Kiciloff lleva al G20 el debate por los «buitres». Polémica por los vuelos

Kiciloff y Timerman viajaron a la cumbre en Brisbane, Australia, con la expectativa de que se acuerde un plan para detener el avance de fondos especulativos sobre deudas soberanas. El borrador de un anexo al Comunicado de Líderes alimenta la esperanza. 

El ministro de Economía, Axel Kicillof y el canciller Héctor Timerman viajaron este jueves a la cumbre de presidentes del Grupo de los 20 en Brisbane, Australia, con la esperanza de que se acuerde un plan de acción contra el embate de los fondos especulativos sobre las deudas soberanas, tras el conflicto de la Argentina con sus acreedores rebeldes.

Los funcionarios despegaron a media mañana, confirmaron fuentes oficiales a NA, y representarán al país en reemplazo de la presidenta Cristina Kirchner, quien continúa en recuperación tras haber estado internada siete días por un problema de salud.

El borrador de un anexo al Comunicado de Líderes previsto para el Summit, al que tuvo acceso esta agencia, defiende la idea de una solución contractual al tema de reestructuraciones de deuda, para que los países no se vean expuestos al accionar judicial de fondos especulativos que compran bonos a precios basura y luego exigen su pago total.

El gobierno argentino pretende una solución que se sustente en un tratado internacional, aunque ya considera como un positivo avance para la crítica situación de su deuda en default que que se mencione el tema en la cumbre como parte de una agenda futura a discutir entre los presientes del G20.

Los litigios de fondos especulativos contra los países por deudas soberanas impagas demandan de una acción colectiva que evite ese problema, dice el borrador de un anexo al Comunicado de Líderes que los presidentes del G20 podrían firmar el fin de semana en Brisbane, Australia.

Ante la resistencia de Estados Unidos a apoyar una iniciativa similar en la última cumbre de la ONU, países como la Argentina y Brasil pretenden incorporar un anexo al documento central, que no demandaría el tratamiento del problema en esta reunión, aunque esto por ahora es tema de discusión.

Ese borrador al que tuvo acceso NA propone la «emisión de nuevas acciones» para impedir que los denominados «fondos buitre» puedan poner contra las cuerdas a un país exigiendo por la vía judicial el pago total de una deuda, sin aceptar una reestructuración.  Buenos Aires, NA.

Un vuelo privado de 600 mil dólares
Ante la ausencia del Tango 01, fuera de servicio por mantenimiento, el Gobierno contrató un avión de lujo, de bandera suiza, para trasladar a la comitiva que viajó ayer a la Cumbre del G-20 en Brisbane (Australia). Según dos fuentes consultadas por Clarín, el vuelo costará unos 600 mil dólares, seis veces más de lo que saldría un Airbus de Aerolíneas Argentinas. La aeronave elegida, un Jet Falcon 7X, matrícula HB-JSS, tiene dos baños y capacidad para 13 pasajeros, según la web de la empresa Cat Aviation. Su cotización supera los 40 millones de dólares: es uno de los más caros en su tipo. 

“Hay otros aviones de similar calidad mucho más baratos en Brasil y en Chile”, se lamentó un operador aeronáutico. Y agregó: “También se podría haber llevado un Airbus de Aerolíneas por menos de 100 mil dólares”. Eso sí, en ese caso, la aeronave debería realizar al menos dos escalas. Con la nave suiza podrán ahorrarse una.

En el país no hay un avión con las características de la aeronave elegida. “El Falcon 7X del empresario Gustavo Andrés Deutsch (fallecido hace dos meses en un accidente en Nordelta), está a la venta en Estados Unidos”, confirmó un empresario que alquila aviones a empresarios y funcionarios.

Llamativamente, la comitiva viajó por la tarde en el Tango 04 hasta Rio Gallegos, donde los esperaba el avión suizo. Según publicó el sitio Opi Santa Cruz, los pasajeros no salieron de la pista y fueron trasladados en una combi hasta la escalinata del avión privado. Se pudo ver al ministro Axel Kicillof, quien viajó junto a dos colaboradores, y al canciller Héctor Timerman.

No es la primera vez que el Gobierno alquila un avión privado de lujo para reemplazar al Tango 01. En enero del año pasado Clarín reveló que Presidencia contrató, sin licitación, a la empresa inglesa Chapman Freeborn, para trasladar a la presidenta Cristina Kirchner por Asia. Gastó casi 900 mil dólares. En ese momento el avión oficial estaba en buenas condiciones, pero se optó por el alquiler por temor a un embargo.

Ahora, el Gobierno contrató un avión de lujo que tiene una autonomía de vuelo de unas 6000 millas. “Permite viajar a Australia con una sola escala en Nueva Zelanda”, explicó un piloto. El vuelo costó al menos 600 mil dólares, aunque otro operador dijo anoche a este diario que puede superar los 700 mil dólares.

En el mercado aeronáutico nadie se explicaba ayer por qué los funcionarios viajaron hasta Río Gallegos para tomar el avión suizo. Y alertaban sobre posibles irregularidades en la contratación.

“Tienen queexplicar cómo hicieron para mandar los fondos al exterior a través del Banco Central. Toda la maniobra, si se hizo en blanco, tarda quince días”, reveló anoche un empresario que fue contratado muchas veces por el Gobierno.

Una curiosidad: ayer, en la pista de Río Gallegos, se cruzaron tres aviones oficiales. Además del Tango 04 aterrizó el T-10 con una sola pasajera: la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y un Focker de la Armada que llevaba al ministro de Defensa, Agustín Rossi, y a otras veinte personas que viajaron para un acto en esa ciudad.

FUENTE: CLARIN

Temas relacionados