Hallan sin vida a dos andinistas argentinos desaparecidos en Chile

Juan Ignacio Basombrio era buscado desde hace casi un mes. Su cuerpo fue localizado por una patrulla en el glaciar San Rafael. Mariano Rueda había sido atrapado por una avalancha la semana pasada

La compañía andina 20 de Cochrane, apoyada por un helicóptero del Ejército de Chile, ubicó el cadáver del escalador de 57 años en un sector rocoso, al final de un acantilado al mediodía de hoy.

La búsqueda de Basombrio se extendió por 25 días, recordó el fiscal regional de Aysén, Pedro Salgado González.

A través de un comunicado, la fiscalía indicó que el lugar es de complejas condiciones climáticas y geográficas.

El fiscal, quien estuvo en coordinación permanente con el equipo de trabajo del operativo, indicó que los rescatistas «divisaron el cuerpo de una persona que se encuentra fallecida entre rocas, muy cerca del hielo, en un sector que se conoce como rimaya, donde se une hielo y roca, y todo indicaría que se trataría de don Juan Ignacio Basombrio».

El fiscal se comunicó con la esposa y por su intermedio, con toda la familia del fallecido expedicionario, quien viajaba solo.

Patrullas del Ejército elaboraron un «plan de rescate para poder trasladar esta persona hasta Coyhaique y realizar los protocolos de rigor», añadió Salgado González.

Durante los últimos días de la semana pasada se encontraron varios implementos de equipos de montaña, como una bolsa de dormir, botella de agua, gorro y una soga con anclaje, que de acuerdo a la información proporcionada por la familia, corresponderían a Basombrio.

Atrapado por una avalancha

El andinista porteño Mariano Rueda falleció tras ser arrastrado por una avalancha en la cordillera chilena, donde desde fines de octubre integraba el Equipo Femenino de Alpinismo a Patagonia que realizaba su viaje de fin de curso en el sur del continente.

Según la prensa chilena, Rueda estaba desaparecido desde el jueves cuando el grupo exploraba la región de Aysén y el joven cayó en forma accidental por unos 200 metros.

Si bien el cuerpo del joven fue localizado, los equipos de rescate no podían llegar a la zona a raíz del mal tiempo y las tormentas de nieve.

El grupo, dirigido por el español Pere Vilarasau, está integrado por alpinistas de ese país y realizó su viaje de fin de curso con expediciones a la región de Aysén, el cordón Cochrane y la cordillera del Avellano en la Patagonia de Chile.

Los carabineros chilenos informaron que «el ciudadano argentino rodó aproximadamente 200 metros cerro abajo y falleció prácticamente de forma instantánea en el lugar».

Asimismo, señalaron que a la zona del accidente «sólo se llega por aire o por lago, pero las condiciones climáticas no han permitido llegar ni por el lago ni por aire, sólo a través de estos caballares que han llegado al lugar».

Temas relacionados