La gente se defiende como puede

Es que, sin ánimo de categorizar tanto hay distintas maneras que amenazan con dejarlos excluidos.

A diario muchos de ellos caen a esa franja social. Y justamente de eso escapa la gente. De quedar excluida. Hoy más que nunca, la exclusión los asecha detrás de distintos disfraces. Hay muchos ejemplos al respecto.

Así es que, en nombre de la seguridad, jóvenes argentinos de rasgos marcados (portadores de caras) son interceptados y demorados por cuanto agente de la ley ande por las calles. Estos jóvenes vivirán sus vidas con el estigma de los rasgos heredados.

Ni hablar cuando se protegen del calor agobiante para refrescarse en algún canal de riego (vieja tradición mendocina) y son llevados presos y multados con cifras monetarias inalcanzables para ellos. Y muchos de nosotros, alcanzados por el horror del odio generado por las cadenas mediáticas exaltadora de una xenofobia tal, que nos hace creer y asentir estas metodologías como si este fuera el único camino.

Se convalidan todas las formas de actuación en contra de estos “negros de m……” olvidando que muchos de nosotros y desde nuestra niñez, disfrutábamos de los canales y las acequias para bañarnos. No había mayor felicidad que apaleara el calor de las tardes de verano… Y es la gente que se defiende como puede.

Es esa misma gente que aún esperan la promesa de la prioridad y la opción por los más pobres y ya desesperanzados observan que no fue otra cosa que una GRAN MENTIRA. Solo un discurso dirigido con saña a la sensibilidad y esperanza de los más vulnerables prometiéndoles que dejarían de ser pobres.

Una publicación gráfica del medio, resaltaba en ediciones anteriores que se ha generado un nuevo modo en redes de WhatsApp para evitar “controles” policiales. Seguramente mucha gente no está en condiciones de circular. Pero la mayoría si lo está. No obstante siente miedo.

Es que lejos de ser controles que contribuyan a generar una cultura de tránsito, solo parecen estar abocados a una situación recaudatoria. Algunos olvidos, como por ejemplo encender las luces bajas de circulación puede acarrear una multa de más de 4.000 pesos.

Una locura para cualquier conductor de base humilde que solo tuvo un olvido. La estrategia policial que elige lugares a veces camuflados para este control, hace que surja este artilugio de la gente; se avisan por red adonde están esos controles. La lógica es clara, la gente se defiende y lucha para no quedar excluida. ¿De qué tipo de exclusión se trata?

En esta ocasión de defender su medio de transporte que lo lleve a su trabajo o a los hijos a la escuela. De no tener que pagar una multa que le desestabilice el magro presupuesto familiar del mes. De seguir intentando vivir una vida sin un sobresalto sin que lo deje fuera del sistema en cualquier momento. Si al menos se desarrollaran políticas públicas de transporte que cubran estas necesidades. Pero como siempre, las políticas de transporte publico parecen estar concentradas sólo para el gran Mendoza.

Y así les va a los pobres mendocinos con el Mendotran. San Rafael tiene un transporte publico mediocre. Más vale una bici, una moto, o el autito comprado con mucho sacrificio que no siempre reúne las condiciones para circular tranquilo.

Esto es lo que hay que ver antes de salir a recaudar con multas a la gente que más ajustada está. Si no hay políticas provinciales para generar una cultura de tránsito vehicular, habrá gente que se defiende como pueda.

Siempre se cae al mismo lugar; intentar que la cultura suceda sin una estructura educativa planeada estratégicamente. Es necesario entender que si no se atiende y entiende a la educación con políticas de largo plazo no habrá un país viable.

Por eso y haciendo eco de una paradoja usada por el Sr Presidente que intenta explicar su fracaso económico de su gestión con la excusa de que “NO HAY OTRO CAMINO”, eso mismo debe decirse de la educación, pero esta vez con la seguridad absoluta de que SI, es el único camino que salva a los pueblos de ser condenados al fracaso, y no las políticas del garrote usado sobre los más débiles. ¡Porque si no LA GENTE SE DEFIENDE COMO PUEDE!!!

Por  Roberto Battiston

Comentar

comentarios

Temas relacionados