La feria judicial le da tiempo el Gobierno para poder tomar deuda

Este jueves le anunciaron a la Corte que no alcanzaron una salida política y se retomó el trámite judicial. Gracias al cuarto intermedio, el Ejecutivo ganó el tiempo suficiente para aprovechar el receso de invierno.

Después del fracaso de las negociaciones entre el Gobierno provincial y la Unión Cívica Radical en el cuarto intermedio que fijó la Justicia, el Ejecutivo dispone de poco más de un mes para poder tomar deuda antes que la Corte se exprese respecto a la medida cautelar que -en caso de favorecer a la oposición- le impediría tomar la deuda autorizada tras las modificaciones a la Ley de Contabilidad.

Es que después de la última reunión entre las partes realizada este jueves en la Corte, comenzó a correr el plazo de 15 días hábiles que tiene el máximo tribunal para referirse al primer punto solicitado por la UCR, que se dicte una medida cautelar que deje en “stand by” los cambios a la norma, los cuales permiten tomar deuda hasta que se defina el fondo de la demanda.

Por eso, y aunque hay altas posibilidades que se rechace el recurso, el Gobierno no se arriesgaría a un posible mal rato y apuraría la posibilidad de tomar deuda durante el mes de julio, aprovechando así la feria judicial.

Aunque puede emitir un fallo respecto a la cautelar antes del inicio de la feria fijado para el 10 de julio, la Suprema Corte se tomaría todo el tiempo disponible, porque es un tema que para el mismo tribunal es netamente político y sobre el cual quiere evitar pronunciarse. Como el plazo considera días hábiles y en el medio está el receso, no decidiría hasta agosto, fecha en la cual el Gobierno provincial ya podría tener financiamiento. Además, fuentes de la misma justicia aclaran que por tratarse de la más alta magistratura “en muchas ocasiones los plazos son más flexibles y se manejan de manera diferente”, por lo que la sala compuesta por Alejandro Pérez Hualde, Jorge Nanclares y Carlos Böhm, no tendría una fecha específica para indicar si acepta o rechaza la cautelar.

Aunque desde Hacienda evitan referirse al tema, para no seguir el enfrentamiento con el radicalismo, recalcan en todo momento que las modificaciones que posibilitaron la reconducción presupuestaria “son partes de una ley vigente”, lo que les permite tomar deuda hasta por 1.200 millones, a menos que la justicia diga algo diferente, lo que no sucedería por lo menos hasta agosto.

Este jueves, una vez finalizado el encuentro entre las partes en la sala de acuerdos de la Suprema Corte, se volvió a insistir en que las partes están dispuestas a negociar, pero siguieron las declaraciones cruzadas. En la oposición no descartan que mientras se defina la medida cautelar el Gobierno avance con el presupuesto, lo que dejaron claro en una carta donde aseguran que -para ellos- tomar deuda es un acto “ilegal”.

Sin embargo, la visión del oficialismo es totalmente opuesta y la opción de avanzar con la deuda no se descarta en el corto plazo, independiente de otras opciones con las que contaría, como es el descubierto del Banco Nación, una opción para la cual no necesitaría del aval legislativo.

Fuente El Sol

Temas relacionados