Los pasivos ambientales de Sierra Pintada

El complejo no está en funcionamiento en términos de extracción de uranio porque primero debe remediar los pasivos generados cuando estaba en marcha.

El establecimiento minero Sierra Pintada se encuentra en el departamento San Rafael, Provincia de Mendoza; durante más de 10 años proporcionó a la Argentina el uranio necesario para abastecer las centrales nucleares, como la de Embalse, donde se obtiene la totalidad del Cobalto 60 utilizado en el país; además de los reactores de investigación donde se producen y estudian los radioisótopos. Durante la extracción y procesamiento de los minerales de uranio se producen grandes cantidades de residuos sólidos y líquidos que deben ser gestionados en forma segura, para controlar las repercusiones negativas que pueden tener en los procesos ambientales. Tanto las colas del mineral como los efluentes líquidos son fuentes potenciales de contaminación del suelo, agua y aire de las zonas aledañas donde se ha realizado la extracción del uranio, si no se realiza el tratamiento adecuado.

La producción nacional de concentrado de uranio está interrumpida desde 1997, debido a circunstancias económicas, como la baja en el precio internacional del insumo. En la actualidad el CMFSR no está operando, manteniendo un plantel de 90 personas que realizan tareas de mantenimiento.

 

¿Qué dice nuestro informe?

  • La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) identificó y priorizó los pasivos ambientales del CMFSR pero no obtuvo la aprobación de un plan integral con objetivos y plazos determinados por parte de la autoridad de aplicación.
  • No se observan avances en la gestión integral de pasivos ambientales; no se trató ninguno de los pasivos prioritarios (agua de cantera (AC) y residuos sólidos (RS) dispuestos transitoriamente en tambores) aunque se avanzó en la realización de obras que permitirán su tratamiento.
  • Con la finalidad de aportar a la profundización de las acciones de remediación del CMFSR, y de la gestión controlada y efectiva de todos los pasivos existentes, se deberá agilizar la conclusión de las obras necesarias para el adecuado tratamiento de aguas de cantera y la disposición final de los tambores de residuos sólidos enterrados en el Complejo.
  • Por otra parte, la CNEA no realizó estudios del impacto del Radio y el Uranio sobre la flora y la fauna en el CMFSR desde el año 2002.

 

Ver informe completo

 

Temas relacionados