Medios Públicos: preocupante analogía

Un conjunto de trabajadores de la TV Pública acaba de denunciar la persecución “política, gremial y laboral” a la que son sometidos por la gerencia del canal.  Los trabajadores anunciaron el inicio de un plan de lucha, contra las “graves situaciones que se viven tanto dentro del Noticiero como en otros ámbitos del canal”. 
Las denuncias apuntan a la gerencia de Noticias del canal, que “dedica sus principales esfuerzos a atacar y perseguir política y laboralmente a los trabajadores y a sus representantes gremiales”, al tiempo que “distorsiona los contenidos (del noticiero) para ponerlos al servicio de fines político-partidarios”.
En relación al contenido del noticiero, revelan un “silenciamiento sistemático de voces de la política, del ámbito sindical o de los movimientos sociales “opositores”. También acusan al canal de editar de “manera sesgada o parcial” conflictos como los Lear, Gestamp, Donnelley, la comunidad Qom o las medidas de traspaso de los sitios de Memoria de la Ciudad a la Nación, que fueron votados en la Legislatura por el macrismo junto el kirchnerismo. Los censores también impidieron que el canal mencionara siquiera la cuestión de la reventa de entradas para el Mundial de Brasil, que afectaba a la AFA y a la camarilla oficial que gerencia el Fútbol para Todos. Otra de las medidas antiobreras de la gerencia camporista ha sido el despido de cincuenta músicos integrantes de la Orquesta de la Radio y Televisión Argentina, que estuvieron precarizados durante casi una década.
Distintos sectores de la política y de la actividad cultural han manifestado su adhesión a las denuncias formuladas por «desenmascarar el fraude oficial de la supuesta “democratización de la palabra”.
En Mendoza, el canal oficial ACEQUIA transmite para la televisión digital abierta. También allí se han registrado algunos episodios uno de los cuales repercutió en el ámbito de los medios  en las últimas semanas por algunas prácticas internas que debieran prender, por lo menos, una luz de alerta. Es difícil afirmar que la magnitud de los hechos puedan siquiera compararse con los episodios denunciados en la TVP. 
Pero un sólo hecho que se deje pasar por  mal considerarlo  «intrascendente»,   puede dar lugar a otro, y así sucesivamente, hasta llegar a situaciones fuera de control que pongan en peligro la ecuanimidad de una herramienta imprescindible para la provincia.
«El canal que nos une» es el slógan elegido para  Acequia TV y el que debiera ser tomado como una filosofía inviolable para que sea la unión precisamente, una consecuencia directa e irrenunciable de « la idea y la filosofía de la ley de medios audiovisuales, una ley de ampliación de voces, de visiones, de percepciones y concepciones para que todos puedan ser escuchados y oídos», como dijo la presidenta Cristina Fernández en el acto de lanzamiento. Y respetados.

Temas relacionados