La «camporonga»

Casero contra La Cámpora y su «versión» de la historia

El capocómico estuvo en el programa de Lanata y declaró que «estamos viviendo coaccionados y miedosos, y no lo voy a permitir».

Alfredo Casero fue entrevistado en el programa Periodismo Para Todos y se refirió en duros términos a lo que el denominó “la versión de la historia” por parte de los militantes de La Cámpora. Sus aseveraciones también quisieron “aclarar” sus dichos sobre el incidente protagonizado por el legislador Juan Cabandié con personal de Gendarmería.

«Me cuentan una historia donde todos los que piensan diferente son unos hijos de puta, nazis; tanto los que apenas usamos mal una palabra, como Astiz», afirmó el actor. «La violencia profunda es lo único que se siembra sin saber», advirtió.

«Si no te gusta, es porque sos un oligarca hijo de puta, si no te gusta es que no estás con el modelo nacional y popular», juzgó al analizar la forma en la que ciertos jóvenes interpretan el presente, aclarando que «hay que hacerle entender a un pibe de veintipico de años que si fueras un revolucionario, no estarías adentro de un Gobierno, porque nunca las revoluciones funcionaron desde adentro de los gobiernos, sino es una revolución onírica».

«Me cuesta mucho explicarle a los más jóvenes, porque el discurso del militante K es ‘vos callate, no sabés nada, yo estuve en la Dictadura. Me banqué la dictadura y soy el brazo armado de Cristina y Néstor’. Si había algún soldado acá, eran los soldados de Perón. Me duele la gente que, ajena a ese momento, hoy se pone la mochila de yo luché y no pude», analizó Casero.

Según informó Infobae, al recordar un incidente vivido en la época de la Triple A, el actor aprovechó para hacer una aclaración: «algún memorioso se lo debe acordar cuando vea esto, o si alguno de 678 se lo acuerda, o si el pibe que edita sepa que no tengo mala leche». «Mucha gente desapareció y no la mandaron a matar los militares en ese momento, eran patotas que estaban antes, como la Triple A. Vamos a decir la verdad, la Triple A no eran socialistas democráticos, era una parte del peronismo que era jodidísimo».

Tras esa introducción, Casero lanzó una frase resonante: «Que se saquen la careta, digan la verdad, la gente no quería a Isabel Perón, puteaba contra su gobierno y lo único que pedía todo el mundo era que vinieran los militares; a los gritos lo pedían. Era gente de mierda, pero también víctima».

Luego, recordó el momento en que se enteró que en realidad no era hijo de Rogelio Casero, el hombre que durante gran parte de su vida así se presentaba. «Todos tuvimos historias horribles, nadie es dueño del dolor, y mi generación tiene derecho a que no se caguen en lo que han sufrido durante la dictadura militar», resumió.

Temas relacionados