Freno de Cornejo a la ebullición electoral en Godoy Cruz

Reclamó que su equipo departamental se concentre en la gestión y postergó hasta fines de julio la designación de su sucesor. Avisó además que el gabinete para la gobernación se conocerá cerca de su asunción. En el PJ, a pesar de la derrota, hay dos que quieren competir por la comuna.

El miércoles a la tarde, Alfredo Cornejo reunió a sus funcionarios de Godoy Cruz y a los concejales del oficialismo departamental. A pocos días del triunfo en las urnas, el gobernador electo bajó una instrucción: que el equipo se concentre exclusivamente en lo que queda de la gestión en la comuna.

Fue un freno bastante directo para el vértigo que estaba produciendo la cercana designación de su sucesor. La ebullición se empezó a hacer notoria incluso antes de la elección provincial, cuando el por entonces sólo intendente firmó el decreto de convocatoria a elecciones en el departamento. “Pidió que no rompan las bolas porque este no es el momento”, ilustró una fuente que estuvo en la reunión de Godoy Cruz.

Otro participante rescató el festejo y los agradecimientos por el triunfo del domingo, el pedido para que “no decaiga” la gestión y hasta la intención de que Godoy Cruz coordine propuestas para el área metropolitana con los radicales que ganaron en Guaymallén y Las Heras.

El momento para hablar de candidaturas en Godoy Cruz llegará, según pudo recabar este diario, en la segunda quincena de julio. Los plazos legales así lo demandan. Por esos días vencerá el tiempo para inscripción de frentes electorales. Unas semanas más tarde, más precisamente el 8 de agosto, se producirá el cierre de listas, donde deberán fijarse los postulantes a intendentes y concejales en el último comicio del año.

En medio de este proceso, Cornejo no quiere perder la manija de nada. Es un hecho que el nombre del sucesor en el departamento lo definirá él y no habrá competencia interna por el cargo. Los que lo conocen advirtieron que a aquel que apure los tiempos, la actitud podría jugarle en contra. Tras dejar el mensaje, el gobernador electo se tomó un fin de semana de descanso en Chile.

Aunque descansar, en el estricto sentido de la palabra será difícil este año, por la caravana de campañas que todavía quedan: PASO nacionales para el 9 de agosto, PASO municipales para el 27 de setiembre, generales nacionales para el 25 de octubre y generales departamentales para el 29 de noviembre.

Sin apuro para repartir

El gobernador electo necesita, por el momento, desinflar expectativas en un escenario donde habrá mucho para repartir.

La disputa de la comuna tiene hasta ahora tres corredores. El mejor ubicado en la línea de largada es el diputado provincial Tadeo García Zalazar. Pero detrás suyo empujan también el secretario de gobierno Humberto Mingorance y el concejal Federico Chiapetta, a quien se le termina el mandato este año.

El que no entre en las listas departamentales, podrá todavía atesorar la esperanza de conseguir un puesto en los ministerios del Poder Ejecutivo. En este sentido, en el gabinete parece existir un solo sillón reservado: Martín Kerchner, ex secretario de Hacienda y actual diputado provincial, asoma como el futuro ministro de Hacienda.

Kerchner, junto al diputado nacional Enrique Vaquié, han sido designados por Cornejo para un trabajo estratégico: sondear los números del Gobierno provincial y tratar de acordar una transición ordenada.

En cambio, no aparecen indicios claros para áreas clave del futuro gobierno, como es la de seguridad. “El gabinete lo voy a definir 15 días antes de asumir”, advirtió este miércoles Cornejo a su tropa de Godoy Cruz.

Dos que quieren en el PJ

Las elecciones de Godoy Cruz no representan precisamente el mejor cierre para el PJ. Al desánimo por la derrota provincial del domingo se le suman tener que competir antes de fin de año en el departamento dominado por el gobernador electo y los problemas para conseguir un candidato que esté a la altura del desafío.

Hay un elemento extra en contra de los peronistas: el candidato a intendente tendrá que salir a hacer propuestas para Godoy Cruz en momentos en que la atención estará puesta en la elección presidencial.

“Van a tener que llamar a licitación para conseguir un candidato”, bromeó el médico Matías Roby, quien con su habitual estilo, no descartó participar en la elección. “Miedo no tengo, pero va a depender de la parte legal”, afirmó ante la consulta de este diario.

Una encuesta de MDZ ubicó esta semana al ex funcionario como uno de los peronistas más votados para ser candidato a intendente, detrás del diputado de La Cámpora Lucas Ilardo pero muy arriba del ministro de Agroindustria, Marcelo Costa, el primero que se reservó un lugar como precandidato.

Sin embargo, antes de dar cualquier paso, Roby e Ilardo deberán despejar la controversia generada por la ley electoral 8619, que impide a un candidato participar en dos procesos electorales y para distintos cargos. Las elecciones de Godoy Cruz forman parte del mismo proceso que se inició con las PASO para la gobernación, según la interpretación del secretario de la Junta Electoral, Luis Alfredo Puebla. Pero esto podría quedar sujeto a interpretación de la Junta, aclaró el funcionario en los últimos días.

En el radicalismo, no obstante, opinan que podría surgir un competidor “de cuidado” en el peronismo. Se trata del actual subsecretario de Trabajo, Mauricio Guzmán. Hace 14 años, Guzmán denunció un pedido de coimas en el Concejo Deliberante de Godoy Cruz. Al entonces edil justicialista lo echaron del Concejo por aquella denuncia, que terminó años más tarde con cuatro ex concejales y un asesor condenados por la Justicia.

Consultado por MDZ, Guzmán admitió que le interesaría ser candidato, aunque otras fuentes partidarias señalaron que el funcionario podría generar resistencias en el peronismo del departamento.

Fuente MDZ

Comentar

comentarios

Temas relacionados