La bodega de los Hnos. Gentile y su socio Pedro Orlandi

LOS HERMANOS GENTILE Y SU SOCIO PEDRO ORLANDI

La familia Gentile es originaria de Cúneo, en Italia, donde nació Santiago Gentile, primer hijo del matrimonio. Viendo que la situación en Europa estaba muy mala, los padres viajaron con sus niños, habían nacido otros, a instalarse en Argentina, poco después, ya ubicados en Buenos Aires, nació el pequeño Juan Bautista.

Los padres y hermanos mayores se dedicaron a trabajar en la instalación del Ferrrocarril, en Buenos Aires.

En 1903 llegó el tren a San Rafael, y Juan que ya era un joven y trabajaba también en el Ferrocarril, vino en el tren hasta San Rafael y conoció a Pascualina, hija de don Alejandro Andreoni y María Vergani, la que había nacido en Italia, antes de iniciar sus padres el viaje a Argentina.

Los jóvenes se casaron y regresaron a Buenos Aires, exactamente a Morón, donde estuvieron algún tiempo. Posteriormente regresaron a San Rafael para establecerse. El matrimonio tuvo tres hijos: Juan Alejandro, Alejandro Ernesto y Aída.

Mientras tanto, su hermano Santiago, se había ubicado en Colonia Italiana donde conoció a Santina, una de las hijas italianas de don César Tornaghi, con la cual contrajo matrimonio y tuvieron dos hijos: Juan y Julio.

Había arribado a Colonia Italiana don Pedro Orlandi, también italiano, quien había nacido en Verona y a poco de llegar se casó con Josefina, hermana de Santina, también nacida en Italia, hija de don César Tornaghi, por lo que se convirtió en cuñado de Santiago.

En el año 1915 se asociaron los dos hermanos con el cuñado de Santiago, don Pedro Orlandi, se propusieron instalar una Bodega, en la Calle El Chañaral de Las Paredes, a la que le pusieron por nombre Santa Isabel.

Eran todos muy trabajadores por lo que en poco tiempo alcanzaron gran desarrollo. Poseían mucha energía, constancia e inteligencia, lo que los llevó a destacarse como bodegueros, eran muy laboriosos. Poseían 85ha de viñedos y podían elaborar 12.000 hl de vino común de mesa, cuyo sabor era exquisito.

1920 fue un año muy malo, hubo una mala cosecha y no pudieron cumplir con los compromisos contraídos, por lo que debieron comprar a otros bodegueros, resignando la ganancia.

Para evitar la adulteración del vino, lo que se hacía en Buenos Aires, ya fuera aguándolo o con productos químicos, decidieron construir un amplio edificio en la Capital para vender el vino en forma directa al consumidor desde San Rafael, sin intermediarios, el local fue atendido por los Sres. Gentile.

Enólogo de la Bodega fue el Sr. Ugo Pilati, natural de Treviso, Italia, quien era el mejor técnico en la difícil elaboración del vino, su trabajo garantizaba el sabor de los vinos.

En la exposición de Milán de 1921, presentaron sus vinos y obtuvieron merecidas recompensas por la bondad de sus productos, lo sorprendente fue que los vinos de mesa fueron premiados con medalla de oro.

Hay que destacar también las cualidades morales de estas personas, que siempre contaron con el aprecio de sus conciudadanos.

Santiago falleció en 1926, los socios continuaron durante un tiempo, pero en el año 1946, de los socios quedaba solo don Pedro Orlandi, quien le vendió la bodega a don Francisco Mateucci.

Este contrajo enlace con Tomasa, hija de don Antonio Costanzo y construyeron su casa cerca de la Bodega, donde vivieron con su familia.

En estos momentos dicha Bodega ha sido adquirida por don Enrique Sardi, nieto de don Atilio Sardi, quien la reparó y la está trabajando.

Prof. María Elena Izuel

Comentar

comentarios

Temas relacionados