La Bestia y el Aurus, los autos blindados de Trump y Putín para el G20

El presidente estadounidense y su par ruso recorrerán las calles de la ciudad de Buenos Aires a bordo de dos naves de cuatro ruedas llenas de seeguridad.

La cumbre del G20 que se llevará a cabo estos días en Buenos Aires fue motivo para que Donald Trump y Vladimir Putín traigan al país los autos con los cuales se desplazan a diario.

Pero no son dos autos comunes, sino que son modelos que se parecen a un bunker, repletos de tecnología y seguridad: ‘La Bestia II’, que transportará al presidente de los Estados Unidos Donald, y ‘Aurus’, que hará lo propio con el primer mandatario de la Federación Rusa.

The Beast II, por su nombre original en inglés, es una nueva limusina blindada fabricada por la empresa Cadillac. Este modelo reemplaza a La Bestia I, que estrenó su antecesor en el cargo, Barak Obama, y con el que recorrió las calles de Buenos Aires en marzo de 2016 durante su visita oficial.

Tiene un chasis de camión de General Motors, con una carrocería cuya trompa está inspirada en el modelo CT6 V-Sport de Cadillac. El motor es de ocho cilindros y 6.5 litros de cilindrada. Mide casi seis metros de largo y pesa alrededor de nueve toneladas.

Las puertas son de 20 centímetros de espesor, piso de 13 centímetros de grosor, protección para resistir el ataque con bombas, cabina aislada para soportar atentados con armas químicas y hasta bolsas de sangre para realizarle una transfusión de emergencia al presidente. Su fabricación costo 1,5 millones de dólares.

El Aurus de Putin fue desarrollado y fabricado por el Instituto NAMI de Moscú, Rusia. El motor es una creación conjunta de NAMI y PorscheEngineering. La caja de cambios es producto de la compañía rusa KATE. La limusina rusa demandó seis años de desarrollo, durante los cuales fue conocida como Proyecto Kortez.

Su nombre es una combinación de la palabra “aurum” (‘oro’ en latín) y Rusia. Desde lo técnico, el vehículo presenta un motor V8 de 4,4 litros con un motor eléctrico de apoyo que le da 598 caballos de vapor + 60 caballos de vapor del motor eléctrico.

El blindaje es tan espeso que es capaz de soportar explosiones de bombas, disparos de tanques y hasta ataques con armas químicas. Su cabina es hermética y cuenta con una provisión de oxígeno para que sus ocupantes puedan permanecer encerrados y con vida durante varias horas.

Además, los rusos copiaron una idea del Cadillac One: la Aurus cuenta con una reserva de sangre del propio Putin, para realizarle una transfusión en caso de necesidad extrema.

El vehículo ruso tiene una apariencia similar a las limusinas de lujo británicas de la marca Rolls-Royce, mientras tanto, la Bestia parece “un Cadillac montado sobre un tanque”, tal y como lo calificó una vez el ex presidente Barak Obama.

En cuanto a las medidas de seguridad y avances tecnológicos, existen algunas dudas acerca de que Aurus sea capaz de superar a la Bestia en este aspecto, pero también esta supuesta superioridad de la limusina estadounidense tiene su precio. Según Infotechnology, la limusina de Donald Trump pesa una tonelada y media más que la de Vladímir Putin, y no tiene un motor tan potente.

La limusina del mandatario de EEUU acelera hasta los 100 km/h en 15 segundos. Por su parte, según el medio especializado ruso Voditel Peterburga, el Aurus de Putin tiene una velocidad máxima de 250 km/h y puede alcanzar los 100 km/h en tan solo siete segundos.

Fuente Iprofesional.com

Comentar

comentarios

Temas relacionados