Llega a Bs As el programa de Google más denunciado por violación de privacidad

Los medios argentinos recibieron a Google Street View como una novedad, pero el controversial programa fue denunciado por más de 30 gobiernos como una amenaza a las políticas de privacidad.
¿Google espía a través de sus progamas? ¿Street View es otra pantalla para el espionaje norteamericano? ¿Quién maneja los datos de miles de argentinos que estarán expuestos en la web?

Son algunas de las preguntas que uno se puede hacer después de ver el entretelón del lanzamiento de Google Street View en Buenos Aires, programado para el próximo 2 de octubre.

Para los desentendidos, este programa permite ver en tiempo real las calles de diferentes ciudades del mundo y, por ende, casas, negocios, y los movimientos cotidianos de millones de personas.

Para ello, Google traslada automóviles que dan vueltas por la ciudad equipados con diferentes cámaras que toman fotografías de cada lugar, para luego subirlo a la Internet.

Este programa representa un dolor de cabeza legal para la empresa pero, igualmente, Google continúa inaugurando nuevas plataformas en diferentes ciudades importantes.

Esta vez, llega a Buenos Aires en medio de una controversia mundial y luego de reiteradas denuncias de más de 30 gobierno por violación de las leyes de privacidad.

Suiza, Francia, Holanda, Corea del Sur, Tailandia, son los casos más resonantes que surgieron en los últimos años. Al menos ocho países europeos están analizando multas, algunas de ellas, fueron aceptadas por la Justicia del país.

Por ejemplo Francia, que le impuso una multa de 141 mil dólares a la empresa por colectar y almacenar inapropiadamente información potencialmente delicada que tomó de redes de Wi-Fi mientras sus vehículos tomaban fotografías.

La multa impuesta en 2011 fue por colectar datos personales, incluso mensajes electrónicos, historiales de navegación de Internet y detalles bancarios, entre otros. Un hecho más que grave.

Por su parte, Suiza y Alemania también realizaron reclamos públicos por las mismas razones. En el caso alemán, 244 mil personas pidieron a Google que sus casas no sean fotografiadas.

Las autoridades alemanas habían exigido a Google que respetara la decisión de aquellos ciudadanos que no desearan que sus casas fueran vistas en Street View,  y argumentaron que publicar imágenes del exterior de casas violaba las políticas de respeto a la intimidad.

El caso más resonante fue hace sólo unos 15 días, cuando una Corte Federal de Estados Unidos confirmó una acusación contra Google por escuchas telefónicas ilegales a través de Street View.

La novena Corte de Apelaciones estadounidense rechazó el argumento planteado por la empresa, en el que afirmaba que la colección de datos estaba protegida por una excepción de la ley federal de escuchas telefónicas.

 

Temas relacionados