Interna en el PJ al rojo vivo

El sector azul del PJ analiza pelearle la interna a Carlos Ciurca en las PASO

Así lo confirmó el intendente de San Martín y dirigente del sector. La decisión se tomará luego de la Vendimia. El hombre del vice, Alejandro Abraham, debería ganarle a otro justicialista en las internas abiertas. Se calienta la puja.

La inesperada y apresurada interna que surgió en el oficialismo local por las movidas políticas del vicegobernador Carlos Ciurca amenaza con convertirse en un dolor de cabeza extra para el gobernador Francisco Pérez.

El vicepresidente del PJ de Mendoza, intendente de San Martín y dirigente del sector Azul, Jorge Giménez, afirmó ayer que es una posibilidad presentar un precandidato alternativo al ya lanzado jefe comunal de Guaymallén y titular del partido, Alejandro Abraham, hombre de fuerte de La Corriente Peronista, que lidera Ciurca.

«Siempre ha sido una posibilidad presentar un candidato propio, ya hay uno de un sector; por nuestra parte, claro que es posible proponer otro candidato en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) para que represente a Mendoza como diputado nacional en el Congreso», indicó Giménez en diálogo con El Sol.

En esa línea, el jefe comunal de San Martín y militante del sector Azul desde hace más de 25 años, afirmó que su línea entendía que no era conveniente comenzar a hablar de candidaturas antes de la Fiesta Nacional de la Vendimia, a principios de marzo. «En eso coincidimos y apoyamos la postura de Paco Pérez, quien dijo lo mismo y lo compartimos», explicó Giménez.

En mayo del año pasado, Ciurca, los intendentes Abraham y Rubén Miranda (Las Heras), más pesos pesados de la Legislatura provincialcomo Gustavo Arenas (titular del bloque de Diputados del PJ) y el senador Fernando Simón presentaron la línea interna La Corriente Peronista, con la clara intención de ser un contrapeso en el justicialismo y disputarles espacios a los azules de Juan Carlos Mazzón.

Pocos meses después, a finales de noviembre, en un acto en San Rafael, La Corriente picó en punta respecto de las elecciones de este año. Lanzó como precandidato a diputado nacional al intendente Abraham, a su vez titular del PJ mendocino. Ahora, el jefe comunal deberá someterse a las Primarias Abierta, Simultáneas y Obligatorias que debe pasar todo candidato a un electivo cargo nacional.

Las PASO debutaron en el 2011, previamente a las elecciones presidenciales. El espíritu de estas «primarias» es que los partidos se vean en la obligación de elegir a sus candidatos –si es que hay más de uno– en forma más transparente y de cara a la sociedad, por lo que pueden votar todos los habilitados para una elección general.

En el caso mendocino, quienes quieran ser candidatos al Congreso por su partido deberán sortear las PASO, o por ser único exponente de un partido o derrotando al rival interno que se le plante.

Abraham y La Corriente se adelantaron. El guaymallino es, al menos, precandidato por ese sector del justicialismo mendocino. Ahora, los azules, a través de Giménez, han blanqueado que analizan hacerle fuerza a Abraham con candidato propio.

Si esto se concreta, el peronismo de Mendoza se enfrentará en las PASO, contraponiendo a dos estructuras con territorio, aparato, recursos y dirigentes de peso en toda la provincia.

«Siempre estuvo la posibilidad, y, quizás, optemos por ella», analizó Giménez con referencia a un precandidato azul al Congreso. Y el intendente de San Martín ponderó el sistema de las PASO, al calificarlo como «muy bueno, ya que le da participación a la gente para definir los candidatos de tal o cual partido».

PÉREZ, ¿AFECTADO? Respecto de si esta pelea interna entre La Corriente y los azules afecta la figura del gobernador Pérez, Giménez opinó queno. «Me parece bien que Paco tome distancia de las cuestiones internas y priorice la gestión. Los mendocinos no están para que les hablen de elecciones y candidatos y es positivo que vean al gobernador gestionando», estimó el intendente, y agregó: «Vería mal que, en su primer año de gobierno, Paco se ponga a hablar de internas».

Pero el que sí se metió de lleno en la interna fue el vice Ciurca. Primero dijo que su opinión es que hay que desdoblar los comicios provinciales de los nacionales, luego que le «encanta» Daniel Scioli como candidato a presidente de la Nación como continuador del modelo K –temas urticantes para el peronismo de hoy– y, por último, hizo un acto en territorio azul, sin avisarle al intendente.

El domingo 6, el vice se trasladó a Tunuyán, reunió a poco más de 50 militantes de la Juventud Peronista y dio un encendido discurso. Al otro día, la dirigente azul Patricia Fadel salió a criticarlo durante por Facebook por armarle un acto en su territorio al intendente Martín Aveiro, entre otros cuestionamientos. A partir de entonces, la interna dentro del peronismo –que no tiene nada que envidiarle a las peleas en la UCR– tomó alto vuelo.

«No me sorprende lo de Ciurca, es un animal político, lo conocemos desde antes de decidir acompañarlo como vicegobernador de Paco; todos lo conocemos, cuando lo propusimos como candidato a vice sabíamos quién era», reflexionó Giménez, calmo, como dando un mensaje a los más irritados dirigentes azules, como Fadel.

La pregunta del millón es por qué Ciurca fue tan frontal en la provocación a los azules, con el famoso acto en Tunuyán. «Creo que, quizás, antes no tenía la posibilidad de proyectarse a nivel provincial como la tiene ahora que es vicegobernador; uno siempre juega dependiendo de las posibilidades que tiene. Creo, en lo personal, que él es consecuente con lo que ha sido siempre: un político de la puta madre, que junta poder, que arma; antes estaba concentrado en lo local (Las Heras) pero hoy es el vice de la Provincia. Y no olvidemos sus orígenes azules», remarcó Giménez.

Pero, más allá de las diferencias, las críticas y la posibilidad cierta de que haya enfrentamiento entre peronistas en las PASO de este año, Giménez quiso dejar en claro una máxima del sector: «Nadie nunca puede decir que no hemos sido leales con los gobierno peronistas, nosotros sostuvimos a (Celso) Jaque, cuando (Julio) Cobos era mimado por la Nación en el 2007, fuimos con candidatoperonista, propio, y ganamos con Jaque, y estuvimos con él hasta el último día».

«Ahora, más allá de los puntos de vista diferentes dentro del justicialismo, estamos y estaremos en las buenas y en las malas con el gobernador, y está bien que él (por Pérez) se mantenga por encima de estas discusiones», afirmó Giménez.

Fuente: elSoldiario

Temas relacionados