La moda que viene: «senos para las vacaciones»

Es una técnica que está en etapa de prueba en Estados Unidos; el efecto duraría sólo tres semanas.

El cirujano plástico Norman Rowe, que tiene su consultorio en Manhattan, inventó «Instabreast» («insta-seno»), una solución salina que se inyecta en los pechos para que parezcan más grandes de los que son durante 24 horas. El producto fue un éxito. Por eso, ahora redobla la apuesta y está preparando el terreno para un nuevo método que va a prolongar ese efecto por hasta tres semanas.

En Estados Unidos lo consideran como un «test drive», la posibilidad de probar el producto antes de comprarlo. En este caso, el auto serían los implantes mamarios, y la prueba, este nuevo método.

«Veinticuatro horas es genial. Pero siguen siendo sólo 24 horas», dijo Rowe al canal estadounidense ABC, y contó que dos de sus pacientes que se inyectaron la solución salina le pidieron volver a vivir esa experiencia porque un solo día no les había alcanzado para decidirse si se querían operar.

Rowe dijo que este nuevo método no sólo servirá para probar cómo se siente tener pechos más grandes, sino también pueden ser una buena solución para aumentar los senos para ocasiones especiales, como casamientos o vacaciones.

«Podés usar imágenes en 3D y poner implantes en los corpiño, pero es otra cosa ver cómo se siente el peso y cómo será como vivir con los nuevos pechos», afirmó el médico.

Rowe, que prevé que lanzará su productor en dos años, no quiere revelar de qué está compuesto químico le agregará a la solución salina para que dure hasta tres semanas, pero dijo que es algo que ya se utiliza ampliamente en la comunidad médica para otros fines. El cirujano también mantiene el misterio sobre el precio, aunque adelantó que será menor al del «insta-bra», que actualmente cuesta 2500 dólares.

«La solución podría ser utilizado para otras cosas además de los senos. Los hombres podrían querer usarlo para los pectorales o los implantes de pantorrilla», dijo.

Temas relacionados