Los bateristas del rock mendocino de los ’80

 Alejandra Cicchitti  nos sigue contando sobre los músicos del rock mendocino, protagonistas durante la década de los 80. Imperdibles.

Hoy tres reconocidos bateristas de Mendoza: Zurdo Paz, Freddy Nogueira y Tiki Rogel. Además recordaremos a dos bandas de aquellos tiempos: Alcohol Etílico y Oficina D.

Es un reconocido baterista de nuestro medio. Se ganó el apodo ya que siendo diestro, un día decidió armar el instrumento al revés y comenzó a ejecutar cómodamente como zurdo. Su destreza con el instrumento y su debilidad por el jazz lo convierten en un músico de jerarquía.

 

-¿Cómo empezó tu relación con el instrumento?

-El amor por la batería nació a mis 4 años el día que descubrí un redoblante. A los 6 o 7 empecé tocando en una lata de galletas Terrabusi, de esas que tenían vidrio en una de las caras. A los 13 escuchaba música progresiva y hacía música con una caja de cartón y agujas de tejer de mi mamá. A los 14 años encontré unos tarros tirados en el fondo de casa (los de aceite para cocinar de 5 litros) y armé mi primera batería. Corté, lavé e intercalé otros tarros de diferentes tamaños para conseguir sonidos distintos. Con una llanta de camión fabriqué el bombo, me las ingenié y también inventé pedales y hit hat. Al cumplir los 18 le pedí a papá que me regalara una batería a cambio de una fiesta.

-¿Cuál fue tu mejor show?

-Admito que tocando con Los Berp y con Alcohol Etílico cada show era distinto, todo era novedad y una nueva experiencia. Si tuviera que contar un recital en particular recuerdo uno en La Consulta, en un Club Social que se llenó de gente. Tocamos todos los temas previstos y el público seguí pidiendo «bis» y cada vez que salíamos al escenario las chicas gritaban como si fuéramos los Beatles… Un momento interesante y que recuerdo con mucho aprecio.

-¿En qué otros proyectos participaste como baterista?

-Algunas bandas que integré: Alcohol EtílicoLos BerpSalsa Blanca, la Mendoza Hot JazzLa Rebelión (invitado), Oficina D (invitado). He participado en muchos proyectos alternativos y luego decidí ser sesionista.

-¿Cuán importante es tomar clases particulares con un baterista o con los tutoriales que abundan en internet se logran los mismos resultados?

-Soy autodidacta, no leí libros, ni tuve profesor. A los 24 años me propuse levantar mi nivel de batería y toqué 13 horas diarias durante 3 meses. Creo que es importante la pasión y el amor que le pongas a algo y el sentirte llamado por algo. Un profesor te ayuda a acortar el camino, los tutoriales colaboran, pero lo mejor es amar, tener fuego por lo que uno hace.

-¿Qué estás haciendo actualmente con relación a la música?

-Soy un músico de varios estilos, aunque el principal es el jazz. Sigo investigándolo y mis planes son radicarme en Europa porque creo que es un lugar donde podré desarrollarme mejor.

FEDERICO «FREDDY» NOGUEIRA

(Foto gentileza JP Avila)

 

Es un músico todo terreno y gracias a su técnica ha sido solicitado para integrar distintos proyectos. Su versatilidad como baterista le ha permitido ser el sonido de los parches en más de 30 bandas.

-¿Cómo empezó tu relación con el instrumento?

-Desde niño en casa se escuchaba folklore y yo tocaba un bombito como jugando. Un día fui a un cumpleaños (yo en ese momento tenía 17) donde había una banda tocando en vivo y la batería me maravilló. Me obsesioné hasta poder comprar una y mientras tanto acumulaba ritmos en mi memoria escuchando mucho funky y soul de los 70.

-¿Cuál fue tu mejor show?

-Mi show inolvidable como evento, fue con Alcohol Etílico en Colombia (durante la gira Chile, Perú y Colombia 1989-1990). Un festival con un sonido que aquí jamás hubiera imaginado y un público muy receptivo ya que hubo difusión local (me sentí como los Beatles llegando a América). Todo fue de primer nivel: traslados, hotel de lujo, acogida del periodismo. Fue un hito impactante porque me contrataron para reemplazar en esa ocasión a Adrián Vinacourt y aunque tuve ensayos apresurados, agradezco mucho esa oportunidad.

-¿En qué otros proyectos participaste como baterista?

-Debo admitir humildemente que he participado en muchísimos grupos y propuestas musicales. Este es un listado incompleto: Gamma, Increíble grupo Oh!, AMC Asociación Músicos Contemporáneos, Piñón Fijo, Las Berenjenas del Oeste, Blues Combo, Orquesta estable Bodega del 900, La Coctelera, La Mano, VaselinaParis, De la Calle blues, Eclipse covers de PinkFloyd, Calipso, The Kick tributo a INXS, Cobos Jazz quartet, Roque Cresitelli quinteto, La Sortija e infinidad de eventos con el maestro Fernando Ballesteros y varios etcéteras más.

-¿Cuán importante es tomar clases particulares con un baterista o con los tutoriales que abundan en internet se logran los mismos resultados?

-Los tutoriales siempre ayudan a ampliar la visión y encontrar algunos detalles secretos, pero cuando hay buen entendimiento con un profesor, él sabe explotar mejor los talentos innatos de cada alumno.

-¿Qué estás haciendo actualmente con relación a la música?

-En la actualidad y debido a la pandemia estoy inactivo y recluido estudiando cosas nuevas. Hay un baterista, Benny Greb, que escapa a los moldes estructurados y me abrió un nuevo horizonte. Estoy muy concentrado en eso y también doy clases a alumnos que según parece, aprecian la experiencia de un veterano «todo terreno», ya que hice y hago muchos estilos en batería.

CARLOS «TIKI» ROGEL

Excelente baterista con gran sensibilidad para ejecutar el instrumento; dueño de un carisma especial sobre el escenario y docente de alma. Perteneció a la era dorada del rock mendocino.

-¿Cómo empezó tu relación con el instrumento?

-En el año 75 compré una batería CAF y me encerré solo en mi habitación a tocar. A los 16 años luego de un recital de Raúl Porchetto, me quedé a esperar en el hotel a su baterista, Carlos Riganti, y ante mi insistencia logré que me explicara ahí mismo cómo leer batería y además me recomendó el primer libro del que estudié.

-¿Cuál fue tu mejor show?

-El show más memorable para mí fue con los Raivan Pérez, en el estadio Pacífico de Mendoza, cuando éramos el soporte de GIT. Tocar frente a un estadio colmado de gente y que el público supiera y cantara nuestras canciones fue increíble.

-¿En qué otros proyectos participaste como baterista?

-En mis primeros años en la capital mendocina antes de integrar Emma y los Berp, hice un par de toques con Dr. No y también con Piñón Fijo. Antes de eso, a finales de los 70 principio de los 80, formé parte de mi querido grupo Nosotros, un «grupo de expresión» en mi ciudad natal San Martín. Fui el primer baterista de Los Berp, después estuve con Raivan PerezLos Vicios del Conde, grabé el disco de Vil & Vic y a mi llegada a Ushuaia, donde hoy resido, integré Serenos de tu Tierra.

-¿Cuán importante es tomar clases particulares con un baterista o con los tutoriales que abundan en internet se logran los mismos resultados?

-Antes no había nada y ahora sobreabunda la información en internet. Personalmente creo que la presencia de un profesor es fundamental, lo fue para mí. Estudié 4 años de percusión en la Universidad donde aprendí técnica y sensibilidad. Es difícil aprender solo porque uno no tiene las cosas adquiridas naturalmente. Viendo a otra persona se puede interpretar mejor la música y además está el tema de las posturas que hay que saber adoptar para no lastimarse el cuerpo.

-¿Qué estás haciendo actualmente con relación a la música?

-Actualmente estoy en un proyecto con Osvaldo Giménez (ex Paren a Lila) que vive en Texas, el gran letrista Rizziero Catapano, yo en Ushuaia y músicos amigos de Mendoza como Roke Centeno, Gustavo Morán y Tincho Vidal. Las herramientas que brindan las nuevas tecnologías me ha dado la posibilidad de volver a hacer música, porque estuve muchos años sin tocar.

 

ALCOHOL ETILICO:

Uno de los grupos más importantes y emblemáticos que ha dado el rock de Mendoza. Al principio son Adrián Vinacour en batería, Daniel Carniello en teclados, Raúl Gómez (Dimi Bass) en bajo y el sutil Niky Imazio en guitarra. Luego se suman Natalio Faingold y Sergio Embrioni. Graba en 1986 su primer disco «Envasado en origen» en Zanessi. Es el primer trabajo hecho enteramente en Mendoza. Ya como cuarteto: Bass, Gómez, Vinacour y Embrioni graba su segundo opus «Alcohol Etílico» (EMI 1988). En la grabación participa David «Zurdo» Paz quien hace el reemplazo de la batería durante algunos meses. Se edita en Latinoamérica y el video «Una noche de aquellas» es ampliamente difundido en televisión. En 1990 graba «Alcohol puro» que no se edita por problemas económicos y se separan. (Fuente: Gimenez, Roly. Aún sigue cantando. Mendoza, Zero, 2016)

OFICINA D:

Banda integrada a mitad de los 80 por los hermanos Héctor y Rubén Castagnolo, Mario Araniti, Carlos Espinosa y Jousel Gonla. En el 88 la formación sufre cambios y quedan Josuel Gonlak en teclas y Freddy Nogueira en batería, junto a los hermanos Castagnolo. La madrina artística era Fabiana Cantilo. Graba un demo en Panda con Mario Breuer como técnico, quien sugiere el aporte de Andrés Calamaro en coros y violas. Al año siguiente la banda registra un disco en Mendoza en el que participan Sergio Embrioni, Dimi Bass, Mariela Contreras, Silvia Mechulán, Chicho Gómez y Andrés Calamaro. Pensado para ser editado por EMI, la crisis del Plan Primavera determina que quede sin estreno comercial. (Fuente: Gimenez, Roly. Aún sigue cantando. Mendoza, Zero, 2016)

«Con Fabiana Cantilo»

«En Panda con Andrés Calamaro»

Por Alejandra Cicchitti/memo.com.ar

Temas relacionados