Juicio por la muerte de Nélida Villar en Malargüe

La jornada del lunes  incluyó 13 horas de debate y una inspección ocular, continúa el juicio que intenta determinar responsabilidades penales por la muerte de Nélida Villar. El hecho que se investiga desde mayo de 2013 tiene a un matrimonio en el banquillo de los acusados: Abel Vázquez Correa y Lucía Carrasco. Sobre el primero pesa la imputación de homicidio agravado por el vínculo -ya que habría mantenido una relación oculta con Nelly Villar- y por mediar violencia de género. Mientras que Lucía Carrasco enfrenta la acusación de homicidio simple u homicidio en circunstancias de emoción violenta, ya que una de las hipótesis del caso es que habría encontrado a su pareja y a la víctima teniendo relaciones sexuales.

La segunda jornada del juicio se llevó a cabo en el centro de convenciones Thesaurus, en Malargüe y se destacó por los testimonios de las hermanas de Nelly Villar y un recorrido al que asistieron las partes, los imputados y los integrantes del tribunal penal colegiado, Ariel Murcia, Jorge Yapur Meca y Sergio González, quienes deberán valorar toda la prueba para tomar una decisión al final del juicio.

“Comencé a entender por qué la seguía tanto”

Una de las hermanas de Nelly Villar relató los movimientos que realizó su hermana el 7 de mayo de 2013, cuando fue vista con vida por última vez. “Salió a la siesta a andar en bici porque le suspendieron un turno para hacerse las uñas. Debía regresar cerca de las 17 y, como no lo hizo, empezamos a buscarla con mis hermanas y mi papá. A la medianoche nos avisaron que había aparecido muerta”, inició relatando.

Esta mujer dijo desconocer que Abel Vázquez y su hermana Nelly sostenían una relación afectiva. “Vinimos a enterarnos luego del hecho y ahí comenzaron a cerrarme algunas cosas. Empecé a entender por qué Abel preguntaba y se interesaba tanto por mi hermana; o por qué aparecía en su camioneta cuando salíamos a tomar algo. Una vez estábamos en una estación de servicio con mis hermanas y ahí apareció Abel, no cargó nafta ni nada, simplemente apareció, nos vio y se fue.

Esta testigo relató que Nelly no quería que Vázquez supiera dónde estaba o qué hacía. “Mi hermana nos pedía que no le diéramos información, que él no tenía por qué saber. Pero él venía todo el tiempo al negocio que tenemos en casa (frente a la casa del matrimonio imputado). Después de la muerte de Nelly, no vinieron más. Abel vino con su papá a darnos el pésame y me pareció extraño que nos haya pedido disculpas. Lucía Carrasco lloraba desconsolada, de una forma exagerada para el poco vínculo que tenía con Nelly”, detalló.

Finalmente, esta hermana de la víctima ofreció como pruebas una serie de capturas de pantalla en las que una mujer le confirma y ofrece detalles del vínculo que Abel Vázquez y Nelly Villar, que databa de más de 5 años, previo a su muerte. El querellante Javier Giaroli, representando a la familia de la víctima solicitó al tribunal que las copias de esas conversaciones se incorporen a la prueba, pedido que fue aceptado por la defensa y atendido por el tribunal.

Otra de las hermanas de Nelly pidió “justicia y que se sepa la verdad”. Dirigiéndose al tribunal, al final de su declaración, señaló: “Nelly quería ser alguien en la vida. Tenía un montón de sueños por cumplir y todos quedaron truncos. Les pido justicia, mi familia sufrió y sufre mucho por esto”.

Por otro lado, las partes tuvieron la posibilidad de escuchar a varios testigos que vieron a Nelly Villar, circulando con su bicicleta en las cercanías del cerro San Ceferino y el puente del Río Malargüe, además de otros testimonios que dicen haber visto pasar varias veces en esa siesta del 7 de mayo de 2013, la camioneta gris de Abel Vázquez y Lucía Carrasco. “Salí a la ruta nacional y crucé para el lado de la ciclo vía y ahí casi chocó con una Toyota gris que venía a alta velocidad. Cuando miro por el retrovisor, el conductor sacó la mano por la ventanilla y le hacía gestos enérgicos a una chica que iba en bicicleta”, señaló un testigo.

Otro de los testigos pudo dar precisiones horarias del paso de la camioneta gris, ya que se dirigía a realizar una operación bancaria cuando la vio pasar y conservó el ticket. “Fui al banco a las 15.26 y demoré 7 minutos. Vi pasar la camioneta gris, en el asiento del acompañante iba Lucía Carrasco (imputada) y manejaba otra mujer. Cuando pasó nos saludamos, pero pude notar su incomodidad en el saludo. Supe en redes sociales que estaban pidiendo por quiénes pudieran dar información y por eso estoy acá. Pero tengo miedo porque no sé cómo se maneja la justicia”, detalló.

Tras largas horas de debate en el complejo Thesaurus, todos los actores del debate fueron a recorrer determinados puntos por los que habría pasado Nelly Villar en su bicicleta el día que fue vista con vida por última vez.

Día Miércoles 9-11-21

Con otra extensa jornada de declaraciones testimoniales, avanza el juicio que intenta esclarecer las circunstancias de muerte de la joven Nélida Villar, ocurrida en mayo de 2013, en el departamento de Malargüe. El debate está a cargo del tribunal penal colegiado conformado por los jueces Néstor Ariel Murcia, Jorge Yapur Meca y Sergio González.

Los magistrados tienen la responsabilidad de valorar las pruebas con las que se juzga a un matrimonio afrontando acusaciones. Se trata de Abel Vázquez, quien llega a esta instancia acusado de homicidio agravado por el vínculo ya que, presumiblemente, sostenía una relación oculta con Villar y por mediar violencia de género; y su esposa, Lucía Carrasco, cuyo encuadre penal es el de homicidio simple u homicidio por emoción violenta, ya que una de las teorías del caso es que Carrasco habría encontrado a Vázquez y Villar manteniendo relaciones sexuales y en ese contexto podría haberse producido el ataque.

Se trata del segundo juicio que se realiza por este crimen, ya que el primero fue declarado nulo por la Suprema Corte de Justicia que, entre otros argumentos, consideró “carencia de perspectiva de género” y “errónea valoración de pruebas”. En este debate ya se leyeron las acusaciones y declararon ambos imputados, hubo una inspección ocular y se presentaron como testigos tres hermanas de “Nelly” Villar. El lunes hubo 13 horas de debate y este martes se sumaron otras 12, con más declaraciones testimoniales.

Qué había en las cercanías del cerro San Ceferino

La última vez que Nelly Villar fue vista con vida fue en la siesta del 7 de mayo de 2013, andando en bicicleta en las inmediaciones del cerro San Ceferino y el Río Malargüe. Así lo han señalado testigos que ya declararon en este juicio. Y este martes las partes y el tribunal escucharon nuevos testimonios. Entre ellos, el de una mujer que dijo haber ido a buscar a su perro perdido cerca del cerro mencionado. “Fui con mi hermano a buscar a un perro que creímos que nos habían llevado a ese lugar. Estacionamos detrás de una camioneta roja vieja y bajamos a buscar al perro; estuvimos 5 minutos y no lo encontramos.

Cuando volvimos, debajo del puente del río Malargüe, vimos una camioneta gris tipo Hilux”, dijo y luego el fiscal Pablo Peñasco le leyó una declaración anterior en la que aseguraba que ese vehículo se parecía al que conducía Abel Vázquez.

Un allegado de la imputada Lucía Carrasco prestó declaración testimonial y dijo conocer de quién era la camioneta roja estacionada en el cerro San Ceferino. “Es de la pareja de mi madre, que es tío de Lucía Carrasco, y no solemos prestarla a familiares”, aseguró. Mientras que otro hombre habló de la otra camioneta en cuestión, la de color gris. “Ingresando al puente del río veo una camioneta y a tres personas que estaban echándole agua”, señaló este testigo al que tuvieron que recordarle que en 2013 había especificado que el color de la camioneta era gris.
Entre los testimonios destacados estuvo el de una persona que halló un par de lentes que luego fue reconocido por la familia de Nélida Villar. “Como cada día 7 iba al cerro a pedirle a San Cayetano. Hallé los lentes redondos y negros en el piso, sanos y me los llevé al auto. Conocía a toda la familia Villar porque iba al negocio de ellos y también tengo amistad con los padres de Abel Vázquez. Al otro día, cuando me entero de la muerte, le entregué los lentes a la hermana y me dijo que eran de Nelly”, detalló.

Así encontraron a Nelly
El relato de un testigo que se sumó a la búsqueda de la joven la noche en la que desapareció, fue oído por el tribunal, la fiscalía, la defensa y la querella. Se trata de un hombre que relató que junto a un grupo de personas comenzaron a buscar en las inmediaciones del cerro San Ceferino, acompañados por bomberos y personal policial. “Mi hijo alumbró con un reflector y primero encontró una zapatilla. Luego, detrás de un nicho vimos el cuerpo de Nélida y el cabo que nos acompañaba nos pidió que no toquemos nada”, contó tras agregar que Nelly trabajaba para la pañalera de su familia algunas veces y que ese día no había ido a buscar las llaves del local.
Un bombero voluntario complementó aquel relato agregando que “después de solicitar que nadie tocara nada, tomamos los signos vitales con resultado negativo. El cuerpo estaba frío y rígido. La bicicleta la hallamos en unos matorrales, tirada detrás de un alambrado”, dijo.

Versiones encontradas
Dos testimonios contrapuestos tuvieron lugar en la jornada del martes en el marco de este juicio. Una mujer señaló que un joven decía saber quién mató a Nélida Villar, porque se lo había contado a su pareja. “Lamentablemente no tengo pruebas para demostrar lo que dijo, pero en ese momento dijo haber ido en bicicleta al lugar y haber visto como una mujer y un hombre tomaban del brazo a Nelly en el cerro San Ceferino”, relató. A su turno, el joven que también prestó declaración testimonial, negó aquella versión. “Nunca fui a andar en bicicleta a ese lugar, para la época, tenía la bicicleta rota. Lo recuerdo porque la tenía tirada”, dijo.

Declaró una ex pareja de Abel Vázquez
Una mujer con la que Vázquez tuvo una relación y con la que tienen una hija en común se presentó a declarar y brindó detalles de discusiones de pareja que involucraban a Nelly Villar. “Una vez le encontré un mensaje de Nélida en el que ella le decía que no le importaba que Abel tuviera una hija, que ella igual quería estar con él.

En ese momento, la chica habrá tenido 14 años”, detalló al tribunal. Esta mujer denunció a Vázquez luego de que éste la golpeara por una discusión en otro contexto. Los roces con la pareja actual de Vázquez, también fueron motivo de su declaración. “He tenido incidentes con ella, que hablaba mal de mí. Un día yo venía en bicicleta con mi hija y ella venía en una camioneta roja. Me vio y me tiró la camioneta encima. Venía en nuestra misma dirección y creímos que era Abel, pero no era él. Era lucía y maniobró de forma brusca hacia nosotras”, detalló.

Temas relacionados