La presidenta habla mañana y se niega a negociar con Moyano y Barrionuevo

Cristina Fernández de Kirchner, convocó a militancia a las 19. Hablaría del conflicto salarial, pero sin nombrar a la nueva CGT.

Cristina volverá al atril mañana a las 19 en la Casa Rosada, con un discurso que haría alusión al inicio de discusiones paritarias, según confirmaron funcionarios convocados al acto.

La presidenta habló hace quince días tras cuarenta y tres sin mencionar palabra alguna. Fue justo un día antes del comienzo de la devaluación que dejó al dólar a 8 pesos, provocó un salto brusco en los precios y recalentó aún más la negociación salarial.

En la Casa Rosada la expectativa es llegar a un acuerdo en la paritaria nacional docente para marzo y dejarlo como antecedente para el resto de las negociaciones.

El año pasado esa discusión fue cerrada por decreto con un 18% de aumento y el conflicto en manos de los gobernadores, que luego debieron discutir con sus maestros.

Ahora, Cristina estaría dispuesta a darle un cierre, si es necesario, con aumentos escalonados que la ayuden a estirar el tiempo.

Por ahora, Cristina prefiere ignorar la unión de la CGT que gestionan Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, que debutó en Mar del Plata con la adhesión de 105 gremios, entre ellos colectiveros y maquinistas de trenes.

El 19 de febrero tendrán un gran encuentro en la sede de la CGT de la calle Azopardo donde podrían amenazar con medidas de fuerza.

Fiel a su estilo, en el kirchnerismo subestiman a los gremios poderosos y están dispuestos a abrir el conflicto. “Que la gente elija entre ellos y nosotros”, desafían.

No es el único conflicto que avizoran para marzo en el Gobierno: la presidenta ya bajó la orden de profundizar la guerra contra el campo y obligar a la oposición a tomar postura.

“Acá nada cambió, la idea es atrincherarse en lo propio. Y a esta altura nada la hará cambiar”, simplifica un funcionario convocado para mañana.

Fuente: La Política Online

Temas relacionados