Gremialistas de Prensa imputados por impedir circulación del Diario Uno

Se trata de Miguel Iademarco, designado por FATPREN como normalizador del Sindicato de Prensa, y Luciano Grenon, delegado de Personal de ese gremio, investigados por encabezar un violento piquete.

Por los sucesos de la madrugada del sábado 14 de setiembre, donde se bloqueó la salida del matutino, y habiendo ocurrido sucesos de similar naturaleza en el mes de agosto, en el marco de la causa N° P 93667/13, la Unidad Fiscal Especial Nº6, imputó por “coacciones en concurso real con impedimento y estorbo a la libre circulación de un periódico en forma reiterada (tres hechos)”. Se trata de delitos previstos y sancionados con penas de prisión o reclusión de hasta 4 años y 6 meses respectivamente, por los Artículos 149 bis segundo párrafo, 161 y 55 del Código Penal, a Miguel Alejandro Iademarco Ponce y Luciano Grenon Muscolo.

En este sentido, y conforme surge del mencionado expediente, la justicia solicitó extraer triple juego de fichas dactilares de los imputados, actualizar sus prontuarios y remitir las correspondientes planillas de antecedentes.

La protesta totalmente extemporánea se efectuó por lo que el Sindicato de Prensa de Mendoza calificó falazmente como “despidos masivos”, cuando como ha quedado acreditado en el expediente se habían efectuado, en el marco de una restructuración de suplementos departamentales, siete desvinculaciones por mutuo acuerdo y pago íntegro de indemnizaciones legales, y en el mismo lapso la empresa había efectuado cinco incorporaciones de nuevos empleados. Además, hay que destacar que los trabajadores de prensa de Mendoza han recibido por paritarias, hace sólo unos meses, un incremento salarial del 39%, lo que no tiene parangón a nivel nacional.

Así y todo, se efectúo la manifestación que comenzó con unas decenas de personas frente al portón de expedición del matutino, sobre calle Patricias Mendocinas, se fue agravando por la actitud adoptada de quienes la dirigían, hasta terminar con quema de cubiertas, corte de calles en la esquina de Pedro Molina y Patricias, de Ciudad, y el posterior bloqueo de las distintas salidas del matutino, impidiendo la circulación de personas y vehículos de las instalaciones del Diario UNO.

El cantico amenazante de “¡el diario no va a salir!” y “¡vamos a quemar el Diario!” se fue multiplicando a medida que se acercaba la hora de que salieran los ejemplares rumbo al hogar de nuestros lectores. La tensión fue en aumento y la presión sistemática de integrantes de los sindicatos de Gráfica y Prensa, entre quienes además de los imputados pudo distinguirse a Víctor Manuel Molina, también denunciado en la mencionada causa, y que se desempeña como Vocal Titular 3ro. del Sindicato de Artes Gráficas de Mendoza, terminó impidiendo la salida en tiempo y forma de Diario UNO.

La edición de ese sábado recién empezó a circular de forma muy demorada y sólo porque se entregaron los diarios sin cargo a aquellos canillas que aceptaron ir a buscarlos fuera de horario, con el consiguiente perjuicio logístico y económico, como por ejemplo: disminución de ventas, caída de circulación, roturas y limpieza en el edificio propio y de los vecinos, etcétera. Los más perjudicados resultaron ser los lectores de departamentos alejados de la ciudad de Mendoza, donde lamentablemente no llegó el matutino.

El comunicado del propio Sindicato de Prensa y las fotos de la injustificada y virulenta protesta, ambos publicados a través de su propio muro en la red social Facebook, pusieron claramente a la vista cómo habían ocurrido los hechos que la justicia, finalmente, sopesó para imputar a los agresores, con la certeza, por lo menos para la gente de ese Diario, que los actos de violencia no pueden quedar justificados ni deben quedar impunes con el pretexto de ejercer la representación sindical de los trabajadores, quienes incluso también se perjudican con la irresponsabilidad de quienes evidentemente no son personas idóneas para ejercer los cargos que ostentan.

Temas relacionados