Mendoza e YPF acuerdan finalizar contratos de exploración de las áreas de San Rafael y Ñacuñán

Las áreas estaban en litigio por diversos incumplimientos. Habían sido adjudicadas en 2008, en la gestión de Celso Jaque.

La Dirección de Hidrocarburos puso un cierre definitivo al conflicto que desde hace casi una década se registraba con las áreas petroleras de San Rafael y Ñacuñán. A través de un acuerdo mutuo, la Provincia y la principal empresa de hidrocarburos resolvieron una disputa de larga data.

Estas áreas fueron adjudicadas a Ketzal Kilwer en la licitación organizada en 2008 y posteriormente fueron transferidas a YPF en 2011. Al no revestir interés geológico para la empresa, de común acuerdo con la Provincia, YPF optó por pagar los montos no invertidos y de esta manera dejar las áreas vacantes para otros operadores.

El monto pagado por YPF es de $265 millones, que se suman a los $864.000 que ya fueron pagados por Pluspetrol durante este año.

Con esto se concluye la normalización de los contratos petroleros en la provincia, proceso mediante el cual se revirtieron ocho áreas, para ponerlas nuevamente en producción.

La provincia de Mendoza analiza volver a licitar las áreas en los próximos llamados siguiendo los éxitos experiencia de las áreas de Los Parlamentos y Puesto Pozo Cercado, también revertidas durante el mismo proceso y hoy licitadas y ya con fuertes inversiones en proceso.

Comentar

comentarios

Temas relacionados