La industria del vino de pie contra la TOLERANCIA CERO

El Senado emitió dictamen favorable al proyecto de ley del Poder Ejecutivo que prevé «tolerancia cero de alcohol al conducir” para los particulares en rutas nacionales, tras una exposición del ministro Florencio Randazzo. «Hay una relación entre alcohol y siniestros viales»

Ante el plenario de comisiones de Infraestructura, Vivienda y Transporte, Justicia y Asuntos Penales y Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, apuntó que el objetivo es que «el que toma alcohol, por poco que sea, no pueda manejar».

Randazzo asistió a la exposición acompañado por familiares de víctimas fatales de siniestros viales, que en Argentina «ocupan el tercer lugar en motivos de ingreso por guardia en hospitales, y el 23 por ciento de los pacientes ingresados por esa causa se vinculan directamente con el consumo de alcohol».

«Cuando analizamos los resultados de los controles de alcoholemia realizados por Seguridad Vial, el 7 por ciento de los conductores superaba el límite de alcohol permitido, pero hubo un 11 por ciento más que dio entre 0,1 y 0,5 que, sin duda, estaban bajo los efectos del alcohol y no fueron sancionados», argumentó.

Randazzo explicó que el proyecto apunta «especialmente a proteger a los más jóvenes, porque está demostrado que son los que protagonizan los accidentes viales más graves».

«Según los casos de alcoholemia positiva detectados durante 2013, el 80 por ciento tenía entre 18 y 44 años y apenas el 20 por ciento fueron mayores de 45 años», ejemplificó.

Respecto al dato de control de alcoholemias positivas por tipo de vehículo, Randazzo aportó que «el 78 por ciento se dio en automóviles, el 15 por ciento en motocicletas, el 4 en pick up y apenas un 1 en ómnibus y otro 1 en camiones».

«La notable diferencia de alcoholemias positivas entre las categorías profesionales y particulares muestra que cuando existe prohibición total en la ingesta, los niveles de cumplimiento también son más altos», planteó.

El ministro precisó que la idea es que rija sobre las rutas nacionales y que los municipios y las provincias adhieran.

Randazzo mencionó que «el exceso de velocidad, el alcohol en sangre, el no uso de cinturón de seguridad, el uso de elementos de distracción mientras se maneja y el no uso de casco son las cinco causas por las que se produce el 90 por ciento de los accidentes de tránsito».

Otros cambios que introduce la nueva normativa son los controles de velocidad promedio sobre un tramo de la ruta, la regulación de cuatriciclos y las edades mínimas para conducir, 21 años para las clases de licencias c, d y e (profesionales de carga o transporte de pasajeros); 17 años para lo que se conoce como particular de autos y 16 años para ciclomotores sin pasajeros.

“Con esta modificación a la Ley de Tránsito reduciendo de 0,5 a 0 la tolerancia en la alcoholemia, queremos que el que toma alcohol no pueda manejar”, enfatizó.

Sergio Levín, papá de Lucas, uno de los nueve estudiantes del colegio Ecos que fallecieron en 2006 junto a otros tres adultos cuando el micro en el que viajaban fue embestido por un camión en la ruta 11, dijo a Télam que están «muy a favor de este proyecto, es una medida indispensable».

Levín, que junto a otros familiares y compañeros de las víctimas de ese choque fundó la asociación «Conduciendo a Conciencia» para promover campañas de prevención y concientización vial, señaló que «el alcohol cero ya mismo debería implementarse en las rutas nacionales y todos los gobiernos provinciales y municipales que quieran cuidar a sus ciudadanos deberían adherirse a la medida».

«En el accidente de nuestros hijos el conductor del camión estaba alcoholizado y como tenía carnet profesional no debería haber ingerido alcohol antes de manejar», añadió.

«Muchos dicen que habría que estar atentos a quienes manejan con más de 0.5 de alcohol en sangre, pero para llegar a 0.5 primero tienen que haber bebido, por eso tiene que haber tolerancia cero, para evitar que la gente especule sobre cuanto puede beber antes de subirse al auto», completó.

El Presidente del INV no adhirió a la Tolerancia Cero de alcohol

 El presidente del INV, CPN Guillermo García, que participó de un plenario en el Senado de la Nación para introducir modificaciones a la Ley de Tránsito, por el contrario, propuso adoptar las tendencias de los países que han logrado disminuir la cantidad de accidentes de tránsito como la tolerancia cero para conductores novatos y profesionales. Otra propuesta es la incorporación de sensores en los vehículos para que no arranquen en el caso de que el conductor haya consumido alcohol en exceso.

Al respecto, el contador García manifestó que “estuvimos defendiendo la posición de la vitivinicultura junto con la COVIAR, Bodegas de Argentina y el Fondo Vitivinícola de Mendoza. La verdad que es un tema muy difícil de sentar en este plenario de comisiones de Hacienda y Presupuesto, de Justicia y Asuntos Penales; y de Infraestructura, Vivienda y Transporte. Lo cierto es que estaban presentes las asociaciones civiles que luchan por la vida y que todas están impulsando la tolerancia cero y que este proyecto de ley del Gobierno Nacional fue defendido por el ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, lo cual implica una posición muy difícil para la industria vitivinícola porque nosotros cumplimos un doble rol. En mi caso, como funcionario nacional, absolutamente de acuerdo con todas las medidas que permitan avanzar en mejorar los controles y las penas para la siniestralidad vial. Pero como parte de la industria vitivinícola, no queremos que se alteren los valores de tolerancia cero para profesionales, 0,2 g/l para motociclistas y 0,5 g/l para particulares. Estamos de acuerdo en mantener esos valores, pero la mayoría de los senadores se inclinan por la tolerancia cero. Entonces dejamos nuestras propuestas, que serán consideradas por el Ministro y por los senadores, que obligatoriamente se incorporen sensores en los camiones y transporte de pasajeros, obligatorios a partir del 2015 ó 2016”.

Más allá de lo acontecido, continuó afirmando que “vamos a seguir defendiendo el consumo responsable y da la sensación que esto va a ser ley en la Argentina. Luego las jurisdicciones van a seguir avanzando como lo hicieron Córdoba y Salta. Lamentablemente para la industria vitivinícola será una pérdida de litros de venta. Con esto venimos insistiendo desde el 2009, pero la siniestralidad ha seguido avanzando y para nosotros el daño será inmediato. Sumamos otro problema  a los que está afrontando la vitivinicultura. En esto es muy difícil plantear una alternativa que no sea la que nosotros estamos proponiendo, ya que los sensores evitan el azar y actúan sobre el problema. Lo otro es dejarlo en manos del control que puede ser más o menos eficiente. Pero lo cierto es que en el mundo se está avanzando en este sentido y han tenido una reducción de la siniestralidad.”

El Presidente del INV, tal como lo ha manifestado en reiteradas oportunidades, propone la instalación de sensores en los vehículos que eviten el encendido en el caso de consumo excesivo de alcohol. El motor no se puede encender si la persona ha consumido y esto se puede hacer a través de un programa progresivo, empezando por aquellos que por las normas legales vigentes ya tienen cero gramos por litro alcohol en sangre como es el caso del transporte público de pasajero o los transportes de cargas hasta llegar a los vehículos particulares en dos o tres años. Lo que garantiza el sensor es que los vehículos no se encienden si no hay un consumo responsable de alcohol. Con esta propuesta no se modifican los límites vigentes de cero g/l para el transporte público y de cargas y de 0,5 g/l para particulares.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=d7wZx3XFRNk[/youtube]

 

Temas relacionados