Laura Montero celebró la marcha atrás de Resolución de la DGE

La legisladora mendocina señaló » Sin vallas, los chicos nunca aprenderán a saltar». Se mostró complacida que el Gobernador haya dado marcha atrás con la resolución dictada por la Dirección General de Escuelas referida a abanderados y escoltas.

La senadora nacional, Laura Montero (UCR) celebró hoy la medida de dar marcha atrás con la resolución de la Dirección General de Escuelas referida al reglamento que sostenía cambios en las designaciones de abanderados y escoltas. A entender de la Legisladora Nacional “el sentido común llegó y se da marcha atrás con una medida que iba en detrimento de uno de los valores fundamentales de la educación: el del esfuerzo. Con la resolución anterior, se favorecía la tendencia de conseguir metas con el mínimo esfuerzo posible. Para ser claros y con un ejemplo en el deporte, las vallas les permiten a los alumnos aprender a saltar, flaco favor les hacemos sacando las mismas de su camino”.

La resolución 2087 tuvo tres puntos cuestionados desde la oposición. En primer lugar, que para elegir abanderados de escuelas primarias podían postularse repetidores y que las calificaciones del año anterior iban a «desaparecer» en el promedio para la bandera. Segundo punto, los estudiantes que hubieren compensado en diciembre o marzo en algún año (desde el inicio al 5° grado) se les iba a tomar como referencia la calificación de la compensación. El punto final de controversia refería a la eliminación del requisito aquél que decía que los postulantes no podían tener antecedentes de mala conducta.

“La Dirección General de Escuelas tomó una medida cuyo mensaje directo era que sin trabajar en clase, sin poner esfuerzo alguno, sin respetar las normas de convivencia escolar y sin voluntad también se podía terminar tranquilamente de cursar y lo que es peor, ser premiados por eso. Cuanto menos exigente es la escuela menos aprenden los chicos y al final, como da lo mismo, terminan sin preparación  para el mundo del trabajo y para la vida misma. Así, cuando llegan a ese momento y lo vivencian -y no pueden cumplir las metas- sienten un fracaso rotundo y los platos rotos los pagan los propios chicos y su familia. Solo con esfuerzo, determinación y superación se obtienen logros; afortunadamente se dio marcha atrás con una medida que -tal como confesó el Gobernador- fue inconsulta y que era, directamente, una falta de respeto a los docentes, a los alumnos, a la familia y al sentido común”; indicó la senadora nacional.

“Nuestra propuesta de gestión para educación, a partir del 2016, reza que la verdadera inclusión va de la mano de la cultura del esfuerzo; algo que tiene que ver culturalmente  con nuestras raíces mendocinas”, concluyo Laura Montero

Temas relacionados