Hallaron muerto al andinista argentino perdido en Chile

Juan Ignacio Basombrío, perdido en Chile en octubre último mientras cruzaba solo y a pie el Campo de Hielo Norte, fue hallado muerto en esa zona de la región de Aysén, informó su amigo Carlos Legón.

 Basombrío se había comunicado por última vez el 22 de octubre, al día siguiente de avisar que emprendía el regreso por el mal tiempo y las grietas sobre el hielo, y desde entonces no supieron más de él.Los equipos de rescate del Ejército chileno habían hallado el 9 de noviembre la bolsa de dormir del andinista, un productor de seguros de 57 años, casado con Sofía Llorente y con tres hijos de 8, 14 y 18 años.»Lo encontraron muerto», informó a Télam Legón apenas enterado del hecho y agregó que «el fiscal general de Aysén, Pedro Salgado, se comunicó con Sofía para confirmarle que el cuerpo hallado era el de Juan».

Basombrío, que tenía 25 años de experiencia en andinismo, había iniciado el 6 de octubre el cruce de los Campos de Hielo Norte en Aysén -a la altura del límite entre Chubut y Santa Cruz-, en una travesía en solitario desde la laguna de San Rafael -donde está el glaciar del mismo nombre- hasta el lago Colonia. Tenía GPS, comunicación satelital y varias veces por día informaba sus avances y situación.

El 21 avisó que regresaba sin completar la travesía y el 22 fue la última llamada. Llorente hizo una denuncia por «desgracia presunta» a través del Consulado argentino en Puerto Montt y comenzaron a buscarlo, primero con un helicóptero, pero el mal tiempo obligó a suspender las tareas.

A principios de noviembre equipos del Ejército chileno retomaron la búsqueda por tierra y luego se sumaron helicópteros, pero pese a los intensos rastrillajes en una zona muy compleja y plena de grietas, solo habían hallado la bolsa de dormir y luego una cuerda de anclaje, un gorro y una botella con agua hasta hoy, cuando finalmente encontraron el cuerpo en una grieta.

El fiscal Salgado informó hoy que «en una búsqueda que se extendió por 25 días», a las 13.30 una patrulla de la Compañía Andina 20 de Cochrane logró llegar hasta la zona de San Rafael cuando «las condiciones meteorológicas permitieron desarrollar esta compleja labor en el lugar acotado de búsqueda, que corresponde a una zona de difícil acceso y con clima variable».

Allí divisaron el cuerpo «entre roqueríos, muy cerca del hielo, en un sector que se conoce como rimaya -grieta- donde se une hielo y roca», detalló Salgado y señaló que los elementos de campaña hallados en los días previos permitieron «acotar el sector de búsqueda».

«Cuando sea posible trasladar el cuerpo hasta Coyhaique, se procederá a la autopsia de rigor por parte de profesionales del Servicio Médico Legal y al proceso de identificación científica», todo de conformidad con las leyes chilenas, indicó.

Desde que se extravió, «el fiscal regional y profesionales de la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos, han mantenido constante comunicación con la familia» de Basombrio, dice el informe y destaca además el trabajo conjunto del Ejército, la ONEMI Regional, Carabineros e incluso la Armada que colaboró en un inicio del trabajo trasladando a las patrullas», lo que fue «fundamental en el éxito de esta operación compleja y de alto riesgo».

Familiares y amigos del deportista habían agradecido el empeño puesto por las autoridades chilenas, que no escatimaron recursos ni esfuerzos en buscarlo.

Legón dijo que apenas conocida la muerte de Basombrío desde el Ministerio de Defensa argentino llamaron para comunicar su apoyo a la familia y ofrecer toda la colaboración necesaria para cumplir con las tramitaciones pendientes a fin de recuperar el cuerpo.

Otro andinista argentino, Mariano Rueda, de 50 años, fue arrastrado el jueves por un alud mientras participaba de una excursión junto a tres montañistas españoles, también en la región de Aysén, y su cuerpo quedó en un lugar de muy difícil acceso por lo que aún no pudieron rescatarlo.

Temas relacionados