Fraude al estado: imputados en Caso Matar-Cazabán están impedidos de salir del país

Alejandro Cazabán, Ricardo Fúnez, Pablo Catania y Gustavo Mátar están bajo la lupa judicial. Además, no se descarta que se traben embargos sobre sus bienes.

El fiscal de Delitos Complejos Santiago Garay dispuso la prohibición para salir del país de los cuatros imputados por el pago de sobreprecios en la contratación de publicidad oficial durante el gobierno de Celso Jaque.

El ex secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán; los ex directores de Comunicación, Ricardo Fúnez y Pablo Catania, y el empresario sanrafaelino Gustavo Mátar, están acusados de conformar una maniobra que involucra el pago de millones de pesos por servicios ostensiblemente más baratos, según lo que se pudo constatar en la investigación.

Ninguno de ellos puede salir de país hasta tanto la causa no avance y existan garantías de que no evadirán el accionar de la Justicia. Están imputados por «administración fraudulenta», y, según lo que entienden los pesquisas, para que ese delito se cometa hubo tres autores y un partícipe necesario. Los primeros son Cazabán, Fúnez y Catania, con el ex secretario de la Gobernación a la cabeza por ser la máxima autoridad de la estructura que manejaba los fondos para pauta oficial.

Por su parte, según las sospechas, Matar no estuvo al margen de ninguno de estos movimientos que le significaron un ingreso de más de 30 millones de pesos en menos de tres años, con un pico de facturación en el año 2011.

Como se trata de un fraude contra el Estado, no se descarta que en las próximas horas se haga una evaluación patrimonial de cada uno de los implicados para ver si es factible trabar embargos sobre bienes que pudieran cubrir los montos por los que se afectaron las cuentas públicas.

Este lunes se levantará el secreto de sumario, pero el expediente no estará disponible porque está en manos de la fiscal de cámara Paula Quiroga, quien debe resolver el pedido de recusación presentado por la defensa de Cazabán y Fúnez.

En los pasillos de Tribunales especulan con que se trata de una maniobra para poder sacar a Garay de la causa y lograr que pase a algún otro magistrado cuyas vinculaciones políticas podrían incidir  en el avance de la investigación.

A Garay lo acusan de haber violado, siempre según la defensa de Cazabán y Fúnez, el secreto de sumario.

En este sentido, Marcelo López, el abogado defensor de Pablo Catania aseguró que para él y para su cliente no existe ningún motivo como para desconfiar de Garay, y asegura que están las garantías para que la causa continúe en manos del fiscal.

Fuente El Sol Online

Temas relacionados