Juez arrepentido

El Juez de Faltas de San Rafael, Oscar De Diego desistió «de su interpretación» de prohibir venta de champagne en los boliches.Así lo comunicó a los bodegueros que estaban preocupados.La medida provocó perjuicios comerciales e incluso procesaron una persona.

La decisión del Juez De Diego, llega tras la preocupación de los bodegueros de Champagne en nuestra zona,frente a una campaña que se promociona a San Rafael como «Tierra de Espumantes» y justamente el Juez había tomado la decisión de prohibir la venta en envases de 750cc. Esta situación llevó a los empresarios hacer ingentes comunicaciones con el Instituto Nacional de Vitivinicultura, la Suprema Corte de Justicia de Mendoza e incluso invitaron a reunirse en la Cámara de Comercio Industria y Agropecuaria de San Rafael para analizar la medida y la intepretación que daba el actual Juez de Faltas De Diego, que los obligaba a reinvertir para adquirir lineas de embotellamiento e insumos para envasar en 375 cc.

De Diego fundamenta el hecho dice en un «estudio de mercado», y volver a interpretar la Ley de Diversión Nocturna y la Ordenanza Municipal por la que se adhería San Rafael a la normativa provincial, en donde se señalaba la prohibición a la promoción del consumo excesivo de alcohol.

La medida que planteaba el Juez era de muy dificil instrumentación debido al alto costo para los empresarios, y a la escasa cantidad de Champagne en envases individuales, diversidad de marcas, etc.

Así que de ahora en más los locales de diversión nocturna podrán comercializar las botellas de champagne en envases de 750 cm3.

Las medidas tomadas por el Juez Oscar De Diego provocaron serios perjuicios económicos a los Boliches por la no venta de Champagne en sus locales comerciales, como también disminuyeron las ventas en las bodegas, e inclusó se llegó a procesar a una persona, que ahora deberá perder tiempo, y dinero para poder limpiar su buen nombre y honor.

En los cafés del centro era el comentario del día y algunos especulaban que el Juez debería presentar su renuncia, ya que la interpretación dada al caso no tenía sustento técnico, ni jurídico, y ahora se fundamenta en un «estudio de mercado», pero al final seguro que nada pasará que quedará todo como estaba, ya que ganó el sentido común, y los bodegueros y los bolicheros estarán celebrando con champagne.

Al decir verdad medidas en beneficio de la comunidad se deben concensuar entre los que producen bebidas alcohólicas, quienes las venden,quienes deben hacer cumplir la Ley y los organismos de seguridad, y con el estado muy presente en cada uno de los hechos.

Temas relacionados