Los canales del Río Atuel

*Hasta 1903 el agua del río Atuel no tenía demasiada importancia por lo lejos que quedaban las tierras, pero la instalación del Ferrocarril y la posibilidad de comunicación con Mendoza, más las relaciones con los importantes mercados de la Provincia de Buenos Aires, como Bahía Blanca, despertó interés por las tierras del Atuel.

Primer Canal:  La Izuelina

El primer canal de este río lo construyó don Bernardino Izuel. Comenzó en 1886 y recién, después de muchas vicisitudes lo pudo acabar en 1904.

Recibió el nombre de la Izuelina y dotó de agua a una gran zona en lo que es hoy Villa Atuel.

Don José María Limas Rosas había obtenido título de propiedad con derecho de agua en las tierras del Atuel, que era una zona totalmente inculta, por sucesión pasaron a su familia. Se enteraron que había una persona en Mendoza que se encargaba de hacer canales, lo contrataron en 1886, para que les construyera un canal, extraído del río Atuel, para regar sus campos, que todavía no tenían riego. Eran conocidos como los Gauchos Lima.

Don Izuel quiso conocer el sitio y vio que el trabajo era posible, pero antes de iniciarlo, gestionó y obtuvo el permiso del Gobierno para ejecutar el trabajo. Se estableció un trato, no sé si de palabra o firmado: debía hacerlo en 5 años y le pagarían con 2.500 ha . Don Izuel tenía una clara visión de la importancia que adquirirían las tierras del Atuel para las labores agrícolas.

En la apertura del Canal, trabajó durante casi 20 años, con herramientas y equipos rudimentarios: palas, picos, rastrones, lo que existía en  esa época, se removieron más de1.000.000 de m/3. Los empleados que trabajaron eran, en su mayoría, navarros como él. Fuertes vientos, lluvias y médanos, deshacían lo hecho en meses de trabajo.

Al leer las peripecias por las que pasó este pionero, lo comparo con Fernando de Lesseps y su Canal de Suez, ya que al igual que a él, el viento le cubría con arena, todo el trabajo realizado.

Vendió sus propiedades de La Llave Vieja, agotó sus recursos y se fueron a vivir a una casa precaria en la zona del Atuel. El sueño de poseer tierras propias lo mantuvo firme en el trabajo, pese a todos los inconvenientes con los que tuvo que luchar, lo más terrible fue la pérdida de un hijo, el único hijo varón que había nacido en estas tierras, era bebé y al cruzar el río en una balsa, en época de creciente, el niño cayó al río y se ahogó, esta tragedia provocó que a los pocos meses falleciera su esposa. A los problemas económicos debió sumar este doble dolor y tener que cuidar las 8 niñas que ya tenía.

No pudiendo concluir la obra por falta de recursos, acudió a sus amigos quienes le facilitaron dinero, herramientas y mercaderías. Todo lo pagó con terrenos.

La toma del río la hizo en el actual puente de la Guevarina, colocando los clásicos pies de gallo, pero  fue arrastrado por una crecida en el año 1920.

Cuando terminó el plazo estipulado, el canal, que atravesaba muchos médanos, había sido borrado por el viento. Los Lima, le otorgaron prórroga y siguió trabajando.

Cuando lo terminó, en 1904, se presentó a solicitar sus derechos, en un primer momento se los quisieron negar, por lo que les puso abogado, el Dr. Benito San Martín, quien consiguió

que reconocieran su deuda y le pagaran con tierras, le entregaron 5.000 ha , reconociendo el tiempo transcurrido, así él pagó a los que debía, también con tierras y de ese modo devolvió lo que le habían prestado.

Otros canales

Don Rodolfo Castro Toro escribió: “Don Bernardino Izuel, posteriormente y con grandes sacrificios, construyó el canal que lleva su nombre en Villa Atuel y que posibilitó la radicación del viñedo que en cierta época se constituyóen el paño más grande del mundo. La Sociedad Colonizadora La Llave, encomendó al Ingeniero Juan Babacce, en 1908, el canal Matriz Atuel, hoy denominado Babacce, que durante muchos años fue un conocido balneario, riega una extensa zona de Goudge y Monte Comán. Don Ezequiel Tabanera, hijo, emprendió la colonización de la parte norte que se conoce como Colonia Bombal y Tabanera y en Cañada Seca, sobre el Canal Regueira fundó la Colonia Tabanerina. Posteriormente llevó colonos a los campos irrigados por el canal Perrone en la zona de Las Malvinas, por cuenta del Banco de Tarapacá, obra de riego que realizó el meritorio ciudadano chileno Raimundo Mansilla. También el ingeniero Abelardo Tabanera con don Melitón Arroyo, subdividieron buena parte de Rama Caída entregándola al progreso en lotes de mediana extensión”.

Capacidad del río Atuel

En 1930 el río Atuel había llegado al límite de abastecimiento para los cultivos. Pero la

necesidad de asegurar la dotación del riego para las plantaciones existentes que se resentían

en épocas anormales de estiaje y poder también ensanchar cultivos en los terrenos con concesión ya acordada, obligó a los interesados “a múltiples gestiones ante los gobiernos de la Nación y de la provincia, a efecto de que se realicen los estudios y las obras necesarios. A raíz de estas gestiones la Superintendencia General de Irrigación ha efectuado estudios de dos diques de embalse, uno sobre el río Salado, tributario del Atuel y otro sobre el mismo río Atuel, en las proximidades de la laguna del Sosneado”.

Estos proyectos, no pasaron de proyectos,  nunca se llevaron a cabo, debieron pasar muchos años hasta que se pudiera regular al río.

Prof. María Elena Izuel

Temas relacionados