La UCR aprobará el endeudamiento

La idea de la UCR es discutirlo «en base a la recaudación cerrada de julio». Pérez podría recibir entre 600 y 800 millones de pesos, aunque para ello el radicalismo reclama un plan de reordenamiento fiscal y un fideicomiso para obras.

La discusión política que arrancó hace nada menos que siete meses ya tiene al menos un resultado positivo: el Gobierno provincial tendrá aprobación radical para endeudarse. Cuánto dinero podrá pedirle a la Legislatura y cuándo será autorizado para hacerlo son ahora las dudas de la novela.

La UCR presentó este martes, en vísperas del feriado, su propuesta formal al Poder Ejecutivo para terminar con la pelea. «Asumimos el compromiso público de analizar un posible endeudamiento, en base a la recaudación cerrada a julio y con proyección a diciembre» dice concretamente ese escrito, que ayer ya era analizado por los funcionarios. De esta forma, los radicales ya dejaron en claro que Francisco Pérez podrá tomar créditos, pero «no recibirá endeudamiento a como de lugar», según aclaró ayer un legislador del partido.

Ahora primarán en buena medida los números. Una fuente del partido opositor anticipó que el gobernador podría acceder a unos 600 millones de pesos de endeudamiento. Es la cifra que creen que Paco necesita para terminar el año, después de un primer semestre de subas en la recaudación que no se va a repetir en el segundo.

En el Poder Ejecutivo dicen haber escuchado de los propios voceros radicales una cifra mayor: aspiran a recibir cerca de 800 millones de pesos de endeudamiento, dinero que alguna vez le ofreció una parte de la UCR. No suena mal esta suma en el Ejecutivo, aunque falta todavía el visto bueno del gobernador.

Presupuesto sin deuda

La otra cláusula radical consiste en despegar el pedido de financiamiento del presupuesto 2014, que quedó congelado precisamente por el primer punto.

Los radicales proponen votar la deuda cerca de setiembre. O sea, después de la sanción de la pauta de gastos «sin deuda». No se trata de un mecanismo extraño: algunas veces el pedido de endeudamiento se trató por separado, como ocurrió cuando la Legislatura aprobó créditos para AYSAM.

Mientras tanto, los radicales admitirían sentarse en las bancas para votar el demorado presupuesto. La pauta recibió media sanción de la Cámara de Diputados antes de la última Navidad, pero quedó estancado después del receso veraniego en el Senado.

Por supuesto que en la UCR tiene sus condiciones para sacarlo del freezer. «El presupuesto tiene que ser realista, porque se hizo a partir de un dólar que no existe y una inflación baja. Ni siquiera tiene la cantidad de ministerios que realmente hay», explicó en este sentido el jefe del bloque de diputados del radicalismo, Néstor Parés.

Esa pauta debería resucitar, a juicio de la UCR, la idea de crear un fideicomiso especial para obra pública de unos 800 millones de pesos para que dejen de peligrar por falta de fondos algunas políticas, como lo es la construcción de viviendas. Este fue un objetivo que militó el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Fernando Porreta, hasta que el congelamiento del presupuesto detuvo todas las negociaciones.

La «presentación de un presupuesto sin deuda, con variables reales», así como «la creación del fideicomiso de obras públicas» o la remisión de recursos al Fondo de Infraestructura son condiciones que ya están escritas en la propuesta de la UCR, donde también aparece un punto que los radicales mencionan con insistencia: «la presentación de un plan de reordenamiento fiscal con eficiencia en el gasto».

También sostienen en el escrito los radicales que Pérez debe ordenar la derogación de la ley de reconducción presupuestaria. No obstante, desde su trinchera, el peronismo defiende esa norma y sigue acusando a la UCR y a parte de la propia Corte, de conspirar contra el Gobierno.

Primero fue el gobernador el lunes, cuando avisó que algunos jueces del alto tribunal podrían ser sometidos a juicio político por la medida cautelar que frenó la reconducción. Por su lado, ayer, el vicegobernador Carlos Ciurca no había abandonado todavía el edificio de tribunales (adonde acudió por invitación del presidente de la Corte, Pedro Llorente, precisamente para reabrir la negociación con la UCR) cuando acusó a la Corte, sin tapujos de emitir un «fallo militante».

Punto medio

Las conversaciones por el endeudamiento de los negociadores del Gobierno (los ministros Marcelo Costa y Rodolfo Lafalla) con el presidente de la UCR, Sergio Pinto, y los allegados de Alfredo Cornejo, han sido sucesivas en los últimos 10 días.

En el Gobierno hablan ahora de buscar un «punto medio» de endeudamiento que permita enfrentar la crisis, la cual se manifestaría (según datos ventilados por el Ejecutivo) en un rojo en las cuentas públicas que ya ronda los 100 millones de pesos y en una constante caída de la recaudación provincial.

Las cifras de unos y otros, hasta el lunes, parecían lejos. Pérez dijo, después de mantener una reunión amplia con el PJ, que le hacen falta 1.400 millones de pesos. Es decir, alrededor del doble de lo que propone hoy la UCR, que sólo ofrece en su propuesta la posibilidad de acompañar al gobernador a «gestionar montos de transferencias no automáticas» ante la Nación para conseguir más plata.

En tanto, un punto en el que no habría permeabilidad por parte del Ejecutivo es en el de votar la deuda y el presupuesto 2014 por separado. Las urgencias del oficialismo impedirían desdoblar este trámite, como plantea el radicalismo.

Fuente mdz

Temas relacionados