Los radares existentes no controlan nada

La Radarización y  la Ley de Derribo, son temas pendientes que dejan a la Argentina como un país libre para vuelos ilegales.

El radar para el control aéreo que instalan en el aeropuerto de Malargüe, podrá monitorear el espacio aéreo, siempre y cuando, el piloto de la aeronave así lo desee, caso contrario no podrá ser visto en pantalla, ya que es el piloto quien acciona su vínculo con el radar,si no lo hace, no lo ven.

Es inexacto que este nuevo radar ubicado en Malargüe, forme parte del proyecto para radarizar el espacio aéreo nacional para controlar vuelos y detectar ingresos ilegales que puedan estar vinculados al narcotráfico, ya que es un Radar Secundario Monopulso, dependiente de la ANAC.

Aparte, existe otra problemática, se carece de la dotación necesaria de agentes, que atiendan los radares, ya que hay que cumplir 3 turnos de ocho horas, y el personal no alcanza, por ello el equipamiento,(solo 3) funcionan al azar y cuando hay dotación para atenderlos, en verdad una verdadera risa, y despues escuchamos que vamos a combatir el narcotráfico aéreo, si no estan dadas las condiciones.

Las instituciones responsables del control operacional de Escudo Norte son el Ministerio de Defensa, las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Seguridad. Si bien el objetivo del proyecto, es «desarrollar una mayor radarización en todo el territorio nacional», hasta ahora los avances consisten en la instalación de unos pocos radares terrestres. Se está lejos aún de alcanzar los 20 que contempla el plan, aunque señalan como un logro la instalación de cuatro radares 3D fabricados por la empresa Invap: en Santiago del Estero, Formosa, Misiones y Chaco.

Sin embargo, estos avances resultan limitados para algunos expertos. Una fuente de la justicia federal afirmó  que «algunos de los radares que se implementaron presentan dos problemas: tienen un alcance limitado y están prendidos sólo por períodos de seis horas».

Los funcionarios responsables afirman que los radares «deben funcionar constantemente» y que si no lo hacen es por «fallas circunstanciales en su funcionamiento».

El juez federal de Jujuy Carlos Olivera Pastor señaló: «No alcanza con que salga la Presidenta anunciando un plan de radarización de las fronteras y con publicar una foto en donde reflejan que se está trabajando mucho, cuando en realidad no existen políticas públicas suficientes que demuestren que se esté luchando contra el narcotráfico”.

El juez federal de Jujuy Carlos Olivera Pastor  criticó la efectividad de los nuevos radares: «Cuando se armó el plan de radarización se proyectó que abarcara toda la frontera, pero se dieron cuenta de que habían decidido instalar radares en zonas inhóspitas donde no hay electricidad, lo cual hizo inviable la instalación».

El titular de la Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA), Claudio Izaguirre, dijo que se necesita una ley de derribo como la que tiene Brasil . «Aquí, si no hay orden judicial de parar un avión, no se lo puede parar». Para el director de AARA, los procedimientos para poder interceptar una aeronave en situación irregular en la Argentina son muy poco efectivos.

Alejandra Cataldi, secretaria penal del Juzgado N°1 de Jujuy, coincide con Izaguirre en la necesidad de una Ley de Derribo en el país. “El único país sudamericano que lo tiene es Brasil, donde la fuerza aérea tiene la facultad de derribar, con aviso previo, a un avión que este volando sin la debida reglamentación».

Un funcionario de Escudo Norte explicó el procedimiento de rutina en la actualidad que es de lo mas absurdo, luego de la detección de una aeronave: «Toda la información es recogida en un centro de operaciones con base en Merlo. Allí, se verifica si la aeronave tiene un plan de vuelo autorizado y luego se solicita una aeronave de las fuerzas para que se aproxime y le haga un seguimiento a la aeronave en situación irregular. Luego toman intervención las fuerzas de seguridad, con previa autorización judicial», cuando finalizan con ese trámite burocratico el avión ya arrojo la droga y emprendió la fuga.

En Abril del 2011unn grupo de 15 diputados opositores presentó un proyecto para reglamentar la interceptación de los vuelos ilegales, que tuvo el rechazo oficial del oficialismo. En esa oportunidad Anibal Fernandez  Jefe de Gabinete en ese tiempo dijo:  “La radarización en sí misma no resuelve absolutamente nada”,  «la radarización es una de las tantas zonceras argentinas», y agrego: “Ley de Derribo” sería como avalar la pena de muerte”.

Es desconocimiento o complicidad con los carteles de la droga..?

Veamos el proyecto que en aquella oportunidad presentara ese grupo de 15 legisladores: El proyecto fue presentado por el diputado de Pro Julián Obiglio y lleva la firma de sus compañeros de bloque Federico Pinedo, Gabriela Michetti, Jorge Triaca, Paula Bertol, Soledad Martínez, Silvia Majdalani, Gladys González y Christian Gribaudo. También rubricaron el proyecto los diputados del interbloque Peronismo Federal Francisco de Narváez, Eduardo Amadeo, Gustavo Ferrari y Enrique Thomas, además de Omar de Marchi (Demócrata de Mendoza) y Cynthia Hotton (Valores para mi País).

Plazos

La iniciativa establece un período de 24 meses para completar la instalación de un sistema de defensa contra vuelos ilegales, con radares y aviones interceptores.

Permiso de tiro

Se sumó en el proyecto de ley un protocolo de acciones para el caso de ser necesario el derribo de una avioneta en infracción. Se trata de una serie de seis pasos, entre la identificación visual y el contacto radial hasta la apertura de fuego contra la aeronave infractora.

Los legisladores marcaron seis momentos en la interceptación, antes de permitirse la destrucción de la aeronave infractora:

Reconocimiento visual de la aeronave irregular, tipo de aeronave, matricula. Verificación de datos en el centro de control de vuelos.

Determinada la irregularidad del vuelo, se intentará tomar contacto radical mediante la frecuencia internacional de emergencia.

En caso Si se mantiene la desobediencia, se habilitará al piloto interceptor a disparar munición trazadora (que es visible en su trayectoria) a modo de advertencia.

En caso de no responder a los avisos radiales, se considerará el vuelo sospechoso y se ordenará su aterrizaje mediante señales visuales.

De persistir la situación, el vuelo será declarado hostil y se permitirá su derribo.

Como verán las escusas y trabas que pone el gobierno para tomar la determinación de hacer una ley para el combate del narcotráfico, demuestra que indiscutiblemente tienen complicidad y trato con los carteles de la droga.

PROXIMA NOTA 2º PARTE LEY DE DERRIBO.

Dado la importancia que tiene el hablar del narcotráfico es que tuve que fraccionar las notas en capítulos que publicaré uno por semana.

*por Carlos Alberto Espiño para Día del Sur Noticias

Temas relacionados