La vieja política sigue firme

En Río Negro llegó un vagón de mercancía para comprar votos y fue entregado por error a la oposición. Chapas, colchones y frazadas llegaron con motivo de la elección de concejales en 12 localidades provinciales, pero se las dieron al intendente equivocado.

El próximo domingo se eligen concejales en 12 localidades de Río Negro, entre ellas Ingeniero Jacobacci. Como suele ocurrir en estas épocas un incentivo llegó a la localidad más importante de la Línea Sur en la forma de un vagón de tren cargado hasta el techo.

El problema es que en lugar de entregárselo a los representantes del partido del gobernador Alberto Weretilneck, tal como había sido planificado en Viedma la capital provincial, para ser repartido entre los vecinos, los inspectores de la estación se lo dieron por error a su opositor el intendente Carlos Toro, que milita en la UCR y en las elecciones va acompañado por Cambiemos.

El grueso error no podía pasar desapercibido debido al tamaño de la “encomienda” que se detallaba así: 150 módulos alimentarios, 100 chapas de zinc, 50 colchones y 20 bolsas con frazadas. Frase de batalla en estos casos, grande fue la sorpresa del intendente cuando recibió una llamado alentándolo a retirar cuanto antes el cargamento de la estación porque este había quedado abandonado directamente sobre el andén. Para colmo, justo en ese momento, Toro mantenía una reunión con el gobernador Weretilneck que estaba de visita en la localidad.

La idea original de los funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social en Viedma era que el vagón llegara a manos de los representantes del partido del gobernador Juntos Somos Río Negro los que operan en el Centro Administrativo de Jacobacci. Pero desde la estación los empleados del ferrocarril se comunicaron inmediatamente con Toro para avisarle del envío pensando que se trataba de una cuestión municipal. Toro, quien denunció que este año le recortaron los fondos provinciales de Plan Calor (dineros para la compra de leña en la zona más fría del país durante el invierno) en un 50% y que viene reclamando ayuda para su comunidad desde hace meses, se sintió poco menos que conmovido puesto que nadie le había anticipado la ayuda. Que, claro, no era tal.

Por supuesto, la mercancía iba a ser repartida antes del domingo de elecciones en distintos barrios de la localidad por parte de la gente de JSRN para asegurarse el voto oficialista. El intendente trató de mantener la sangre fría y dijo estar seguro que Weretilneck no estaba al tanto de lo que habían hecho sus propios funcionarios.

“Nos llamó la atención que vengan a nombre del municipio. Pero cuando nos enteramos que eran para el Centro Administrativo, quedó en evidencia que era para la campaña. Yo lamento profundamente lo que está pasando y estoy convencido que el gobernador, con quien tengo una muy buena relación, no sabía nada de esto. Hay gente muy buena y con muchas ganas de trabajar en distintos ministerios como el de Obras Públicas, Educación, etc., pero sus máximos referentes de Jacobacci, en complicidad con otros funcionarios que se dedican a hacer estas cosas le hacen mal a su gobierno y la sociedad. El gobernador debería tomar medidas”, señaló Toro.

Como en definitiva no era suyo, el intendente trató de devolver el cargamento en las últimas horas pero en la estación de ferrocarriles de Jacobacci nadie quiso hacerse cargo del envío. Corrieron rumores de que un llamado hecho desde Viedma ordenó que la carga no volviera a su origen. Ahora, intuyen en Jacobacci, que en la capital no quieren ni saber de la mercancía para no dejar aun más en evidencia la figura del gobernador Weretilneck.

“Referentes de Jacobacci, en complicidad con otros funcionarios le hacen mal a su gobierno y a la sociedad”, dijo Toro. “Quisieron sobornar la voluntad de los jacobacinos y les salió mal porque la mentira tiene patas cortas”, remató el intendente en conferencia de prensa.

Fuente Clarín.com

Temas relacionados