esta vez ¿Quisieron?),  y la minería se convierte en un verdadero estigma para su gestión, e incluso antes, desde que era candidato, cuando su entonces jefa de campaña Patricia Fádel lo mandó a bajar el proyecto minero San Jorge, de Uspallata, por  el cual, como ahora, miles de personas se movilizaban para impedirlo. El mandatario queda sin márgen para intentar siquiera avanzar con el proyecto de Cerro Amarillo, para la explotación de cobre, también en Malargüe, de avanzado tratamiento administrativo en el Ministerio de Energía que regentea Marcos Zandomeni.

El proyecto de declaración de impacto ambiental fue archivado por la Cámara de Diputados en una sesión que como bien dijo el legislador Daniel Cassia, permitió «pacificar a los mendocinos confrontados hasta el límite de lo impensado en las últimas semanas. La iniciativa venía con media sanción de la Cámara de Senadores.

La UCR, el PO, el PTS  y el Partido Demócrata se oponían a su aprobación. El Frente para la Victoria (¿que otra alternativa tenía ya ante una tropa dispersa?) dio libertad de acción a sus integrantes y el Frente Renovador se abstuvo.

En vano fue que Silvia Ramos, presidenta del FPV » abogara por la aprobación» y destacara la necesidad de “habilitar la minería sustentable” ya que esta implicaría “trabajo genuino” y permitiría “desarrollar el potencial” de los departamentos mendocinos con posibilidades.

Además, Ramos se refirió a la necesidad de “diversificar la matriz productiva en Mendoza” antes de aclarar que su bloque respetaría la voluntad individual de cada legislador.

El titular del bloque de la UCR, Néstor Parés, adelantó que en su bancada “hay diputados que piensan que en Mendoza se puede desarrollar la minería”, pero dijo que “ninguno está dispuesto a aprobar esta DIA” debido a que “faltan dictámenes sectoriales sobre cuencas hídricas de San Rafael y Alvear y falta el análisis del IANIGLA sobre áreas glaciares y periglaciares”.

 No obstante, Parés recordó que, según el artículo 22 del decreto 820 de año 2006, si fuera de interés de quienes quieren explorar en Hierro Indio, la declaración se podría volver a presentar salvando los errores que tendría.

Rómulo Leonardi, presidente del PD especificó que “no estamos en contra de la minería pero este proyecto tiene falencias” y enfatizó que “con la crisis hídrica que hoy sufre la provincia podríamos agravar la situación” además de generar una suerte de “derecho adquirido” para quienes invertirían en la exploración para luego realizar la explotación.

Finalmente Daniel Cassia anunció que su bloque – Frente Renovador- se abstendría en función de que “no estamos preparados para discutir ningún proyecto”. “Hay proyectos viables y no viables, pero no se puede discutir ninguno”, dijo en referencia a la polarización del debate y finalizó abogando por que “hoy la política debe votar a favor de la paz social”.

Por su parte, desde los bloques del PO y el PTS Héctor Fresina y Cecilia Soria coincidieron en que los proyectos mineros serían sustentables sólo fuera de la lógica del capitalismo, es decir, bajo control obrero y rechazaron la iniciativa en función de la ausencia de “inventario de glaciares” en la declaración de impacto y también estimaron que el proyecto redundaría en “desocupación en el sector agrícola” y no respetaría a “los puesteros de la zona”.

 

Temas relacionados