Las familias Sardi

La historia de la familia Sardi en San Rafael, comienza con la llegada de don Alejandro Sardi y su esposa María Vergani, acompañados de sus cinco hijos: Clementina, Luis, Emilio, Carlos y el menor de todos, Ernesto. Venían junto con el grupo de italianos provenientes de la Lombardía, que arribaron en diciembre de 1883, y que deseaban obtener tierras para trabajar. Los convenció el Cura Marco de viajar a Mendoza y con él partieron, pero en el trayecto, a bordo de una carreta falleció María, sumiendo en el dolor a la familia. El Cura Marco les habló de que continuaran a San Rafael con el resto de los italianos, que posteriormente dieron origen a Colonia Italiana.
Como las cosechas fracasaron y su empleador no tenía más dinero, 3 familias decidieron pedirle un juicio al Padre Marco, por no cumplir con lo que les había prometida, pero no habían hecho ningún contrato escrito, por lo que no prosperó la demanda.
Esas tres familias: Bianchi, Sardi y Farina quisieron regresar a Mendoza, no aceptaron la oferta de Iselìn. Los Sardi se instalaron en Las Heras. Cuando ahorraron lo suficiente, compraron tierras en el Algarrobal, y comenzaron a trabajarlas cultivando viñas y huertas. Cuando ya estaba iniciada la plantación, don Alejandro regresó a su Italia añorada, pero extrañaba mucho a sus hijos, por lo que decidió volver con ellos a Mendoza.
Al regreso vino acompañado de tres jovencitas, dos eran primas suyas, hermanas entre sí: Gasparina y Eloísa Sardi y la otra era hija de un amigo: Josefina Rusmini, estas jovencitas eran las novias que consiguió para sus hijos. En esos tiempos la influencia de los padres en los matrimonios era algo normal, por lo que los jóvenes lo aceptaron: Carlos se casó con Gasparina, Emilio lo hizo con Eloísa y Ernesto con Josefina.
Los tres jóvenes matrimonios decidieron, en 1900, regresar a San Rafael, que en esos momentos se presentaba como “el gran porvenir”.
FAMILIA DE DON CARLOS SARDI
Como ya hemos visto don Carlos vino con sus padres de Italia, había nacido en 1870, en Cologno Monzese, Provincia de Milán. Viajó a La Argentina en 1883, con el grupo de italianos que luego formaron Colonia Italiana.
DonCarlos se casó con Gasparina Sardi, hija de un medio hermano de Alejandro, por lo que los jóvenes eran primos. Tuvieron cinco hijos: 1 varón: Carlos y 4 niñas: Rosa, Margarita, Elvira y Herminia. Toda la familia, junto con los hermanos de Carlos, Emilio y Ernesto y sus esposas y Clementina con su esposo, de nombre César, regresaron a San Rafael en 1899.
Carlos y Emilio conformaron la sociedad “Sardi Hermanos” con el dinero que traían de Mendoza y compraron 200 ha de tierra en El Cerrito, en ella plantaron100 ha de viñedos y construyeron una bodega, ubicada en la calle homónima, que llegó a producir 1.500.000 litros.
Fueron los primeros Sardi que tuvieron Bodega. El vino lo vendían en bordelesas, lo enviaban por el ferrocarril a pueblos ubicados en la línea que llegaba hasta Villa María en Córdoba. El enólogo de la Bodega fue durante muchos años don Minervino Pilati, quien se casó con Rosa, una de las hijas de don Carlos.
El nombre de los vinos “Sardi Hnos.” se hizo conocer en todo el país, la empresa funcionaba muy bien, tanto es así que comenzaron a realizar viajes periódicos a Italia.
Se turnaban en los viajes, sin dejar de atender la empresa y en 1914 hicieron construir en Milán un hermoso chalet, en uno de los más cotizados barrios de la ciudad, conocida como Villa Sardi, donde criaron y educaron a sus hijos, nacidos en la Argentina.
Para trabajar los viñedos lo hacían con contratistas, que en su gran mayoría eran italianos, recién llegados, a los que ayudaban a establecerse.
Tambiénrecibían a sus amigos de Italia facilitándoles el encontrar trabajo, como pasó con la familia Pilati y con don Valentín Bianchi. Al lado de la Bodega construyeron un hermoso chalet que se conserva en perfecto estado.
La calidad de sus vinos hizo que merecieran premios y obtuvieron medalla de oro en las exposiciones de Milán en 1917 y de Turín en 1923.
Todo iba muy bien, pero, en 1917, ocurrió un hecho doloroso, falleció Emilio en San Rafael, Carlos estaba en ese momento en Italia, adonde había viajado para luchar por su Patria, en la Primera Guerra Mundial. Cuando pudo se trasladó a la Argentina, el viaje fue en barco, no había otro medio de transporte. Al llegar, conversó con su cuñada y terminó comprándole su parte, ya que esta no quería continuar con
la Bodega y deseaba regresar a Italia; en pago de su parte le entregó el chalet de Italia, y otros bienes. Don Carlos continuó trabajando de la misma forma, pero ahora sin socio.
En 1926 regresó de Italia su hijo, también llamado Carlos, con el título de Ingeniero Textil e inmediatamente se integró a la Bodega y en especial se dedicó a las ventas. En la década del 30 el Ferrocarril ofreció un nuevo servicio a los bodegueros: el Vagón Tanque, lo que hizo disminuir los costos en el flete. La bodega de don Carlos dejó de fraccionar en bordelesas y se convirtió en trasladista, o sea que vendía el vino a granel.
Carlos hijo, junto con sus hermanas: Rosa, Margarita, Elvira y Herminia, conformaron una nueva sociedad: Viñedos y Bodega Carlos Sardi S.R.L., compraron 200 ha de tierras en El Toledano, donde plantaron viñas. En 1946 ampliaron la Bodega aumentando la capacidad hasta 5.000.000 litros, modernizaron la maquinaria y debieron comprar uva a otros productores, para cumplir con los compromisos contraídos con los
fraccionadores de Buenos Aires.
Don Carlos Sardi falleció en 1950. Sus hijos continuaron con la bodega, pero por la gran crisis de 1969, debieron alquilar la bodega a grandes firmas de Mendoza y San Juan, que deseaban adquirir uvas de San Rafael: Giol, Talacasto, Grafigna, etc.
En 1976 comenzaron a fraccionar vino en damajuanas, pero lamentablemente en 1995, se dio de baja a la Bodega.
Don Carlos Sardi hijo, falleció a los noventa y cinco años en 1997. La Bodega sigue perteneciendo a la familia, pero está inactiva.
 Prof María Elena Izuel /marializuel@speedy.com.ar

Comentar

comentarios

Temas relacionados