¡Lo que ha unido el amor, que no lo separe Facebook!

Facebook…facebook…facebook…la palabrita que aparece en cada historia de amor y sobre todo de “desamor”.

El facebook se transformó en una vida parelela más importante que la vida misma.Las personas se deprimen más al ver que su ex pareja cambió su estado de facebook a “soltera” que en el momento mismo de la ruptura.

Los duelos por una perdida amorosa ahora tienen un tiempo indefinido, dado que a la mayoría de las personas se le produce una especie de adicción a mirar por esa “ventana” que permite ver las actividades diarias de una persona que “eligió” quitarlas de su vida.  Y con la particularidad que esa persona puede elegir que mostrar y que no.

Facebook penetró como un taladro repercutiendo en lo más profundo de las mentes, alterando el orden de los pensamientos, provocando las más rebuscadas elucubraciones con sus correspondientes y casi siempre erróneas conclusiones.

“Ella subió una foto en la que está riéndose abrazada a su nuevo novio….pero tiene los aritos que yo le regalé…¿qué querrá decir con eso?”

“Ella le ponía me gusta a todas las fotos y estados que el otro tipo subía…pero dejó de hacerlo…¿Será que le está importando menos y entonces tal vez vuelva?”

“Ella no borra de su facebook nuestras fotos…¿Qué significa?”

“Me inventé un perfil falso de otra mina para darle celos…”

”Si la borro se va a enojar….si la bloqueo voy a demostrar que estoy resentido…”

Pareciera que “borrar” a alguien del facebook es el octavo pecado capital.La persona borrada (ex que te dejó o dejastes) te acusa de “inmaduro, infantil, etc.” por haber cometido tremenda atrocidad. Te eliminó de su vida…ok….pero vos no podés eliminarla de su facebook. Indudablemente estamos todos locos.

Hasta tus propios amigos, pelotudizados por las nuevas tecnologías, sus propios enamoramientos, sus faltas de imagen paterna o vaya a saber por que mierda, te dicen “No…¿cómo la vas a borrar del facebook?” Y es así como seguimos pendientes y recontrapendientes de cada pelotudez que se le ocurre publicar, de cada me gusta que pone, de cada me gusta que le ponen a ella, de cada comentario forro que le hacen, en muchos casos a propósito para joder. O no. No viene al caso.

¿Puede ser que eso que ella puso,  lo haya puesto por o para vos? Y sí…puede ser…o tal vez no.

¿Y puede ser que ella inteprete eso que vas a subir como una respuesta a eso que supuestamente ella «tal vez» puso por vos o para vos?  Y….puede ser….o tal vez no.  Pero por las dudas lo ponemos y vemos que hace…

Y a las cabezas les va saliendo humo… y una nueva patología que podría llamarse «Facebookista obsesivo dependiente» va tomando forma.

Facebook dejó de ser un medio para ser un fin en sí mismo. Antes nos contactábamos por facebook para poder ganarnos minas. Hoy parece que muchos se quieren ganar minas para poder contactarse con ellas por facebook.

A ver…que quede claro. Yo no estoy diciendo “dejemos de usar facebook”.  Lo que trato de decir es que limpiemos un poco nuestra mente de tremenda contaminación.

Muchísima gente se sorprendería si pudiera cronometrar el tiempo que pasa “publicando,  “espiando a otr@s y sacando conclusiones”,  “pensando” en lo que vio  y “elucubrando” lo que mostrará en la adictiva red social.

Parafraseando un poco a John Lennon, los que somos Beatlemaniacos, podríamos decir que hoy “la vida es eso que pasa mientras estamos pendientes de facebook”.

Tal vez en la próxima edición del diccionario de la real academia diga “Vida: Sucesión de eventos que ocurren para poder ser publicados en facebook con la intención de provocar en otras personas determinadas reacciones”.

Luego de cierto tiempo y como por arte de magia, tu ex se aparece, te escribe mensajes por el FB o por el celular,  para preguntarte cómo estás y empiezas a tener noticias suyas con más frecuencia y cada vez que intentas concretar algo, tu ex esta ahí, haciendo o diciendo algo para que le prestes atención, pero ello está en vos, difícilmente sea sólo por saber como estás, es obvio que te envía señales de que todavía tiene sentimientos hacia ti.

En tu cuenta de Facebook,te encuentras con un mensaje de tu ex preguntando cómo estás y qué es de tu vida, es seguuuuro que todavía tiene interés en ti o te quiere joder una nueva relación que has atesorado con mucho amor. Quizás no se atreve a tanto y solo se limita a poner «Me gusta» en tus nuevas fotos de perfil. Esto significa que busca tu atención e intenta acercarse a ti. Si no le interesaras, no haría absolutamente nada o, incluso, te podría haber eliminado como lo hizo alguna vez y luego te pidió amistad nuevamente y tu ingenuamente se la diste creyendo que podría ser un buen amigo.

¿Y si miramos por la otra ventana?

¿Cuál otra?

Esa otra que da a la calle, donde la gente camina, corre, vive, sueña, se encuentra…donde sale el sol a la mañana y se va a la noche…donde pasan cosas buenas y malas, pero espontáneas…donde las cosas no te las cuentan sino que “suceden”. Donde el que está triste está triste y el que está alegre está alegre.  Y no donde el triste se hace el alegre y el alegre se hace el triste.

La red social Facebook es motivo de la ruptura en una, de cada cinco separaciones.Encontrarse en la red con antiguos amores y la facilidad para retomar el contacto con ellos parecen ser los motivos principales que causan las ciberinfidelidades. Que no sea Facebook quien te haga terminar con tu relación amorosa.Hay lectores que hasta cambian el nombre de un contacto en su celular para enviar y recibir un SMS

1.- Subir fotos o vídeos en actitud cariñosa con otr@. Parece obvio, pero aún hay gente que lo hace. Si has tenido un arrebato pasional, no es muy buena idea que cuelgues las pruebas del delito en Facebook, por mucha privacidad que cambies. Primero porque se acabará enterando, y segundo porque supone una humillación pública.

2.- Tontear con otr@s. Si hay alguien que te hace tilín, lo mejor es no agregarle, para evitar tentaciones. Pero si ya es amigo tuyo en esta red social, que no se te vea el plumero: evita comentar todas sus apariciones, darle al me gusta en lo que dice o comentar. Tu pareja puede ver tu historial y llevarse una sorpresa desagradable.

3.-Facebook  te ofrece la posibilidad de mostrar el estado civil: si tienes pareja y tu perfil no lo demuestra, esta se puede enfadar. También puede ser que reconozcas estar “en una relación” o “casado”, en cuyo caso no debes cambiarlo sin un motivo de peso, o pensará que lo has hecho para ligarte a otro. Es el equivalente virtual a quitarse el anillo de casado.

4.-  Los momentos poco fotogénicos, los muy cariñosos y los exhibicionistas, mejor que los guardes para ti y tu pareja. Lo más normal es que a tu pareja no le haga ninguna gracia ver que compartes esos momentos tan íntimos enla Red. (Si no te puedes resistir, al menos deberías limitar mucho la privacidad de esas fotos, a los dos y algún amigo íntimo).

5.- Ten cuidado con los mensajes privados. ¿No te ha pasado alguna vez que, al enviar un SMS desde tu  móvil, te has confundido al introducir el destinatario, y liado  con los mensajes de Facebook te puede pasar lo mismo, así que  ojo y asegúrate de que el destinatario es el correcto.

6.- Hacer check in donde no debes. Vamos a ver, si no quedas con tu pareja porque tienes que trabajar hasta tarde o porque tienes que pasar la noche estudiando, no seas tan torpe de hacer check in  con Facebook Lugares. Para evitar que sean tus amigos sean los que te delaten.

7.- Permitir a tus amig@s etiquetarte en fotos comprometedoras. Hacer check in y que tus amigos te etiquetan en una foto en la que se ve claramente que estás en una discoteca es lo mismo, así que lo mejor es optar por deshabilitar la opción “permitir a otros que te etiqueten”. Así tu pareja no sabrá que esa noche saliste de fiesta ni otros detalles que tus amigos conocen pero él o ella no.

8.- este es todo un tema: Agregar ex novios, este es un punto muy delicado, pues puede ser que alguien con quien has tenido una relación sentimental en el pasado, sea hoy un buen amigo, en cuyo caso tu pareja debería entenderlo (y tú explicárselo). Pero, por lo general, ver que tu novi@ agrega en Facebook a un ex, puede ser motivo de celos y broncas, sobre todo si nunca habías oído hablar de él o ella o, por el contrario, no deja de comentarlo, pero indudablemente le hará ruido a tu pareja.

9.- Lanzar indirectas hirientes. Si estás harto de tu pareja o tienes algún problema concreto, es mejor hablarlo que lanzarle indirectas a través de Facebook. Cada grupo al que te unes y cada página de la que te haces fan, puede ser una indirecta (tipo “mejor solo que mal acompañado” o “mi novi@ es bipolar”) y puede que no se lo tome muy bien.

10.- Chatear por amistad. Aquí el peligro está en dejarse el Facebook conectado y la ventana del chat abierta. Si le entra la curiosidad y le da por indagar de qué has estado hablando con Menganito… puede descubrir tus intenciones. Nunca olvides que, tus decisiones son la pluma, con la que escribes tu destino.

Temas relacionados