Historia de San Rafael: el almacén y la bodega de don Pío Ara y su familia española

Esa familia de españoles emigró con dinero y pusó un almacén de Ramos Generales y luego lo que tal vez fue la primera Bodega de La Villa 25 de Mayo, en San Rafael.

Señala nuestra colaboradora, la Profesora e Historiadora María Elena Izuel en su artículo «Leyendo algunos libros antiguos podemos ver que dicen que esta bodega fue la primera de San Rafael, pero esto no es así. La primera bodega, sin discusión ninguna, fue la de don Rodolfo Iselín, que comenzó a producir en 1888».

«La de don Pío Ara recién se levantó en 1904, como está escrito en una de sus paredes del frente, por lo que puede ser la primera de la Villa 25 de Mayo. De esta hermosa bodega sólo quedan sus ruinas, que se pueden visitar en el callejón La Bodega de la Villa.

Don Pío Ara vino junto con su familia: su esposa y tres hijos. Ella era doña Bruna Cia de Ara, hermana de don Francisco Cia, instalado ya en la villa de San Rafael aproximadamente desde 1882; emigraron de España en 1890, con bastante dinero, y se instalaron en la actual Villa 25 de Mayo con un gran almacén de ramos generales, en una manzana ubicada frente a la calle que da al Fuerte y donde aún se pueden ver las ruinas del negocio, que aún permanecía abierto en 1924.

Tuvieron 7 hijos: tres ya venían desde España: Humberto, Cecilio, y Pío, que fue el enólogo de la bodega, y después llegaron Raúl, Adilia Sofía, Adela y Blanca.

Muerte y traspaso

Posiblemente don Pío Ara se haya enfermado de gravedad, ya que en 1903 firmó ante el escribano David Arana un poder para que su esposa pudiera realizar todo tipo de trámite comercial y bancario.

El señor Pío Ara falleció posiblemente en 1908 y su viuda siguió trabajando bajo la misma razón social. Compró varias propiedades, de las cuales 32 hectáreas fueron implantadas con viñedos y 60 con alfalfa.

Construyó una bodega, de la cual quedan las ruinas que nos muestran un edificio hermoso, de material no de adobe, con el techo a dos aguas, que tiene en el arco superior un número donde puede leerse 1904. Puede éste ser el año de fundación de la bodega, pero no lo es el del comienzo de la elaboración, porque según el diario San Rafael de 1905, en dicho año los Ara vendieron su producción de uva a otra bodega.

Ruinas en la Villa

Las ruinas de la bodega se pueden ver en el callejón La Bodega, 300 metros hacia el río por la Ruta Provincial 150, en el paraje Los Caracoles de la Villa.

Entre las ruinas hay un gran molino, que era accionado con la energía del agua que ingresaba a un piletón, empujaba las paletas y molía las uvas. También se pueden ver 13 piletas de cemento, aljibes de piedra tallada, fosa de almacenamiento y se puede apreciar la entrada a la cava. Era una bodega moderna y bastante completa.

Doña Bruna trabajó apoyada en su hijo llamado igual que el padre con una producción anual de 2.500 hectolitros.

Otro de sus hijos, Cecilio, construyó posteriormente una bodega en Rama Caída y según me relató el señor Roberto Simonovich, tuvo otra pequeña bodega donde hoy se encuentra Jean Rivier.

Una de sus hijas, Adilia Sofía, se casó con don Abelardo Calle, que fue intendente, jefe político, presidente del Concejo Deliberante y jefe de Bomberos.

Esta bodega fue declarada de Interés Histórico, Cultural y Patrimonial por el Concejo Deliberante de San Rafael el 3 de mayo de 2004, según la ordenanza Nº7535″. Esperemos que la modernidad no destruya la historia de nuestra tierra.

Por Profesora e Historiadora María Elena Izuel

Imagen portada gentileza Gustavo Alejandro Rada

 

Temas relacionados