Guanacos: planta textil de lanas no convencionales

 Silvestría en Malargüe. La planta textil que construye el gobierno será la primera, y única, del país para lanas de camélidos.

Silvestría es el manejo sustentable del guanaco silvestre, una política ambiental para conservar las poblaciones silvestres de guanacos de la Payunia a la vez que genera apoyo social y económico a los puesteros de esa reserva natural.

El pasado fin de semana se realizó la última esquila del año de guanacos silvestres de la que participaron puesteros, guardaparques, técnicos de los Ministerios de Trabajo y de Ciencia y Tecnología de la Nación, así como investigadores del Conicet.

Ya se ha dado inicio a la construcción de una planta textil para el hilado de lanas no convencionales en La Salinilla que será la primera, y única, del país que brindará a los pobladores la posibilidad de generar nuevos recursos, dijeron desde el ministerio de Ambiente. La actividad de esquila de los guanacos es financiada por el Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación, para lo que se conformó un consorcio entre el Conicet, el INTI, la Municipalidad de Malargüe y la Cooperativa Payún Matrú.

Nuevo desarrollo para la Payunia

 

Diez años atrás, desde el Gobierno de la Provincia se comenzó a trabajar sobre el guanaco desde el punto de vista de su sustentabilidad y del apoyo socio-económico a los puesteros quienes se capacitaron en los procesos de esquila y manejo del guanaco, como en el hilado de su lana.

La gente de Payunia se unió bajo esta idea en lo que hoy es la Cooperativa Payun Matrú y se dedican a Silvestría. Nación, provincia y municipio ayudan a mejorar cada año la actividad, concepto bajo el cual se construye la planta textil de Salinilla que brindará soluciones a crianceros y puesteros de todo el país, en especial de la Patagonia.

Actualmente el hilado de este tipo de lanas, llamadas “fibras preciosas” por el altísimo costo que tienen en el mercado mundial, se realiza en todo el país de manera artesanal. Trabajarla industrialmente se logra enviándola a países vecinos, lo cual tendrá solución con la Planta de Payunia.

Bernabé Correa, socio fundador de Payun Matrú se mostró agradecido de todo el trabajo que se ha hecho sobre la silvestría. “Nos ha ayudado a unirnos a los puesteros y también hemos aprendido a aprovechar al guanaco, que antes veíamos como una plaga, en la riqueza de su fibra”, dijo.

Correa comentó que la Planta Textil generará otra realidad para los pobladores de Payunia ya que “hilar artesanalmente un kilogramo de lana de guanaco lleva unos tres meses, en cambio a partir de la apertura de la Planta podremos procesar 150kg de lana en sólo diez días”.

Juan Carlos Najul, director del INTI Mendoza, dijo además que con la nueva planta “Payunia podrá convertirse en un polo industrial de lanas no convencionales ya que no hay otro en el país y existe, en cambio, un gran desarrollo de crianceros sobre todo en Patagonia y en el norte”.

Mendoza, referente en Sudamérica

La Payunia contiene la mayor población de guanacos en la Provincia, fruto del trabajo de conservación que se viene desarrollando desde 1992 con la presencia de agentes de conservación (Guardaparques) que lograron recuperar las poblaciones de guanacos y tenerlas disponibles para ensayar a partir de 2005 la experiencia del uso sustentable de las mismas.

La actividad ha permitido acumular información sobre la especie que van desde medir el estrés de los guanacos sometidos a uso, pasando por el seguimiento con rastreadores satelitales, hasta evaluar la interacción epidemiológica con ganado doméstico y supervivencia de juveniles en el primer año de vida.

En manejo de camélidos Mendoza ha ganado su lugar en Sudamérica y es referente de ello.

Los equipos técnicos del Ministerio han acumulado experiencia, conocimiento y gestión pública en cuestiones ambientales, asociadas a la rentabilidad social, donde se hace visible que el cuidado de la biodiversidad es el futuro de nuestro desarrollo sustentable como provincia y que trabajar en la gestión de los Recursos Naturales y la gestión en nuestras áreas naturales protegidas es el camino del futuro.

Temas relacionados