Juan Carlos Ríos es el albañil detenido por el asesinato de Elsa Marta Sosa de Fagetti

La militante de derechos humanos fue encontrada muerta en su casa de Córdoba. El obrero había trabajado en la casa de la víctima. Un albañil que trabajaba en la casa quedó detenido. Creen que la mató para lograr impunidad. Se llama Juan Carlos Ríos, tiene 40 años. Lo acusan de violar y ahorcar a Elsa. Hasta hace algunos días se ganaba la vida como albañil.

Desde el sábado, está preso acusado en la Cárcel de Bouwer, señalado de haber sido supuestamente quien abusó sexualmente y terminó golpeando y ahorcando a Elsa Marta Sosa de Fagetti (62). El asesinato de esta médica sucedió el viernes a la tarde en su vivienda del barrio Residencial Vélez Sársfield, en la zona sur de Córdoba capital.

La figura de Elsa no pasa inadvertida para nadie. La mujer era una reconocida luchadora por los derechos humanos y era querellante y testigo en causas de lesa humanidad en Mendoza, por caso, la desaparición de su esposo.

Sin embargo, para la fiscal cordobesa Claudia Palacios, el brutal asesinato de Elsa no tiene relación alguna con la lucha que llevada adelante.

Para la fiscal: se trató de un ataque sexual seguido de muerte por parte de un violador que no quería ser reconocido ni caer detenido. La posibilidad de que además le haya robado ha perdido sustento.Juan Carlos Ríos, el ahora detenido, era uno de los albañiles que desde hacía tiempo trabajaba en la planta alta de la casa de Elsa, en calle Pastor Taboada 847.  Junto a su capataz, el hombre realizaba unas refacciones edilicias.

De acuerdo con la investigación, Ríos, quien tiempo atrás incluso habría tenido una relación con la mujer, habría llegado en su moto a la casa. No está claro si ella le abrió o si él se habría valido de la copia de una llave del portón.

La víctima fue atacada en su habitación. En la cama quedaron manchas de sangre. El cuerpo de la mujer, semivestido, fue hallado en el suelo. Tenía un golpe en la cabeza y un cable anudado al cuello. “Sospechamos que, dentro de la casa, él se sacó y la atacó”, confió una alta fuente con acceso a la investigación. “Sabía que la víctima estaba sola, pero no que se iba a resistir tanto”, añadió.

Fue dicho: la mujer se resistió con todas sus fuerzas al ataque, pero no pudo zafar.

El terrible cuadro fue descubierto el mismo viernes a la noche, cuando la hija de Elsa y su esposo llegaron a la casa de visita. Como la médica no atendía, se asomaron por una ventana.

Testigos y filmaciones

Descartado un eventual ataque de un extraño, la sospecha se centró en quienes entraban a la casa. El hogar no estaba desordenado.

La pesquisa de los investigadores pronto dio con vecinos que afirmaban haber visto a un albañil saliendo “despavorido” de la casa. Al menos, una filmación de una cámara de seguridad lo captó. “Se fue despavorido, escapó a lo loco”, confió otro pesquisa.

Los sabuesos dieron con el capataz de la obra quien, fuera de toda sospecha, testificó que le llamaba la atención que Ríos había desaparecido y no había cobrado la semana, como siempre hacía.

No tardaron los policías de Homicidios en dar con Ríos, finalmente, ayer en su casa de barrio Estación Flores. En la vivienda hallaron su moto y ropas y calzado manchados con sangre. Si el ADN demuestra que es de la víctima, su suerte quedará echada.

La acusación es abuso sexual y homicidio criminis causae . La pena es la prisión perpetua.

Fuente La Voz

 

Temas relacionados