Gas: el subsidio es un ajuste

Antes, una garrafa de 10 kilos costaba entre $16 y $65. A partir de un discurso de la Presidenta, pasó a costar $97.

A partir del lunes 6 quienes no tengan acceso a la red de gas natural y perciban hasta dos salarios mínimos (9.432 pesos), y hasta tres salarios mínimos (14.148 pesos) para los hogares en los que resida un familiar discapacitado o que se ubiquen en viviendas de uso social y comunitario, comenzarán a cobrar un subsidio de 154 pesos para comprar dos garrafas de 77 pesos cada una.

De los cuatro millones de hogares que utilizan garrafas por carecer de acceso a la red de gas, el programa Hogar con Garrafa apunta a garantizar el beneficio a los 1,5 millones de personas de menores recursos.

Hasta la semana pasada, el costo de una garrafa de diez kilos a domicilio rondaba los $ 60, sin embargo el Gobierno nacional modificó los subsidios al gas envasado para poner en marcha este programa y fijó en 97 pesos la garrafa de 10 kilos. Cabe recordar que hasta el anuncio presidencial la garrafa subsidiada de 10 kilos costaba 16 pesos.

Hoy si usted va a comprar una garrafa no hay forma de saber cuál es el precio final, antes tenía una garrafa de 16 pesos y ahora tiene que tener 97 pesos para comprar gas, cuando el gas es una necesidad imperiosa en una casa de familia.

Si no se podía acceder a esa garrafa de $16 iba a un kiosco la pagaba entre 45 y 65 pesos, pero ahora esa misma garrafa la fijaron por decreto en 97 pesos.

Es un ajuste a todas luces, porque antes una garrafa de 10 kilos costaba entre 16 y 65 pesos a partir de un discurso de la Presidenta pasó a costar 97 pesos.

Miremos lo que pasa, bajó el precio del petróleo a nivel internacional, pero aquí la nafta aumentó, nos siuen metiendo la mano el el bolsillo.

Tomemos en cuenta que una familia  de cinco integrantes no le alcanzarán las dos garrafas subsidiadas por mes para abastecerse. El gas por red debería llegar a todos los argentinos, porque sólo un tercio de la población accede al gas por red.

Temas relacionados