Justicia: existen serias diferencias entre Buenos Aires y San Rafael

En Buenos Aires arrestan y condenan a un abusador sexual a más de 11 años de prisión, mientras en San Rafael, le ponen una pulsera magnética y le dan prisión domiciliaria.

Me llama poderosamente la atención que en la provincia de Buenos Aires, se condene a 11 años y ocho meses de prisión, al autor de un triple abuso sexual, y aquí en San Rafael, la Justicia local livianamente a un doble abusador le de el beneficio de la prisión domiciliaria con el uso de una pulsera magnética. El caso no ha trascendido al momento mediaticamente.

Pareciera que la justicia es más benévola en el interior del interior del país, ya que en diversos incidentes de tránsito a los autores, también los han beneficiado con la prisión domiciliaria. Hay algo que está fallando, y los comunes mortales debemos alzar la voz en este tipo de situaciones. Me decía un letrado amigo “es cuestión de interpretación de la Ley“. ¿La estarán interpretando mal?

Si fuera cierto que vivimos en un país Federal, las penas a quienes cometen delitos, deberían ser de similares condenas y no sucede. Pareciera que estamos ante una problemática, o falta espacio en la cárcel para dejar detenidas a ese tipo de personas, o quienes administran justicia lo estan haciendo mal. Por este tipo de situaciones la sociedad se enoja y hasta recuerdan a las madres de los jueces, que nada tienen que ver, pero la ponen en escena, en casi la mayoría de los casos que se ventilan en los tribunales locales.

Hoy concretamente tenemos un caso, en el que el condenado de doble abuso sexual, a menores, uno a su hija biológica y el restante a la hija de una nueva pareja que tenía ultimamente, fue beneficiado con la prisión domiciliaria con uso de pulsera magnética, cuando debería estar tras las rejas por varios años, tomando como base lo que sucede en la provincia de Buenos Aires, donde actúa, hasta Gendarmería Nacional para resolver este tipo de situaciones. Ni que hablar del caso de Paula Toledo, que lleva 15 años sin justicia y sus asesinos andan por la calle como si nada hubieran hecho.

*El caso porteño

Un condenado por triple abuso sexual, cayó un prófugo en pleno barrio de Palermo.El fugitivo huyó en 2015 y buscaba evadir una pena superior a los 11 años de prisión; cambiaba permanentemente de domicilio, pero fue hallado por la Gendarmería cuando trabajaba en un comercio porteño.

Condenado a 11 años y ocho meses de prisión, se había profugado en mayo de 2015. Los delitos que se le imputan revisten una gravedad extrema: triple violación contra una menor. El Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, instruyó a las fuerzas federales a profundizar su búsqueda, en tanto que se había establecido una recompensa para quien aportara información precisa. La Subsecretaría de Políticas de Seguridad e Intervención Territorial que encabeza Darío Oroquieta supervisó las tareas de inteligencia en el marco del Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (CUFRE) y obtuvo datos fundamentales para dar con el paradero del criminal.

Rubén Demetrio R. fue sentenciado por triple abuso sexual con acceso carnal contra una menor de edad. Tras su fuga en mayo de 2015, el prófugo comenzó a cambiar de domicilio de forma permanente. Luego de una exhaustiva investigación, la Gendarmería Nacional lo arrestó ayer en su lugar de trabajo: un comercio ubicado en pleno barrio de Palermo.

“Ningún delito debe quedar impune. En estos casos tan aberrantes, multiplicamos los esfuerzos porque implican un verdadero peligro para la sociedad. Gracias al esfuerzo y el profesionalismo de los efectivos, hemos puesto a este fugitivo a disposición de la Justicia”, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien dictó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.

Los hechos ocurrieron en los años 2006, 2007 y 2008. En octubre de 2011, el Tribunal Oral en lo Criminal de San Martín lo condenó a ocho años y un mes de cárcel. En una segunda instancia, la Sala III del Tribunal de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires aumentó la pena a 11 años y ocho meses.

Con una recompensa de 500 mil pesos y sus datos cargados en el “Programa Nacional de Coordinación ara la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia”, el personal de la Gendarmería Nacional -institución que comanda Gerardo Otero- acumuló las pruebas necesarias para que se libre una orden de allanamiento sobre el comercio “Palermo Deco”, ubicado sobre la calle Soler al 3500.

Allí se lo identificó cuando trabajaba en la atención al público en el local dedicado a la venta de elementos electrónicos y de bazar. Luego de notificar a las autoridades acerca de su detención, se lo trasladó hacia la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales Buenos Aires de la Gendarmería, donde permanecerá alojado hasta que disponga el Tribunal Oral que tramita la causa.

*Fuente Ministerio de Seguridad de la Nación

Comentar

comentarios

Temas relacionados