La UCR manda señales de acuerdo

Hay «contactos informales» con el PJ en la Legislatura para la sanción del Presupuesto 2014. Por esta razón, los jefes de bloque del radicalismo decidieron no tomarse vacaciones y se quedarán atentos a que surja «un llamado» del oficialismo.

Si bien no hay nada oficial todavía, el radicalismo abrió en las últimas horas un resquicio para negociar una salida al conflicto político por el endeudamiento. Dos fuentes del partido opositor admitieron «contactos informales en la Legislatura» para resolver la crisis. «Nos tienen que llamar», sugirieron. Alfredo Cornejo, el referente radical más intransigente, estaría al tanto de los contactos.

Con el correr de los días se conocerá qué destino tiene este acercamiento. El presidente radical, Sergio Pinto puso una condición para la negociación con el oficialismo: la derogación de la polémica ley de «reconducción presupuestaria», que hoy está judicializada.

Pero curiosamente, Pinto relativizó otra. «Es necesaria la sanción de un presupuesto acordado», afirmó el titular de la UCR, sin hacer hincapié, como hasta ahora repetía el radicalismo, en que la pauta de gastos no debe tener endeudamiento.

Este cambio parece ser algo más que una sutileza del discurso. El Gobierno lleva una semana planteando que la negativa al endeudamiento de 1.200 millones jaquea la gestión de Francisco Pérez. Algunos radicales opinan que negarse sistemáticamente a la toma de deuda puede causarles daño. En esa construcción, Cornejo quedaría, para empresarios y gente común, como el malo principal de la película.

Además, algunos radicales han empezado a admitir algunos problemas en las cuentas públicas en la segunda mitad del año. Aunque en este sentido sigue primando el concepto de que la posible falta de recursos está ligada a una «mala administración».

Resta ver si el cambio de postura en la UCR abre verdaderamente la posibilidad de volver a discutir en la Legislatura el presupuesto 2014.

La suspensión del tradicional receso legislativo fue una señal en ese sentido: no tendría razón seguir sesionando en vacaciones cuando la agenda propia de la Legislatura no lo justifica.

«Los presidentes de bloque consultaron al partido y nosotros les pedimos que estén atentos por si aparece una alternativa de entendimiento», explicó Pinto. Uno de los legisladores radicales que admitió la posibilidad de que esto ocurra fue el senador Juan Carlos Jaliff, aunque aclaró: «Son ellos los que nos tienen que llamar y tiene que ser una convocatoria orgánica al partido», expresó.

Trinchera peronista

A pesar de las señales, la postal por estas horas no refleja acuerdos.

Cada cual se mantiene en su trinchera y el lunes el Gobierno activará acciones en la Justicia, donde se desarrolla el capítulo principal de la novela del endeudamiento.

Según lo anticipado, pedirá a la Corte una aclaratoria de la medida cautelar que impide la aplicación de dos incisos y un artículo de la ley de reconducción (8667) con el objetivo de dilucidar una de las aristas del conflicto: si la medida traba el endeudamiento aprobado con anterioridad o solamente el que Pérez pensaba tomar este año.

Otro pedido oficial será que el fallo de fondo sobre la constitucionalidad de la ley 8667 surja con rapidez y que sea plenario, manifestación que expresa la desconfianza que generan los dos ministros que aceptaron la cautelar de la UCR: Jorge Nanclares y Alejandro Pérez Hualde.

El fortalecimiento de la posición oficial tiene una fuerte dosis de militancia. Todos los ministros y funcionarios hablan de recortes en obras públicas y freno a acciones de Gobierno por culpa de la Corte y la UCR.

El más duro hasta aquí fue el presidente del IPV, Omar Parisi, quien advirtió sobre el freno en la construcción de 7 mil viviendas. Además, el ministro de Salud, Matías Roby, atacó al radicalismo y a la Corte. «¿La Suprema Corte cuenta con las 18 ambulancias que pensábamos adquirir para cada uno de los municipios?», se preguntó Roby en Twitter, además de tratar a los radicales de «necios» y de culparlos de impedir, entre otras cosas, el lanzamiento del boleto gratuito para embarazadas.

Trinchera radical

El radicalismo tampoco abandonará la cruzada judicial. Aunque por estas horas, los radicales todavía no terminan de definir un punto. Se trata de la «caución real por una suma de 2 millones de pesos» que reclamó la Corte como garantía para que continúe el proceso.

La UCR tiene hasta el lunes para presentar la caución y el asunto todavía era motiva de discusión este viernes entre los radicales. Todo indica que se pondrá en garantía un bien del partido, que sería un lote de 450 metros cuadrados que se ubica junto al Comité Provincia, en calle Alem de Capital.

La postura política, más allá de las perspectivas de negociación, también parece firme. «Aquí hay una sobre actuación política del Gobierno. No vamos a caer en la trampa de que el endeudamiento paraliza la provincia», afirmó Pinto.

Fuente mdz

Temas relacionados