Los festejos por la llegada del tren…

Un artículo muy interesante de la Profesora e Historiadora María Elena Izuel, que nos pinta esa imagen de la llegada del tren a nuestro departamento.

(*)Tras la caminata por la calle de la Estación( actual Av. San Martín), de sólo 500 metros, las autoridades entraron en la Casa Municipal, edificio compartido con la Policía,  donde el afamado Quinteto Verdi dejaba oír las más selectas piezas; el pueblo observaba detrás de un alambrado.

A las 8:30 p.m. se sirvió un banquete, para más de 200 comensales, en el que reinó la alegría y el entusiasmo por la llegada del Ferrocarril, “fuente inagotable de progreso”. Hicieron uso de la palabra el Doctor Juan Serú, Monseñor Benavente, el General Fotteringhan, el señor Pearson Hale en representación del Directorio del Gran Oeste y también lo hizo Emilio Civit; todos pronunciaron conceptuosos y patrióticos discursos, brindando al final por la salud del Presidente y la prosperidad de San Rafael.

Al día siguiente, lunes 9 de noviembre, se sirvió un almuerzo en la casa de Iselín con el fin de agasajar a todas las autoridades presentes y a las familias más importantes de San Rafael. Las mesas se tendieron bajo la sombra de los frondosos carolinos, adornados con banderas y guirnaldas. El servicio se trajo desde Mendoza en grandes canastas, mientras que la comida que se sirvió fue preparada por la esposa de Iselín y algunas ayudantes. Todo fue preparado con gran cuidado y entre el susurro de las hojas se dejaba oir  la música interpretada por el Quinteto Verdi. Los brindis fueron hechos, con finos vinos y champagne,  por el porvenir de San Rafael.

Cerca de la casa de Iselín también el pueblo festejó la llegada del Ferrocarril. Participaron más de 3000 personas a las que se convidó con empanadas y asado con cuero. Se habían construido muchos hornos para cocinar los alimentos. Después del almuerzo se iniciaron los juegos: 1) Palo enjabonado encebado. 2) Topeada chilena por 50 jinetes a caballo y aperos chilenos. 3) Doma de potros. 4) Carrera de carneros. 5) Jineteada de terneros. 6) Carrera de burros. 7) Carrera de embolsados.

A las 7 p.m. toda esta gente debía acompañar a la estación a la Comitiva de Mendoza, y a las 10 p.m. despedir a la Comitiva de Buenos Aires.

El júbilo era inmenso, había llegado el símbolo del progreso, de un progreso que se creía indefinido, por eso en el Ecos de San Rafael de la semana posterior a la llegada del tren se puede leer : ¡Ha muerto San Rafael! ¡Viva San Rafael!, lo que nos indica que ellos pensaban que una nueva era comenzaba para San Rafael.

(*) Prof. María Elena Izuel

Temas relacionados