Globo de Google cayó en la línea sur de Río Negro

Hace una semana la caída de un globo blanco generó miedo y misterio en el paraje Pailanuf, cerca de Sierra Colorada. Se trata de un globo de Google que busca llevar conectividad a cada rincón del planeta.

Horacio Manquelef  tomó unos mates y salió para el campo como todas las mañanas. Un trabajo cotidiano, en plena estepa patagónica, consistente en arrear ovejas y vacas. Pero el susto fue grande cuando se encontró un extraño objeto en medio del campo. Horacio decidió no acercarse. Volvió asustado hasta su puesto y después de muchas vueltas, consiguió unos binoculares que le permitieron descubrir que se trataba de una especie de un globo blanco de nylon, con un tamaño de alrededor de 20 metros. Descubrió también, para colmo de males, que sus 16 vacas ya no estaban. «Se habrán escapado por el susto» pensó. Las vacas nunca regresaron. Sin dudas, toda una perdida económica para alguien de campo.

Después de siete días, entre debates con vecinos y el temor a lo desconocido, este paisano del paraje Pailanuf, de la Línea Sur rionegrina, llamó a la policía y al noticiero regional. «Nadie lo vio caer. Pero todos hablaban del globo como un rombo de fuego. Tenían mucho miedo», explicó Hector Luengo, de Canal Seis de Sierra Colorada, a Tiempo Patagónico. Luengo tampoco había podido resolver el misterio, pero con una foto que llegó a esta redacción vía el lector Roberto Cevallos, y luego de analizar la información, la conclusión fue directa: el globo que cayó en la línea sur pertenece al proyecto Loon, de Google que tiene como objetivo llevar Internet a cada rincón del planeta utilizando globos aerostáticos (como el que cayó en esta oportunidad).

Estos globos, para cumplir con su objetivo, tienen que viajar en el límite entre la atmósfera y el espacio exterior. Una red de globos de este tipo permitirá que cualquier ser humano tenga conectividad a Internet. Hoy en día, aunque Internet está en franco crecimiento, dos de cada tres personas no tienen acceso a la red.

El proyecto permitirá llevar Internet a zonas remotas o rurales y sería muy útil para lograr conectividad en zonas de catástrofes. Según el sitio web de Loon, «los globos viajan a 20 km de la superficie terrestre, en la estratósfera. Los vientos de esta zona están estratificados, es decir, hay muchas capas de viento que varían en dirección y velocidad. El Proyecto Loon utiliza algoritmos de software para determinar adónde deben dirigirse los globos y, luego, los traslada a una capa de viento que sople en la dirección buscada. Como los globos se desplazan con el viento, es posible dirigirlos para formar una gran red de comunicaciones».

Para conocer los detalles de este proyecto, desde Tiempo Patagónico sugerimos ingresar al sitio web de Proyecto Loon de Google.

La tarea ahora es recuperar el globo que quedó en custodia policial. Tal vez Google pueda además de conectar este paraje al mundo, ayudar a Manquilef a recuperar sus vacas.

Fuente: Tiempo Patagónico

Temas relacionados