Los rociadores químicos se consiguen fácil por la web

Aparatos similares con los que fueron atacados los jugadores de River en el clásico con Boca se pueden obtener por apenas $ 200 la unidad en distintos sitios de la web.

Tras el escándalo en la Bombonera en el que un barra roció con gas pimienta a jugadores de River, aún se comercializan armas eléctricas y rociadores químicos de manera irregular a través de distintos portales de compraventa de internet a $ 200 la unidad.

Rociadores de gases irritantes similares al que se utilizó el último jueves en la cancha de Boca Juniors contra los jugadores de River Plate se pueden adquirir en combos con armas eléctricas a precios que van de los $ 84 a $ 300.

Algunos de esos elementos promocionados como artículos «de defensa personal» están regulados por la ley 20.429 de Armas y Explosivos, y el decreto 395/75 que reconoce como armas a «los agresivos químicos contenidos en rociadores, espolvoreadores, gasificadores o análogos, que sólo producen efectos pasajeros en el organismo humano, sin llegar a provocar la pérdida del conocimiento y en recipientes de capacidad de hasta 500 cm3».

De igual manera, también incluye a «las armas electrónicas que solo produzcan efectos pasajeros en el organismo humano y sin llegar a provocar la pérdida del conocimiento». Las armas alcanzadas por la normativa deben ser registradas por sus propietarios ante el RENAR.

La normativa también establece que fabricantes, importadores y comercializadores de estos elementos deben estar habilitados por el RENAR, un detalle que los sitios web eluden actualmente.

Por ejemplo, una «picana eléctrica celular con linterna led, se vende a $ 215, otra «picana eléctrica con linterna led» se ofrece a $180, ambas en un conocido portal. En tanto, se oferta un combo consistente en «picana eléctrica más gas pimienta (60 ml)», que se vende en la misma web a $ 295.

Matías Molle, director del RENAR, contó que «las armas eléctricas alcanzadas por la normativa deben superar un nivel de descarga eléctrica determinado, es decir, que las linternas que se venden como picanas eléctricas generalmente no. Lo que controlamos, por ejemplo, son las pistolas Taser que están entrando al país».

El funcionario aclaró además que el gas pimienta es de venta libre por lo que el usuario -la mayoría mujeres para prevenir ataques-, no debería registrarlo. «Este tipo de armas no están muy instaladas en la Argentina, quizás alguna mujer la utilice como herramienta de defensa, pero no es común», abundó.

Fuente: Diario Popular

Temas relacionados