La “pata mendocina” de un gran escándalo petrolero

chubutLa autodenuncia de British Petroleum por el supuesto pago de sobornos para contratos petroleros involucra a empresarios locales. Un informe de la UNCuyo en la misma operación quedó cuestionado.

Una investigación del máximo organismo de control de operaciones bursátiles en los Estados Unidos por el supuesto pago de sobornos en contratos petroleros y fusión de empresas en la Argentina, arroja derivaciones mendocinas que involucran a empresarios locales en una llamativa triangulación de áreas petroleras en la Patagonia, y a la Universidad Nacional de Cuyo en una certificación de reservas de hidrocarburos sobre la que se han planteado dudas, porque en base a su informe se habría permitido a la petrolera Pan American Energy mejorar su posición en la negociación de un contrato que ahora es investigado por una agencia del Gobierno de los Estados Unidos. La operación con las áreas petroleras, ubicadas en la cuenca del Golfo San Jorge en la provincia del Chubut, fue “autodenunciada” por la empresa British Petroleum -accionista de la petrolera Pan American Energy- a fines del año pasado, como parte de aquel presunto circuito de pago de coimas para acceder a la prórroga del contrato de explotación de hidrocarburos en Cerro Dragón, uno de los yacimientos más ricos y productivos del país. El caso es ahora investigado también en la Argentina en media docena de causas penales derivadas de la presentación de la empresa británica. En esos expedientes confluyen desde dirigentes de la oposición, del gobierno nacional, y también ex funcionarios de la provincia del Chubut. Todos piden que se investigue.
La presentación de los británicos de British Petroleum fue hecha ante la “Securities And Exchange Commission”, una agencia del gobierno federal de los Estados Unidos que regula, controla y hace cumplir las leyes en todo lo que refiere a los mercados de valores y operaciones bursátiles. Sometida a regulaciones del Congreso norteamericano, la SEC (como se la conoce), vigila el patrimonio de los inversionistas y obliga a las empresas a una serie de comportamientos muy estrictos. Para ajustarse a las estrictas normas de la SEC y evitar mayores sanciones y causas penales en Estados Unidos, es que la petrolera británica British Petroleum se “autodenunció” por el supuesto pago de sobornos, con el presunto fin de obtener el contrato petrolero que PAE firmó en la provincia del Chubut en 2007 tras un largo y controvertido proceso. Lo mismo hizo años atrás la firma Skanska, desatando un escándalo de proporciones cuyo juicio se demora en el juzgado de Norberto Oyarbide. Esta información contextual es conocida y fue publicada el 29 de marzo por el periodista Marcelo Bonelli en el diario Clarín. La serie de datos operó como una bomba en la política y en el mercado petrolero, porque afecta a dirigentes del peronismo que fueron socios políticos y que hoy están enfrentados, y a tres de las empresas del rubro petrolero más importantes del mundo: British Petroleum y la china CNOOC y la argentina Pan American Energy.
En la presentación de BP, según información publicada por Bonelli pero confirmada en fuentes oficiales de la provincia del Chubut, habría menciones de funcionarios y ex funcionarios nacionales y provinciales, y alusiones a operaciones “laterales” a este contrato petrolero que involucran a un consorcio que presidió José Luis Manzano, como parte de un grupo de empresas que luego pasaron a formar parte de Andes Energía PLC, la firma petrolera del grupo que Manzano integra junto a Daniel Vila. Además, un informe de la UNCuyo certificando las reservas del área quedó en medio de esta polémica que ha resucitado después de siete años. Ese informe les permitió sostener a funcionarios de entonces que el yacimiento Cerro Dragón estaba poco menos que cerca del agotamiento, lo que habría mejorado condiciones de negociación de PAE. Este documento forma parte de un complejo expediente que pasó la prueba ácida en la justicia provincial de Chubut pero tendría defectos de origen, al punto que senadores radicales patagónicos dudan de su autenticidad y pedirán que sea compulsado. Así lo confirmó a MDZ Online el senador nacional (UCR-Chubut) Mario Cimadevilla. El informe consta de unas 50 páginas, pero sólo en seis planillas figura la firma del decano de la Facultad de Ingeniería en abril de 2007, el ingeniero Eduardo Manfredi, quien se jubiló poco después. “La verdad es que el informe no está firmado por nadie. Hay algunas firmas de Manfredi en algunas fojas, y otras de un tal Valdez Rojas. Pero la rúbrica de las conclusiones no está” dijo el legislador.

Las dudas respecto del informe de la Universidad Nacional de Cuyo adjuntados al expediente aparecieron porque parte del informe técnico lo rubricó un ingeniero que no habría trabajado para la universidad, de acuerdo a fuentes de la Facultad de Ingeniería. Se trata de un profesional muy conocido en el ambiente petrolero y en la formación académica de ingenieros, Jorge Valdez Rojas; uno de los más consultados por los medios cuando Miguel Galuccio se hizo cargo de YPF, porque el CEO de la petrolera estatal fue su alumno. “Ese informe fue elaborado –además- con datos de PAE, y lo vamos a compulsar” dijo Cimadevilla, un radical chubutense que lleva ocho años denunciando este contrato aunque con poca suerte. El legislador, que representa a la oposición en el Consejo de la Magistratura de la Nación, planteó dudas sobre el informe elaborado –o al menos avalado- por la casa de altos estudios de Mendoza, en un contrato que –entiende- debería ser nulo. Por eso, le ha pedido a la senadora Laura Montero que requiera a la UNCuyo “toda la documentación obrante sobre la certificación de las reservas de Cerro Dragón” dijo el senador.

El ingeniero Eduardo Manfredi, el ex decano de la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo cuando se firmó la certificación de reservas de Cerro Dragón y cuya firma aparece en el expediente, fue impreciso ante la consulta. “Le pido disculpas, pero en verdad no recuerdo bien si hicimos esa certificación. Yo estoy jubilado hace varios años y desvinculado de la actividad” dijo. No recordó si el ingeniero Jorge Valdez Rojas había participado o no de aquel trámite, indispensable para fijar el precio del yacimiento. “Había un grupo de ingenieros que hacía ese trabajo, pero sinceramente no lo recuerdo” se excusó. Más complejo fue el chequeo de la autenticidad y de la calidad técnica de aquel informe con la propia Universidad de Cuyo. Entre lunes y martes, distintos voceros de la Facultad de Ingeniería dijeron que el ingeniero Jorge Valdez Rojas, el firmante de los anexos técnicos, jamás había hecho trabajos para la Facultad. Ya con copias de la documentación en la mano y tres preguntas por escrito, el vicedecano de la facultad que está a cargo de esa unidad académica, el ingeniero Daniel Fernández, no ha enviado respuestas sobre la validez, las condiciones, las personas que hicieron el estudio y los fundamentos técnicos de aquel; a pesar de la insistencia del medio. Como sea, es de esperar que en el curso de las próximas horas o ante el requerimiento de los senadores nacionales de la UCR, la Facultad emita algún informe oficial.

 Cristina, De Vido y Das Neves. Antes socios, hoy enfrentados


El informe de la UNCuyo certificando las reservas de Cerro Dragón fue firmado el 24 de abril de 2007 y tres días después, la provincia del Chubut firmó la prórroga del contrato petrolero de Pan American Energy hasta el año 2047, una operación que el principal accionista de PAE cuestionó ante la SEC sembrando la sospecha de sobornos, algo que los funcionarios que intervinieron niegan de plano. El principal afectado es el ex gobernador Mario Das Neves, tal vez en plano de igualdad con el ministro de Planificación Federal Julio De Vido. Das Neves llevó una pelea a brazo partido en su provincia por el contrato con PAE, enfrentando denuncias penales de la oposición que fueron resueltas por la justicia chubutense, cuando la corte provincial dictaminó que los denunciantes no eran personas afectadas por aquella operación petrolera, la más grande del país en términos de renegociación de contratos y pionera en la materia tras la sanción de la Ley Corta, que les dio a las provincias la propiedad de los yacimientos.

Cerro Dragón es el yacimiento más importante del país y produce el 17% del petróleo nacional

Das Neves milita hoy en el Frente Renovador de Sergio Massa y defiende la transparencia de aquel contrato. Dijo a medios locales que lo que hay en el fondo es una operación política para perjudicarle. El ex gobernador viene de ganarle las elecciones por paliza al FPV aliado al peronismo local, al punto que dejó afuera del Congreso de la Nación al ex ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar. Paradojas del destino: Yauhar fue el funcionario chubutense que llevó adelante las tácticas de guerra para sacar a flote el contrato con PAE y aún hoy lo defiende. Entonces, era el ministro jefe de gabinete de Das Neves, quien hoy es una de las figuras de peso de la oposición. Y hoy es asesor de Julio De Vido.
El ex gobernador chubutense es el amplio preferido en las encuestas para las elecciones del año próximo aun por encima del gobernador Martín Buzzi, y cree que la denuncia de probables sobornos “es una cuestión entre privados” y que el “aire” que ha logrado darle la oposición es político electoral. Hay que decir que medios del oficialismo como la agencia estatal Télam, el diario Tiempo Argentino y una cantidad importante de diarios, blogs políticos y páginas K se esmeraron en embarrar a Das Neves y despegar a De Vido. Por eso, el ahora diputado nacional del FR se presentó ante el Procurador General de Chubut Jorge Miquelarena pidiendo que se investigue la autodenuncia de Bristish Petroleum y que se cite a declarar a Yauhar, al gobernador Buzzi que en aquella época era ministro de la producción provincial, al intendente de Comodoro Rivadavia y ex titular de Petrominera, una Sociedad del Estado que concede los contratos, Néstor Di Pierro, y a 23 ex legisladores provinciales que votaron a favor de aquel acuerdo cuando hubo que darle aprobación legislativa. Muchos de aquellos hoy son funcionarios provinciales. Tanto, que el propio procurador era Fiscal de Estado y avaló el contrato con PAE, por lo que ya se ha excusado en una denuncia que presentó el gobierno de Chubut, acompañada de recortes periodísticos, en la que pide que se investigue todo lo ocurrido alrededor de la denuncia de BP.

LA OTRA PATA MENDOCINA

Mientras funcionarios y dirigentes intercambian todo tipo de acusaciones, se conoció otra “pata mendocina” de esta historia, por demás interesante, y que implica el pago de 47 millones de dólares por parte de PAE a un consorcio encabezado por Daniel Vila y José Luis Manzano en sociedad con el empresario chubutense Jorge Aidar Bestene, a cambio de un grupo de áreas petroleras en las que no había petróleo suficiente de valor comercial. “Esas áreas tienen una historia larga. Pertenecieron a la empresa de exploración Barranca Sur, antes a Río al Sur SA, y después hubo un enjuague entre privados… Pasaron a empresas de Vila y Manzano, que por 47 millones de dólares se las vendieron a Pan American Energy. La gente de PAE hizo un solo pozo en el que puso u$s 3,0 millones y después las devolvieron a la provincia porque no había nada. Es muy raro que PAE, que certifica áreas con las mejores consultoras, haya pagado tanta plata por un yacimiento muerto. ¿Cómo hacés para sacarle tanta plata a esta gente? Si hubo pago de sobornos, algo que se debe investigar, hay que seguir la ruta de esta operación” dijo a MDZ una calificada fuente del gobierno chubutense que conoce a la perfección el mundo del petróleo. La misma fuente confirmó que este “pase de manos” de áreas petroleras es una de las operaciones denunciadas por Bristish Petroleum ante la SEC.

Con detalles técnicos, esta operación fue contada días atrás por el Diario de Madryn, una publicación local de Puerto Madryn, en la provincia del Chubut. “El 28 de diciembre de 2006 fueron concesionadas mediante Decreto Número 1694 varias áreas petroleras al consorcio conformado por las firmas Cliveden Petróleo Argentina s.a., que integraban Investment S.A. y Kilwer s.a., y que comprendían las áreas de la Cuenca Golfo San Jorge, denominadas Río Senguer, Paso Moreno, Buen Pasto, Sierra Cuadrada, Nueva Lubecka, Río Guenguel Norte y CCA-Paso de Indios” dice el medio, explicitando las sospechas sobre la ruta probable de los supuestos sobornos, si es que los hubo. “Todo este caminito terminó en el año 2009” ratificó la fuente gubernamental a MDZ, en esta operación que definió como “enjuague” y por la que hay en la justicia una denuncia penal contra un ex secretario de hidrocarburos por “resoluciones mellizas” que beneficiaron a los empresarios mendocinos en unos 7 millones de pesos. Fueron “compensados” en un canon que debían pagar, a cambio de inversiones en aquellas áreas marginales. Esas resoluciones no fueron publicadas en el Boletín Oficial de Chubut. Con su mismo número, aparecían otras resoluciones con otros asuntos. Como fuere, el ex secretario de Hidrocarburos Luis Tarrío está imputado y la fiscal de Rawson tiene plazo hasta el 24 de este mes para decidir si sigue o no con la causa. El fondo de la acusación, más allá de que las resoluciones no salieron en el BO y a cambio hubo otras con el mismo número, es que el funcionario se habría excedido en tomar facultades que corresponden a la Legislatura. De todos modos, el consorcio liderado por Manzano vendió las áreas poco después en 47 millones de dólares a PAE.

La triangulación de áreas no es la única operación autodenunciada por Bristish Petroleum. También lo está la venta de parte de las acciones de Pan American Energy a la empresa estatal china CNOOC, un gigante mundial del negocio, en tres mil millones de dólares. En este punto vuelve a ser importante aquella certificación de reservas de la UNCuyo. PAE es la concesionaria de Cerro Dragón, que produce más de cien millones de pesos al mes en regalías petroleras y ganancias por unos 10.000 millones de pesos al año que se lleva la empresa. Al dólar de hoy, PAE lleva ganados más de 8.000 millones de dólares en estos años. Con estos números, las certificaciones de reservas que se hicieron “a la baja” caen en cuestionamientos por su propio peso. Poco después del acuerdo con Chubut por Cerro Dragón, PAE –que pertenece en un 60 % a Bristish Petroleum y en un 40 % a la argentina Bridas, de Carlos y Alejandro Bulgheroni, le vendió la mitad de sus acciones a la empresa China National Offshore Oil Company (CNOOC) por 3.000 millones de dólares. Y BP también denunció a la SEC que la argentina PAE –su subsidiaria- habría pagado algún tipo de sobornos por esta operación.

Los intentos por requerir la opinión de las empresas involucradas en esta historia duraron varios días y fueron vanos, más allá de una solicitada que publicó PAE en todo el país la semana pasaba, negando cualquier irregularidad o acto de corrupción alrededor del yacimiento de Cerro Dragón. Sí hablan las voces de la política, con correlato judicial. Das Neves se ha defendido en cuanto micrófono le pusieron por delante e hizo una presentación judicial. El gobierno de Chubut, encabezado por Martín Buzzi, hoy un enemigo político de Das Neves, hizo lo propio y amenazó con quitarle el yacimiento a PAE para concederlo a YPF. Los radicales encabezados por el senador Cimadevilla también hicieron una presentación penal en Chubut y pidieron la apertura de una investigación. Y hay además dos causas federales. Julio De Vido presentó un escrito deslindado responsabilidades y “autodenunciándose”, causa que cayera en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral. Y finalmente, la diputada nacional de UNEN Elisa Carrió presentó una denuncia penal contra De Vido y Das Neves por asociación ilícita y cohecho. Es probable que las denuncias provinciales por un lado y las federales por el otro terminen unidas. Esto recién empieza, y los casos derivados de la investigación de la SEC (que ya habría tomado todas las declaraciones que necesitaba, según funcionarios chubutenses) van a atravesar todo el año electoral en 2015, un factor que los que tienen destino de candidatos -como Das Neves, que pulsea por volver a la gobernación por tercera vez- van a jugar fuerte.

Los datos más importantes de esta investigación aún no se conocen. El periodista Marcelo Bonelli contó en sus columnas y también en TV que la financiera porteña Epsilon “…habría sido la compañía utilizada para girar fondos a los Estados Unidos en las operaciones de supuestos sobornos que se investigan después de la denuncia de British Petroleum” y que “La SEC, equivalente a la Comisión de Valores argentina, averigua si la casa de cambio fue usada para girar fondos ilegales a EE.UU. vinculados a los contratos petroleros de Cerro Dragón y a la asociación de Pan American Energy con la firma estatal china CNOOC” dice el periodista. “El dinero que salió desde esa financiera habría tenido como destino al J.P. Morgan, una entidad bancaria que también está siendo observada por la SEC de Washington” dice Bonelli. El día en que aparezca la lista de operaciones de Epsilon se sabrá si hubo funcionarios nacionales y provinciales, operadores, allegados, o familiares que han girado dinero al exterior. Dicen que las declaraciones de un “arrepentido” de la JP Morgan llamado Hernán Arbizu a la UIF y a la Comisión Nacional de Valores tiempo atrás confirmarían giros de dinero de funcionarios. Los sobornos autodenunciados por BP llegarían a los 300 millones de dólares, aunque esta cifra no pudo ser confirmada y sólo figura en declaraciones periodísticas.

El curso de las causas penales dictará el destino de todas las personas y estados y gobiernos involucrados. Y BP deberá pagar una multa a la SEC, algo que ni siquiera rozará a PAE. Pero que inquieta al gobierno nacional. Julio De Vido ha sido reiteradamente señalado como el autor de los borradores de los contratos con PAE, y que después se los impuso a Das Neves y al gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta, algo que ellos siempre negaron. La tesis es sostenida por el ex embajador itinerante de Alfonsín y ex senador nacional Hipólito Solari Yrigoyen y es coincidente con la versión de los hechos que contó Bonelli en una de sus columnas. Claro, nada se hacía en aquellos años sin el conocimiento de Néstor Kirchner, quien era presidente de la Nación cuando se firmó el contrato con PAE.

La “pata mendocina” de este escándalo petrolero no es menor. La triangulación de áreas que involucra a Vila y Manzano, por un lado, y las certificaciones de la UNCuyo merecen ser revisadas. En el primero de los casos, por lo que se sabe, la operación fue sospechada por los propios británicos de British Petroleum. Una historia plena de complejidades y de intereses políticos y económicos y de derivaciones imprevisibles. “Recién empieza” se sinceró una fuente chubutense, preocupado por el destino del mayor yacimiento de hidrocarburos del país, que concentra el 17 % de la producción nacional de petróleo crudo.http://www.opsur.org.ar/

Temas relacionados