Mendoza: Crisis vitivinícola

*Los hombres y mujeres que participamos en política y que verdaderamente tenemos vocación de servicio por solucionar los problemas de la gente no podemos dejar de pronunciarnos sobre la crisis de la industria  vitivinícola, frutiortícola y olivícola.

La industria vitivinícola se encuentra en plena crisis y  no ha dejado de plantear sus reclamos a las autoridades tanto nacionales como provinciales. Mientras tanto el Gobierno de la provincia anuncia en distintos medios sus “Medidas vitivinícolas, lo que hicimos, lo que haremos” y dice que ha invertido, en el 2014 para el sector $482.000.000, lo cual cuesta creer por la situación que se esta viviendo.

Es muy triste en una provincia vitivinícola por excelencia ver la situación que atraviesan los viñateros ya que se les paga en Pesos el mismo precio por la uva que hace cuatro años, mientras que todo el costo desde el mantenimiento de las fincas hasta el costo de vida ha aumentado con el ritmo de la inflación.

Nuestro país nuevamente esta siendo victima de la inflación, que es reconocida por el gobierno a niveles que están muy por de bajo de los reales, este problema sumado al valor del dólar son las principales causas de afectación. A este ritmo son pocas las bodegas que van a quedar en pie.

Similar situación vive en nuestra provincia el sector frutiortícola, este es  un caso desesperante que lo viven también otras  economías regionales. Según Miguel Giacinti, consultor especialista en fruticultura «La primera causa es el problema de costos frente a los competidores del hemisferio sur, del cual Chile y Sudáfrica son los principales y en ciertos momentos suele ser Brasil en alguna variedad de fruta muy puntual». Parece de no creer que esta situación no se considere ya que esta industria concentra 190 veces más jornales que la actividad cerealera por hectárea.

Otro sector en crisis es el olivícola, el presidente de la Cámara Olivícola de Mendoza, Juan Carlos García Zuloaga remarco que “En la actualidad, nuestra rentabilidad es cero,  el alza constante de los costos y un precio final de la aceituna congelado llevó a que la actividad diera pérdidas.”

El reclamo de estos sectores productivos de la economía de Mendoza es más que justo y debe revertirse la situación urgente, ya que peligran las fuentes de trabajo de miles de mendocinos que han adoptado al trabajo de cultivar la tierra como una forma de vida. Forma esta que es el pasado, presente y será el futuro de nuestra Mendoza.

Ya no son suficientes los anuncios de nuestros gobernantes, la gente ya sabe que poco es lo que se cumple, necesitamos de un verdadero esfuerzo y demostración de sus capacidades para hacer frente a la crisis. De esta forma el oasis mendocino no se perderá nunca, hoy el riesgo es grande.

*Por Leonardo Yapur-pre candidato a Concejal Frente Cambia Mendoza

Temas relacionados