Mendoza: 43 legisladores se van

mendoza espiritu grandeA fin de mes terminan su mandato de cuatro años y 16 llegan sin ningún proyecto aprobado. Pero también es cierto que varios de los que lograron los votos en ambas cámaras son irrelevantes. Pesa el poder de «rosca» y el peso del bloque que integran.

A fin de mes 24 diputados y 19 senadores provinciales terminan sus mandatos de cuatro años. Legislar es una actividad oscura que queda plasmada en el Boletín Oficial, una publicación muy lejana al best seller, por lo que no hay muchos que hagan historia.

Las cifras suelen ser espectaculares y entonces aparece el ranking de quiénes tienen más leyes aprobadas entre los que ingresaron el 1 de mayo de 2010 y se van en dos semanas. El que tiene más leyes aprobadas, ocho, es el senador Guillermo Amstutz (Unidad Popular), que empezó su mandato como opositor y lo termina alineado con el oficialismo.

Le sigue muy de cerca el diputado Alejandro Viadana (Frente para la Victoria) con siete y detrás la senadora Miriam Gallardo y los diputados Sonia Carmona y Gustavo Arenas con seis, los tres también del FpV.

Durante los cuatro años que estuvieron en la Legislatura, los 43 legisladores que dejan sus bancas «aportaron» a Mendoza como legado 90 leyes. Pero de ellos, hay 16 que se van invictos: ninguno de los proyectos que presentaron en este tiempo logró los votos suficientes para convertirse en ley.

Pero a veces las cifras son mentirosas, porque una ley no siempre es relevante. Por ejemplo, entre las leyes de Amstutz está la declaración de Mendoza como «Cuna de la aviación experimental»; Gallardo tiene una ley de dudosa relevancia como es instituir la «Fiesta provincial del Santo Patrono Santiago»; mientras que Viadana tiene la de celebrar el «Día del murguero».

Como estos dos casos hay otros innumerables, que nacen como reivindicaciones de ciertos grupos o como necesidades formales. Quizá uno de los más curiosos es que el único proyecto transformado en ley que Los Andes encontró de la diputada Norma Moreno (FpV) es la institución del día de la «Confraternidad Antártica» el 21 de junio.

800 páginas de proyectos

En realidad, el sistema de registro de ambas Cámaras tira un sinnúmero de proyectos de muchos legisladores que luego no aparecen en el ranking. En total, fueron más de 800 páginas con el detalle de las iniciativas que rondaron por los pasillos legislativos, pero pocas terminaron siendo sancionadas.

Así, es posible afirmar que muchas buenas ideas quedan en el tintero, porque llegar a la sanción de una ley no sólo se trata de ideas sino también de habilidades en la rosca y de contar con mayorías aceitadas, por lo que corren siempre con más ventaja los legisladores del oficialismo.

Sin embargo, es cierto también que hay muchas ideas que difícilmente podrían calificarse de buenas y la misma rosca legislativa, a pesar de las mayorías circunstanciales, también funciona como filtro para que los esperpentos duerman apilados en los archivos.

Siguiendo con el ranking, en el lote de los cinco proyectos transformados en ley están el diputado demócrata Aldo Vinci, la senadora kirchnerista Alejandra Naman (Nuevo Encuentro), y el senador oficialista Sergio Vendramín.

Detrás aparece el ex legislador provincial Luis Petri (actualmente diputado nacional de la UCR), con cuatro leyes, al igual que los senadores Ignacio Ortigala (FpV), Juan Carlos Jaliff (UCR) y Daniel Vilchez (UCR).

Con tres leyes aparecen el senador Leonardo Giacomelli (FpV) y los diputados Silvia Ramos (FpV) y Néstor Piedrafita (Nuevo Encuentro). Con dos leyes en su haber aparecen los senadores César Biffi (UCR), Carlos Aguinaga (PD) y los diputados radicales Daniel Dimartino y Humberto Montenegro.

Un caso llamativo es el de la diputada radical Liliana Vietti. Ella tiene un sinnúmero de proyectos presentados y es reconocida como una legisladora trabajadora y solvente en cuestión de números, pero en el sistema de ambas Cámaras sólo le aparece aprobado un proyecto.

En realidad, ella puso el germen y después el Ejecutivo acordó con el Sindicato de Trabajadores Estatales (Sitea) para crear la Administración Tributaria Mendoza (ATM).

Ésa es otra verdad de la Casa de las Leyes: los legisladores no sólo redactan sus propios proyectos sino que también meten mano en los de otros, eso que le llaman debate legislativo y trabajo en comisiones. Así, las construcciones de consensos van mutando los textos y muchas veces terminan irreconocibles respecto del original, gracias al aporte de muchos que suelen quedar en el anonimato.

Más aún, muchos legisladores no tienen una vasta producción en proyectos de ley, pero sí la tienen en pedidos de informes y en el control de la cosa pública. Esos suelen ser los más conocidos porque quien ausculta los vericuetos de los números, suele generar encendidas polémicas.

El ejemplo más acabado de esto es el presidente del bloque de senadores radicales, Armando Camerucci, quien tiene apenas dos proyectos de ley aprobados y 34 presentados en sus cuatro años de mandato como senador.

Su fuerte no es empujar leyes sino la polémica, al punto de ser el protagonista de duros cruces con el ex ministro de Salud, Juan Carlos Behler, a quien se cansó de denunciar por diferentes inconvenientes en el sistema de salud.
Fuente:losandes.com.ar

Temas relacionados