La comunidad científica despidió al docente Rafael Montemayor

La noticia del fallecimiento de Rafael Montemayor, docente del Instituto Balseiro (IB) e investigador del CONICET en el Centro Atómico Bariloche (CAB), entristeció a toda la comunidad del Instituto Balseiro. Recibió dos veces el «Premio al mérito a la destacada actuación docente»

«Rafael fue para el Instituto Balseiro un gran docente, también una persona de enorme calidez y generosa entrega», expresaron las autoridades del Instituto Balseiro, que acompañan en ese doloroso momento a la familia del Dr. Montemayor. Su esposa, Ann Borsinger, es docente de Inglés en ese Instituto.

Rafael Montemayor, que falleció el pasado viernes 7 de marzo en la ciudad de San Carlos de Bariloche, había llegado a esa ciudad patagónica en 1986 para dar clases en el Balseiro (institución educativa dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo y la Comisión Nacional de Energía Atómica), y desempeñarse como investigador del CONICET en el CAB.

En la Universidad de Mendoza se había recibido de Ingeniero en Electrónica y Electricidad, y luego  realizó investigaciones en Física del estado sólido en la Universidad de Chile. Se doctoró en Física en México, recibiendo un premio por su trabajo de Tesis.

Su labor como docente del Instituto Balseiro fue siempre muy valorada por sus alumnos y recibió dos veces el «Premio al mérito a la destacada actuación docente» otorgada por la Fundación José A. Balseiro.

Dirigió numerosas Tesis de Maestría y Doctorado en los campos vinculados a sus trabajos científicos en el grupo que dirigió en el CAB, el grupo de «Teoría de Partículas»; entre ellos: la física de partículas, la relatividad general, las astropartículas y la teoría de campos.

«Era un docente metódico, responsable y exigente, pero al mismo tiempo muy cercano y cálido», expresó su colega César D. Fosco, que fue alumno del Dr. Rafael Montemayor en la materia «Teoría de Campos I», en 1987. «Con el tiempo, fui también su colaborador y amigo, con quien compartí largas charlas de física, de cine, de literatura, de política. Era además un apasionado de la astronomía, tema del que nos contagiaba su entusiasmo», dijo Fosco. Incluso, Montemayor dirigió un taller de fabricación de lentes de telescopios para alumnos interesados por la exploración espacial en el Instituto Balseiro.

Asimismo, Fosco agregó que el Dr. Rafael Montemayor trabajó como investigador y docente aún durante períodos muy difíciles de su enfermedad, manteniendo siempre la dedicación, el buen humor y los modales de caballero. Y concluyó: «Se nos ha ido Rafael, maestro, colega y amigo. Lo recordaremos siempre».

Temas relacionados