Macri: “Nada puede detenernos”

El líder del PRO festejó la victoria de la alianza en la intendencia de Marcos Juárez. El candidato Pedro Dellarossa se impuso al peronismo por más de 6 puntos y hay expectativa en el escenario nacional.

La alianza del PRO con la UCR en Marcos Juárez dio hoy sus frutos y el candidato Pedro Dellarossa se impuso sobre el delasotismo en las elecciones a intendente, en un triunfo que tuvo como principal protagonista al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Gracias a un trabajado acuerdo con el radicalismo, el líder del PRO logró que su espacio sea gobierno más allá de los límites de la Ciudad de Buenos Aires y con esta victoria también allanó el camino a la posibilidad de extender la alianza a otros distritos de cara al próximo año, pese a que la UCR integra el Frente Amplio UNEN.

De acuerdo al recuento final de las elecciones en las que se utilizó el voto electrónico, el postulante del macrismo se impuso con el 36,46 por ciento, seguido por el candidato delasotista, Oscar Fragazzin, que obtuvo el 29,65, y el vecinalista Horacio Latimori, con 22,88 puntos.

«Hoy hemos dado un paso enorme para todos los que queremos un cambio en nuestro país y para todos los que soñamos con una Argentina moderna, próspera, inclusiva y con igualdad de oportunidades», subrayó el mandatario porteño en declaraciones a la prensa

En el búnker partidario, acompañado por los diputados Oscar Aguad y Héctor Baldassi, el líder de PRO señaló: «Hay aparatos y políticos poderosos que quieren conservar el pasado, porque se han beneficiado del desorden y de la inseguridad. Por eso quieren que todo siga igual. Pero el resultado de hoy demuestra que cuando trabajamos juntos y nos unimos, nada puede detenernos».

Además de clavar su primer alfiler en el mapa cordobés, Macri logró vencer a otro aspirante a la presidencia el año próximo, el gobernador José Manuel de la Sota, quien le había puesto todas las fichas a la candidatura del médico Fragazzini, no sólo con numerosas visitas de campaña, sino también con una serie de inauguraciones de obras públicas.

A nadie sorprendió que el jefe de Gobierno llegara a Marcos Juárez a participar de los festejos de la victoria, que consolida las perspectivas de una alianza entre el radicalismo y el PRO, que le disputaría el control de la provincia el año próximo a Unión por Córdoba, el partido de De la Sota que en 2015 completará su cuarto mandato consecutivo.

Sin embargo, la conformación de un gran frente opositor en Córdoba deberá sortear aún varias dificultades.

La principal es la figura del senador Luis Juez, porque mientras el macrismo y sectores del radicalismo quieren una alianza amplia entre el PRO, el Frente Cívico y la UCR, otra parte del centenario partido rechaza de plano cualquier acercamiento al senador.

Esta corriente antijuecista está encabezada por el intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, quien se vio envuelto en una tormenta de acusaciones de corrupción impulsadas por el Frente Cívico y que incluso se encuentra imputado por la Justicia federal, a raíz de una denuncia del juecismo.

Marcos Juárez es una pequeña localidad del este cordobés, con 22.300 electores habilitados, en plena Pampa Húmeda, al punto que casi el 60 por ciento de la actividad económica del municipio se basa en la producción de maquinaria agrícola y agropartes.

En ese contexto, se sobredimensiona el revés para el gobernador De la Sota, ya que el campo representa para el mandatario su principal fuente de votos.

Mientras que el favor de los capitalinos le suele ser esquivo, el partido de De la Sota hilvanó cuatro mandatos consecutivos al frente de la provincia gracias al apoyo del interior en general y de las poblaciones agrícolas ganaderas en particular.

Esta derrota es un duro golpe, tanto por la luz roja que representa con miras a los comicios del año próximo en que se disputará la gobernación, como por el efecto devastador que puede tener sobre las aspiraciones que aún alberga de posicionarse a nivel nacional.
Fuente MDZ

Temas relacionados