Los cóndores te observan en Valle Grande

Este sábado  un Cóndor, se hallaba inmóvil en la serranía  de Valle Grande,  en San Rafael. Desde lo alto observaba los movimientos que no eran los normales de su habitat.

Estas aves pueden volar más de cien kilómetros diarios, ya que planean y gastan poca energía. La montaña  les sirve como refugio y allí anidan, pero pueden llegar también a la llanura.

Los Cóndores son característicos de Mendoza y la región andina en general. Hacen su nido entre los mil y cinco mil metros sobre el nivel del mar, generalmente en formaciones rocosas inaccesibles. En San Rafael forma las “condoreras” en los cerros más altos y escarpados, asegurandose que no llegan normalmente los seres humanos u otros animales.

La hembra pone un solo huevo cada dos años–, alimenta la cria durante tres o cuatro meses, luego le enseña a volar al pichón y este planea junto a sus padres.

Se alimentan de fauna nativa como vizcachones, chinchillones, comen animales recien muertos, no así los descompuestos, deben estar frescos. Rara vez cazan. Puede ingerir unos cinco kilos de carne en un día y ayunar hasta cinco semanas.

Prohibida su caza

El cóndor andino, cuyo nombre proviene del quechua cúntur, es considerado patrimonio cultural y natural de Sudamérica y está totalmente prohibida su caza.

A diferencia de otras de presa, el macho es mayor que la hembra. Los adultos llegan a medir hasta 142 centímetros de altura y entre 270 y 330 cm de envergadura. Los machos pesan de 11 a 15 kilos y las hembras de 8 a 11 kilos.

Es el ave de mayor envergadura del planeta y una de las que vuelan a mayores alturas. Al utilizar las corrientes térmicas ascendentes verticales de aire cálido, el cóndor puede alcanzar los 7 mil metros. Por su denso plumaje puede soportar frías temperaturas.

D

Comentar

comentarios

Temas relacionados