Massa y Romero preparan encuentro en Salta

Juan Carlos Romero anunció que la semana próxima comienza el armado para el 2015

El final del 2013 tuvo, para Romero, la oportunidad de participar del lanzamiento de la Mesa Nacional del Frente Renovador que lidera el encumbrado Sergio Massa, y que cuenta para su proyecto alternativo al kirchnerismo a figuras como los economistas Roberto Lavagna, Martín Redrado, Miguel Peirano, José Ignacio de Mendiguren y Ricardo Delgado; el senador nacional por Santa Fe Carlos Reutemann, el ex jefe de gabinete Alberto Fernández; los diputados nacionales Felipe Solá, Héctor Daer, Darío Giustozzi, Graciela Caamaño y Adrián Pérez; los ex gobernadores Mario Das Neves, de Chubut y Jorge Busti de Entre Ríos; el intendente capitalino de Catamarca Raúl Jalil; sus pares bonaerenses Gustavo Posse de San Isidro, Jesús Cariglino de Malvinas Argentinas, Joaquín de la Torre de San Miguel, José Eseverri de Olavarría, Sandro Guzmán de Escobar, Gabriel Katopodis de San Martín, Mario Meoni de Junín y Carlos Selva de Mercedes. También suscribieron los puntos de la agenda política del Frente Renovador numerosos dirigentes de todo el país como los jujeños José Luis Martiarena y Alejandro Snopek, el tucumano Gerónimo Vargas Aignasse, los bonaerenses Juan Carlos Murúa, Carlos Acuña, Juan José Álvarez, Baldomero Álvarez, Daniel Arroyo, el riojano Ismael Bordegaray, varias veces de visita por San Rafael por temas ambientales y el santiagueño Héctor “Chabay” Ruiz, entre otros.

Fue en esa reunión celebrada en el territorio político de Massa, donde Romero fue el referente del Norte Grande, y como tal se incorporó a la nueva mesa nacional de este sector del justicialismo frontalmente opuesto al pensamiento y modelo kirchnerista.

Tras aportar ideas para la redacción de la primera agenda política, Juan Carlos Romero definió a la reunión como un verdadero paso concreto hacia la Argentina distinta que viene… Y no desperdició la oportunidad para enfatizar en el objetivo fundamental de construir un verdadero federalismo en cuyo marco se pueda vencer el estancamiento del interior y particularmente el de Salta.

“Abrimos los brazos a todos convencidos que el camino para la construcción alternativa es el pluralismo sobre la base de la unidad en la diversidad… en el Frente Renovador nos juntamos para repartirnos tareas para la agenda del 2014: Inflación, inseguridad, educación, servicios públicos y presión tributaria, esos son nuestros ejes de trabajo nacional…” dijo Sergio Massa en aquella cumbre que fue el inicio de un camino que en estos días hizo escala en la provincia de San Luis, el territorio de los Rodríguez Sáa y en Córdoba, donde se reunió con el intendente de la capital el radical Ramón Mestre y otros jefes comunales del interior de la provincia mediterránea que gobierna otro opositor al kirchnerismo, José Manuel De la Sota.

Próximo paso: En Marzo, el Norte Grande en Salta

El desembarco formal del Frente Renovador en el norte argentino tiene ya una fecha tentativa: sería en Marzo en Salta, donde confluirían las distintas corrientes internas del justicialismo no kirchneristas de las provincias que conforman el Norte Grande. Para ello, la agenda de Romero se ampliará en febrero con una serie de reuniones organizativas que ya diagraman sus equipos de trabajo en Jujuy, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero y La Rioja.

Va de suyo que el Norte Grande aportará a la agenda del Frente Renovador Nacional propuestas concretas en materia de federalismo, políticas sociales, de seguridad y de lucha contra la drogadicción y el narcotráfico que hoy constituyen la exigencia más dramática de los argentinos. Así como la lucha contra la corrupción y políticas estructurales contra la pobreza que hoy en la Argentina somete a 10 millones de ciudadanos, en una cifra que equivale a un 25 % del total de la población.

En el campo de la economía, la agenda 2014 del Frente Renovador apunta a definir –entre otros capítulos esenciales- un proyecto claro que afronte con seriedad y eficacia el flagelo de la inflación; defienda el salario y las jubilaciones; constituye un eficaz Consejo Económico y Social; disminuya la presión impositiva con particular énfasis en las economías regionales; reconstruya una matriz energética con políticas inmediatas y a largo plazo; recupere la inversión reubicando a la Argentina en el concierto de las naciones del mundo con progreso y desarrollo que jamás debió perder. Asimismo propugna una real independencia y fortalecimiento del Poder Judicial y el parlamento; Reforma del Código Penal y profesionalización de las fuerzas de seguridad.

Como se ve, una agenda tan compleja como el presente del país, lo que la convierte en un compromiso ineludible no sólo de una dirigencia política, sino fundamentalmente del conjunto de la sociedad que anhela vivir en una Democracia que, para ser tal, impone la reconstrucción de las instituciones básicas del sistema republicano, el fin de la corrupción y el imperio de la Justicia Social sin demagogias ni iluminados.

Temas relacionados