Juan Bautista Vairoleto: a 78 años de su muerte

El famoso bandolero vivió en La Pampa y en General Alvear, provincia de Mendoza.

Este sábado 14 de septiembre se cumplieron 78 años de su muerte. El bandido dejó su huella en La Pampa y en Carmensa, General Alvear, Mendoza. Aficionado a la literatura gauchesca, “idealizaba el arquetipo de criollo rebelde, capaz de alzarse contra la humillación y la injusticia” explica el historiador pampeano Hugo Chumbita. Acumuló el odio de la Policía de la época. Robó, asesinó y huyó. Se dedicó a repartir propaganda anarquista y regaló dinero a los humildes. Fue amado y odiado, pero sobre todo respetado. Repasamos “Crónicas de La Pampa: Crímenes de Bairoletto en Castex, Caleufú y La Maruja”.

Muchas historias fueron escritas acerca de los crímenes perpetrados por Juan Bautista Vairoleto, héroe para algunos y asesino para otros. Sin dudas, leyenda de la cultura popular argentina. “Bailarín sagaz, desafiante y mujeriego” narra León Gieco en su tan aclamada “Bandidos Rurales”.

El bandido y cuatrero nació en Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe el 11 de noviembre de 1894, pero tuvo un paso muy marcado por La Pampa. En los documentos de aquel entonces, muchas veces es citado como “Vairoleto” y en otras ocasiones como “Bairoletto”.

En los recortes de época del diario La Reforma de General Pico, se puede apreciar la búsqueda que inicia Ibero Arroyo en el libro “Bairoletto prontuario y leyenda”, donde el historiador pampeano Hugo Chumbita cuenta que “los Bairoletto se establecieron en La Pampa en la zona de Castex y Monte Nievas, arrendando unas cuatrocientas hectáreas de campo. Fue a comienzos del siglo XX y también por esos años que nace Juan Bautista Bairoletto”.

Algunos años después, “Juan Bautista se aficionó, según el relato de un viejo poblador de Castex, a la literatura gauchesca de entonces, que idealizaba el arquetipo del criollo rebelde, capaz de alzarse contra la humillación y la injusticia” define Chumbita.

Seguramente, el bandido empezaba a imaginar de pequeño lo que sería su vida vinculada al crimen y al delito.

Ya en 1919, Bairoletto asesinó de un disparo al comisario de Eduardo Castex, Elías Farach. ¿El motivo? Ambos se disputaban el amor de una pupila de prostíbulo. A partir de allí se produce un antes y un después: la Policía pampeana lo buscaría ferozmente hasta el final.

No solo acumuló el odio de los efectivos policiales de la época. Bairoletto, quien había robado, asesinado y huído, se dedicaba a repartir propaganda anarquista y a regalar dinero a gente humilde.

Los grandes terratenientes temían por su vida. Los peones de campo y hacheros empezaron a verlo como una especie de “Robin Hood” criollo. Fue amado y odiado, pero sobre todo respetado.

En los diarios, de aquella época se escribían muchos artículos sobre el, ¿cómo fue la cobertura de sus fechorías? En periódicos de 1943, se informa de la venta de folletos de los crímenes de Bairoletto.

El diario “Gobierno Propio” vendía al precio de 50 centavos cada panfleto. Parecían artículos de colección:

I- Asesinato del agente Farach en Castex

II- El asalto de la estancia “La Criolla” en Caleufú.

Crónicas de La Pampa – De S.W. para Infopico.com

III- El asalto a la chacra de Peyretti en Castex, al relojero Juan Alemandi en La Maruja y a Juan Giovanini en Castex.

IV – El famoso asalto de “La Cautiva” en Limay Mahuida.

V – El crimen de Mandrile en Castex.

Claramente, el suceso “Bairoletto” significaba una oportunidad para los periódicos de editar publicaciones que despertaban el interés de la sociedad de aquel tiempo. Un bandido con todas las letras. Una historia de película de cine.

El final

Corría el año 1941, Juan Bautista Bairoletto de 46 años, se encontraba en Colonia San Pedro de Atuel, General Alvear, provincia de Mendoza.

Con un dato certero, las fuerzas policiales llegan hasta la morada del bandido. ¿Cómo supo la Policía donde se encontraba? ¿Lo habían delatado? ¿León Vicente “El Ñato” Gascón había revelado su paradero? ¿Había sido traicionado por su amigo?

La Policía asegura que Bairoletto fue abatido ese mismo día. Su familia jura que el bandido se suicidó para cuidarlos y evitarse el deshonor de ser capturado. ¿Fue asesinado o se suicidó? Distintos relatos dan cuenta de ambas teorías.

Juan Bautista Bairoletto dejó este mundo querido y odiado. Su huella en La Pampa y General Alvear perdura a pesar del paso del tiempo. Aún hoy es recordado.

Aportes Infopico

Comentar

comentarios

Temas relacionados