La UIA también pide un “acuerdo de precios” y crece la alarma inflacionaria

El vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, que además es empresario del rubro alimenticio, se refirió a la espiral inflacionaria por la que atraviesa la economía, en una realidad de “una devaluación del 100%”. Días atrás, en el Congreso se hizo un pedido similar al Ejecutivo.

La escalada de precios, exacerbada en rubros de primera necesidad, ya preocupa a todos los sectores económicos y políticos y se multiplican los pedidos al presidente Macri para que aplique alguna medida distinta de las que viene aplicando y no parecen servir para contener la inflación.

Uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, propuso este viernes al Gobierno que aplique un “acuerdo de precios” para bajar la inflación y reactivar el consumo.

Según el empresario, “tenemos una realidad de una devaluación del 100%, una inflación cercana al 50% y un traslado de los costos que de ninguna manera se ha producido, porque el mercado no da, ante la caída del consumo y la subutilización de la capacidad instalada”.

Funes de Rioja -que a la vez es presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios- descartó que ante este panorama deba aplicarse un “congelamiento” de precios.
“Un congelamiento de precios es una herramienta absolutamente artificial y que inexorablemente conduce al desabastecimiento.

Esas políticas intervencionistas no funcionan. Pero un acuerdo de precios dentro de una lógica de mercado, debe explorarse. Una cosa es un acuerdo económico-social y otra pactos corporativos”, enfatizó el dirigente, en declaraciones a radio Led.

El pedido de Funes de Rioja se da días después de un pronunciamiento similar del diputado santafesino Luis Contigiani, quien solicitó al presidente que convoque a un Acuerdo Nacional Solidario para frenar el aumento de precios, que afecta especialmente a los ciudadanos de menos recursos, ya que los productos que más aumentaron integran la canasta básica.

Por otra parte, el vice de la UIA también se refirió al desempleo que, según informó el Indec, trepó al 9,1% a fines del año pasado, que implica que 1.750.000 personas no tienen trabajo en la Argentina.

“No me sorprende que haya habido una evolución del número de desempleo, porque la retracción de la actividad industrial y de la construcción tiene repercusión en ese índices”, resaltó el empresario.

A la vez, expresó: “uno percibe que hay trabajo que era formal en las economías regionales que hoy es informal. Cuando la industria trabaja al 60% de la capacidad instalada, más allá de los despidos o no, no genera empleo”.

“Y además, hay impacto de la crisis del sector tecnológico, la industria 4.0, que empuja esos números” de desocupación, concluyó.

Comentar

comentarios

Temas relacionados