La muerte de Perón en San Rafael

*Una historia de Osvaldo Barroso. «El 1 de julio de 1974 en LV4 la hoy «La Radio de Todos» informaba alrededor de las 11 de la mañana que el entonces presidente de la Nación Juan Domingo Perón se hallaba gravemente enfermo.

Vivíamos momentos con dificultades constitucionales como consecuencia del endurecimiento de los grupos antagónicos dentro del peronismo, circunstancias que era aprovechadas por la oposición que en lugar de ayudar a gobernar incitaba cada día mas a crear el caos en la sociedad argentina.

En la redacción del diario La Voz del Sur, ubicado en un antiguo edificio hoy desaparecido de avenida Mitre y Bernardo de Irigoyen, todo era ajetreo porque se temía lo peor con respecto al estado físico de Perón y se podía vislumbrar un fatal desenlace. El director del diario Nelson Altamirano, un periodista cordobés de mucha experiencia, nos reunió en su despacho para darnos sus directivas ya que quería que estuviéramos preparados en caso del fallecimiento del presidente de la Nación y había que ofrecer una amplia cobertura al hecho.

Allí estábamos el jefe de redacción don Alfredo Nomi, Alberto Roldan, Chiche Illia, Oscar Guinsburg, el gordo Canabal, Alfredo Martedí, y el fotógrafo, no recuerdo bien cual, si el Tano Capello o el Pajarito Pereto y yo.

Altamirano tenía una visión muy particular de la situación que estábamos viviendo y nos recomendó prudencia. Había que cubrir en la calle el pensamiento de la gente, recorrer la sede de los partidos políticos (por esos años todos los locales partidarios estaban abiertos a la gente y no como ahora que solo permanecen sin sus puertas entornadas únicamente cuando se aproximan las elecciones, salvo el Ateneo Arturo Illia).

Cerca del mediodía instalamos las pizarras frente a la avenida Mitre, donde Altamirano y Nomi se encargaban de ir escribiendo las noticias proporcionadas por la teletipo de TELAM y por el capteo de alguna radio con alcance nacional.

En un momento dado le digo a Altamirano si no era conveniente que me acercara hasta el diario La Capital ubicado a solo dos cuadras de allí (Bernardo de Irigoyen y Francia) para pedirle a don Mario Morales su director nos prestara tipografía para titulo catástrofe y así fue como minutos después don Mario, como lo hacía siempre me dijo «pasa y busca en los burros». Los burros en la jerga gráfica era donde se guardaba todo tipo de tipografía y allí encontré con doblete de madera lo que buscaba: una tipografía que iba a cubrir mas de media página de nuestro diario: feliz como niño con un juguete nuevo volví con una TIPOGRAFIA REPRESENTADA POR UNA M, UNA U, UNA R, UNA I Y UNA O. Y OTRAS APENAS UN POQUITO MAS GRANDE: Una P, UN E, UNA R, UNA O, Y UNA N: ERA EL TÍTULO DEL DIA: «MURIÓ PERÓN».

*por Osvaldo Barroso

Temas relacionados