Los dueños de los aumentos de tarifas

En pleno proceso de la fusiladora el 9 de marzo de 1956, en el seno de una familia judía, nacía en Tupungato uno de los dieciocho departamentos de Mendoza, José Luis Manzano.

Tupungato se caracteriza por su producción de nogales y por su actividad frutihortícola. Vid, duraznos, cerezos, ciruelos, membrillos, son parte de la producción del departamento.

José Luis empezó su actividad política en el secundario y la siguió en la Universidad  mientras terminaba la carrera de medicina.

Fue diputado nacional por el PJ durante el triunfo alfonsinista, y entabló relaciones con Enrique Coti Nosiglia, muy fluidas.

Repitió la diputación durante el triunfo de Menem y fue vicepresidente y presidente de bloque. Fue un activo militante de la renovación de Cafiero y participó en la interna referenciándose con los celestes que respondían a Bauzá y a Dromi. Fue un hábil operador de las privatizaciones y en el avance celeste del menemismo contra los verdaderos fundadores de la candidatura de Menem logró ser nombrado el 12 de agosto de 1991 ministro del interior, reemplazando a Julio Mera Figueroa, que a su vez había reemplazado a Eduardo Bauza.

Era la revancha celeste.

Manzano dejó de ser ministro el 4 de diciembre de 1992, reemplazado por Gustavo Beliz, el hoy ministro de Asuntos Estratégicos de Alberto Fernández.

Al haber asumido muy joven como diputado la primera vez, tenía 27 años, lo rebautizaron con el nombre de “Chupete”.

Luego de dejar el ministerio se fue a EE.UU y en la Universidad de San Diego, California, y en la de Georgetown (perteneciente a los jesuitas) hizo cursos sobre finanzas y negocios y tomó contacto con el jefe de los cubanos en el exilio, Jorge Mas Canosa. Muy vinculado a los republicanos y propietario de medios de comunicación latinos, fue el inversionista original con el que Manzano regresó a Mendoza y se asoció con Vila, por ese entonces dueño del sistema de cable mendocino y del diario Uno.

El jefe de los gusanos cubanos murió en noviembre del 97, pero “Chupete” ya estaba encaminado con el respaldo de los cubanos en el exilio. Por ese entonces también se le terminó parte de la financiación a Daniel Hadad, otro hombre de Mas Canosa en el periodismo de la Argentina.
Vila – Manzano avanzaron y se quedaron con la señal de América 24 y una cantidad de canales del interior. En este último negocio habilitaron al dueño de Swiss Medical, Claudio Belocopitt, que tiene un patrimonio aproximado de 440 millones de dólares hechos con el negocio de la salud privada, y uno de los principales impulsores del descomunal aumento de la medicina privada.

Pero los negocios de Manzano y Vila también abarcan el rubro petrolero, y ahí están asociados a Bulgheroni.

Ayer, cuando se batieron todos los records de temperatura de la Argentina, 700.000 hogares, es decir tres millones de personas aproximadamente, no recibieron el servicio de Edenor. Pocos saben que Vila – Manzano y Mauricio Filimberti (el rey del cloro) se quedaron con Edenor desde hace un tiempo, y que vienen apostando al aumento de tarifas como única solución, porque nunca los privados que la manejaron invirtieron en su desarrollo, sino que Edenor fue la caja para otros fines.

Phoenix Global Resources, una petrolera que tiene actividad en nuestro país y que cotiza en la Bolsa de Londres, y también en la de Buenos Aires, lo tiene a “Chupete” Manzano y a sus socios. También Interoil, explotadora y productora de petróleo con domicilio en Oslo, y negocios en Colombia.

Tienen inversiones en Integral Oil y Gas de Venezuela, intereses en Metrogas, en la bodega Altus, en la distribuidora eléctrica de Mendoza, Edemza, en la Central Hidroelectrica Ameghino, por supuesto en el holding periodístico de América, (dueños de Radio La Red), negocios mineros en Chubut, en el litio de Jujuy y en Catamarca.

Intentó quedarse con Vicentin antes del vaciamiento y escándalo. Tienen negocios con el fondo que dirige Carghill.

En el negocio de Edenor aparte de los mencionados hay intereses de la británica Andina, que es un fondo global de inversiones.

Marcelo Mindlin, que le vendió Edenor en 200 millones de dólares, casi un tercio menos de lo que valía, lo hizo para sacarse de encima la deuda financiera. Usaron a Edenor para sacar fondos con otros destinos. Mientras, gran parte de los argentinos viven a oscuras.

Pampa Energía, que fue la vendedora, dijo que vendía para dedicarse a Vaca Muerta. Mindlin fue gran operador durante el gobierno de Macri y se benefició con los descomunales aumentos de tarifas.

Es bueno recordar aquí que Filiberti tiene como mayor cliente a AYSA, la empresa que hoy dirige Malena Galmarini, esposa de Sergio Masa.

José Luis Manzano dejó de ser “Chupete”. Su domicilio habitual donde está radicado con su familia es Suiza. Atrás quedaron los discursos y los sueños de un militante político. El empresario le gano por knock-out.

Le contamos parte de los dueños de la oscuridad. Esperemos que se haga la luz.

Por Miguel Angel De Renzis/ 2021

Temas relacionados